mayo 18, 2024 10:02 am

Por el intenso calor, vecinos se bañaron en las aguas contaminadas del río Suquía

Cuesta creerlo, pero las imágenes son elocuentes: vecinos de Córdoba ignoraron las recomendaciones sanitarias y, por el intenso calor, se dieron un chapuzón este martes en el río Suquía. El curso fluvial registra altos niveles de contaminación desde hace años, ahora agravados por el derrame de aguas servidas provenientes de barrio Alberdi y Villa Páez.

Testigos del lugar afirmaron que en la zona del río persiste un intenso olor a materia fecal, e incluso entre las aguas pueden encontrarse excrementos humanos y basura de todo tipo. La Patrulla del Río intentó alertar a los nadadores desprevenidos, que hicieron caso omiso a las recomendaciones. Incluso algunos salieron del agua tras ser advertidos, pero volvieron a ingresar a los pocos minutos.

Mientras tanto, la Municipalidad informó que los puntos sanitarios emplazados en la zona del derrame cloacal ya detectaron cinco reacciones alérgicas, 28 casos de rinofaringitis y 35 de gastroenteritis.

Desde el municipio estiman que en dos semanas más podrían terminarse las obras de reparación, tras la “explosión cloacal” de los barrios Alberdi y Villa Páez.

Ambiente

La situación ambiental sigue siendo comprometida. El municipio envió al Centro de Química Aplicada (Cequimap) de la Universidad Nacional de Córdoba muestras de los puntos afectados para realizar un análisis bacteriológico y determinar el grado de contaminación sobre el río que causa esta tragedia. Los resultados estarán a mediados de esta semana.

En los últimos días se vieron en la vera del Suquía, aguas abajo del desborde en Alberdi, peces muertos. La hipótesis que señalan algunos especialistas es que el nivel de contaminación que produce el líquido cloacal derivó en una falta de oxígeno en el agua. La Comisión del Río Suquía también tomó muestras de los peces.

“Los líquidos cloacales son vectores de numerosos virus, bacterias y parásitos que son agentes patógenos. Además lo componen un sinnúmero de sustancias químicas y alta carga de materia orgánica. El derrame de la red cloacal pone a la población en contacto directo con los agentes patógenos, generando un riesgo sanitario de primer orden”, explicó el biólogo y miembro del Foro Ambiental Córdoba, Federico Kopta.

Para evitar el contacto directo de los vecinos con el líquido cloacal, el municipio canalizó el vertido y colocó pasarelas en las esquinas para facilitar el cruce. Además para evitar un nuevo foco infeccioso, la Provincia reguló el cauce del río a la altura de la Isla de los Patos.

La Voz

Más Noticias