mayo 18, 2024 10:41 am

Una pareja de hombres adoptará a los seis hermanitos salteños que no querían ser separados

A veces las historias terminan con un final feliz. Este es el caso de seis hermanitos salteños que buscaban ser adoptados juntos y finalmente encontraron una familia. Los chicos, que tienen entre 7 y 12 años, vivirán junto a una pareja sin hijos de Córdoba, que se conmovió al enterarse de su historia a través de los medios y decidió iniciar los trámites para adoptarlos.

Según informó Clarín, más de cien familias se comunicaron con el Registro de Adopciones de Salta a partir de la difusión del caso, y una de ellas fue designada por la jueza a cargo. Los elegidos son dos hombres de 51 años, que viven en un pueblo cercano a la capital provincial.

Los chicos -un varón de 12 años; una nena de 11; otros dos varones, gemelos, de 10; otro de 9 y una niña de 7- plantearon desde un principio que no tenían preferencia por un modo de conformación familiar particular, porque entendían que existen distintos tipos de familias, y eran conscientes también de que limitarse a un solo tipo coartaba sus posibilidades de ser adoptados.

De unas doce entrevistas realizadas, solamente dos fueron favorables para la guarda de los hermanitos. La jueza recibió la información de estas dos familias, eligió a esta pareja de Córdoba y se avanzó con el proceso.

La primera vez que los seis hermanitos se encontraron con el matrimonio adoptante “estaban muy demandantes, todos hablaban al mismo tiempo y les hacían miles de preguntas”. Si todo está en orden, a mediados de diciembre se les otorgaría la guarda y los chicos viajarían a Córdoba.

“Estaban muy sorprendidos, porque el proceso se inició en julio, la convocatoria salió en agosto y en octubre ya tenían una alternativa concreta”, comentó Matías Palomo, psicólogo del Registro de Adopciones salteño. Al contarles la noticia a los chicos, uno de ellos preguntó, intrigado: “¿Qué idioma se habla en Córdoba?”.

La pareja envió fotografías y videos de la casa donde vivirían los hermanitos, para que “los chicos de a poco puedan ir imaginando cuál va a ser su nueva vida. El fin de semana que se conocieron, cuando tuvieron que despedirse del matrimonio transitaron un momento de gran angustia, porque tienen la idea de que los adultos aparecen y desaparecen. Y se sintieron muy bien cuando el lunes comenzaron a recibir videollamadas de ellos”, dijo Palomo.

Respecto a la pareja de adoptantes, el profesional explicó que al principio “no estaban inscriptos en el registro, pero las convocatorias públicas abren el juego a personas que no están inscriptas. Ellos se enteraron a través de la nota de Clarín y lo primero que hicieron fue contactarnos, y eso derivó en todo este proceso”.

La historia

El Estado intervino en la vida de los niños en el año 2018, por una situación de riesgo. Se intentó que volvieran con su familia biológica, para reconstituir el vínculo, que era lo que ellos querían, pero los intentos no dieron resultado y la Justicia los incluyó en el sistema de protección en 2019. En noviembre de 2020 salió su declaración de adoptabilidad.

Por sus edades, estos seis hermanos deberían estar en distintos hogares, pero siguieron viviendo juntos en un “Pequeño Hogar”, un dispositivo de la Secretaría de la Niñez salteña, porque no querían ser separados.

Matías Palomo, el psicólogo que acompañó a los niños durante el proceso, explicó a Clarín que se trabajó mucho “en la ansiedad de esos primeros contactos. Ahora estamos en un proceso de construcción vincular. Por ejemplo, le pidieron al matrimonio si podían adoptar gatitos en la casa de Córdoba”.

“Realmente es un enorme esfuerzo para los niños, hacen un proceso adaptativo muy grande y deben dar un salto que implica adaptarse a otra familia, otra provincia y otra cultura. Tienen esperanza y ganas de que esto salga bien, a pesar de todo lo que han pasado, es de nuevo apostar y confiar en un adulto que los cuide”, sentenció el psicólogo.

Adopción

Fuentes de la Justicia expresaron que “el concepto que queremos transmitir es que si alguien está previendo que puede postularse, mínimamente que se contacte, que no requiere ningún compromiso. Cuando se pide la entrevista de despeje, aun en esa instancia no hay obligación legal, sino es ordenar y filtrar”.

“Los requerimientos no son dificultosos, la dificultad que hay es que las personas inscriptas solo quieren adoptar niños de 0 a 3 años. Si los chicos superan los seis años de edad, si forman parte de un grupo de hermanos o tienen alguna patología, no hay familias dispuestas a adoptarlos”, lamentó Palomo.

“Las personas que piensan en adoptar hagan un profundo análisis de su deseo y si está atado solamente a un bebe o niño de hasta tres años, es un deseo que tiene muchas limitaciones. En la medida en que uno pueda flexibilizar el rango etario o la cantidad de niños que está dispuesto a adoptar, o lo vinculado a discapacidad o patología, amplía las chances de concretar su deseo de ser padre”, abundó el psicólogo.

“El instituto de la adopción está para garantizar el derecho de un niño a ser parte de una familia y necesitamos más familias que tengan estas variables de flexibilidad. Hay muchísimos niños en todo el país esperando a ser adoptados”, cerró.

* Este texto fue publicado originalmente por Los Andes. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.

La Voz

Más Noticias