junio 14, 2024 3:51 am

El juego del calamar: Oh Yeong-su reveló cuán drásticamente cambió su vida

Yeong-su Oh, el actor de 77 años, conocido por ser el jugador 001 u Oh Il-nam en la popular serie de Netflix, El juego del calamar, se abrió en su primera aparición en televisión en How Do You Play? De MBC.

Durante la entrevista, reveló que, luego del éxito de la serie, rechazó todas las ofertas comerciales que recibió, incluida una oferta para protagonizar un comercial de pollo frito. También habló sobre el “síndrome del juego del calamar”: “Me siento como si estuviera flotando en el aire. Me hace pensar: ‘Necesito calmarme, organizar mis pensamientos y contenerme en este momento’“, aseguró.

“Tanta gente se ha puesto en contacto conmigo y, como no tengo un gerente que me ayude, me resulta difícil manejar el volumen de llamadas y mensajes que he estado recibiendo. Entonces mi hija me ha estado ayudando “, continuó.

“Las cosas han cambiado bastante. Incluso cuando salgo a un café o a algún lugar así, ahora tengo que ser consciente de cómo me veo ante los demás. Me hizo pensar: ‘Ser famoso también es difícil’“, explicó.

También aseguró que se deleitó con que los actores se entusiasmaron tanto que jugaron el “juego de dalgona” (el de la figura en la galleta de azúcar) entre toma y toma. “Hubo algunos actores que hicieron eso. Mientras filmaban este drama, se sintió como si todos regresaran a su infancia. Nos divertimos jugando como niños adultos. Fue un momento feliz“, aseveró.

Más tarde, se puso un poco más serio y habló sobre sus pensamientos sobre la vida y su filosofía personal: “Nuestra sociedad a menudo solo reconoce el primer lugar, como si todos los demás no importaran. Como si solo existiera el primer lugar y el segundo lugar no tuviera sentido. Pero a pesar de que el segundo lugar perdió frente al primer lugar, el segundo lugar también superó al tercero. Entonces, todos son en realidad un ganador. Es por eso que creo que un verdadero ganador es alguien que está trabajando duro en las cosas que quiere hacer e intentando alcanzar un cierto estado en el interior. Siento que ese tipo de persona es un ganador”, reflexionó Yeong-su Oh.

“No tengo grandes ambiciones. Grande o pequeño, he recibido muchas cosas mientras vivía mi vida. Ahora, quiero dejar atrás esas cosas que he recibido. En pocas palabras, digamos que vas a una montaña y ves una flor. Cuando somos jóvenes, recogemos la flor y la tomamos para nosotros. Pero cuando llegas a mi edad, lo dejas ahí exactamente como está, y vuelves a verlo más tarde. Lo mismo pasa con la vida. Dejar las cosas exactamente como están. No es fácil“, cerró.

La Voz

Más Noticias