mayo 19, 2024 9:05 am

Para diferenciarse de Macri y de los K, Schiaretti ahora habla de economía

En su estrategia de diferenciarse del macrismo y mostrarse como un acérrimo opositor al Frente de Todos, el gobernador Juan Schiaretti cuestiona las políticas económicas de ambas gestiones nacionales. “El macrismo y el kirchnerismo chocaron el país”, repite en todos los actos de Hacemos por Córdoba.

Con un discurso de fuerte contenido crítico al actual y el anterior gobierno nacional, en Jesús María, Santa Rosa de Calamuchita, y ayer en Marcos Juárez, el gobernador habló de un tema con el cual se siente cómodo: la economía.

“El actual Gobierno nacional y el anterior fracasaron porque no pudieron frenar la inflación. Por eso ahora sus candidatos no quieren hablar de la situación económica”, remarcó en su paso por Jesús María.

Con la escalada inflacionaria de los últimos meses, Schiaretti aprovechó para cuestionar las políticas de la gestión del Frente de Todos.

“La inflación es fenómeno de múltiples causas. Pero, la fundamental es que no hay consistencia en las políticas macroeconómicas. Algunos burócratas creen que pueden decidir qué se puede producir y qué se puede exportar. Los cordobeses ya dejaron claro que no quieren al kirchnerismo”, apuntó el mandatario provincial ante productores agropecuarios en la capital de la doma y el folklore.

Schiaretti también cuestionó a la oposición que representa Juntos por el Cambio, que antes era Cambiemos. “Hay que decirlo con todas las letras: Cristina Fernández de Kirchner volvió al poder por el fracaso económico de Cambiemos”, señaló el mandatario, tratando de tomar distancia de la alianza opositora en Córdoba, con quien el schiarettismo intenta competir en su postura opositora al cristinismo.

Luego de las Paso del 12 de septiembre, cuando el PJ provincial superó por 14 puntos al Frente de Todos, consolidándose como segunda fuerza, que tendrá el premio de una banca en el Senado, ahora el gobernador busca polarizar con Juntos por el Cambio, por el voto opositor al kirchnerismo.

Las encuestas que manejan en el Centro Cívico marcan que el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner están en su peor momento en la consideración entre los cordobeses: ambos tienen el 80% de imagen negativa.

De allí, la insistencia de Schiaretti de apuntarle a los K. Aunque también señala a Mauricio Macri como el principal culpable del regreso del cristinismo al poder.

Esa definición tuvo un contragolpe. El expresidente le disparó un misil el viernes pasado, cuando disertó en la Bolsa de Comercio de Córdoba. “Schiaretti es un amigo. En campaña, muchas veces gente inteligente dice cosas en las cuales no cree. En privado, a mí me dice otra cosa”, respondió Macri ante una consulta de un asistente a su charla.

La frase de Macri alimentó las suspicacias de los candidatos del Frente de Todos cordobés, quienes acusan al gobernador de ser funcional a la oposición con sus críticas a la Casa Rosada.

Estrategia electoral

Cumpliendo la promesa de ponerse “la campaña al hombro” que ratificó ante más de 200 intendentes oficialistas, cuatro días después de las Paso, Schiaretti es el protagonista absoluto en los actos del oficialismo provincial. Sus principales cabezas de listas, Alejandra Vigo (senadores) y Natalia de la Sota (diputados), hoy ocupan un segundo plano.

“Cumplimos con el plan de campaña. Para las Paso tuvieron mayor protagonismo Alejandra y Natalia para que tuvieran mayor conocimiento. Ellas siguen recorriendo la provincia, pero el mensaje del gobernador es más potente, porque es el líder del espacio que gobierna la provincia desde hace más de dos décadas”, explicó un integrante del comando de campaña que encabeza el legislador Oscar González.

Sin la posibilidad de encabezar inauguraciones por la veda que impone la ley electoral a los gobernantes, Schiaretti recorre la provincia liderando actos como si fuera el principal candidato.

Es más, pide el respaldo en su condición de gobernador. “Les pido a los cordobeses que me acompañen en esta elección, para que como gobernador tenga más fuerza para reclamarle más federalismo al Gobierno nacional”, viene repitiendo.

Así será hasta el final de la campaña, con un cambio en la estrategia comunicacional: ahora Schiaretti brinda entrevistas periodísticas.

Con un intendente del PRO

El comando de campaña de Hacemos por Córdoba decide distintos formatos de actos, de acuerdo con las regiones. Donde el PJ tiene mayor presencia, el gobernador Juan Schiaretti encabeza convocatorias más tradicionales, como ocurrió el viernes en Santa Rosa de Calamuchita.

En cambio, en otras ciudades, como Jesús María, y ayer en Marcos Juárez, gobernadas por la oposición, se convoca a los sectores productivos. Los discursos del gobernador y de las candidatas son menos fervorosos y parecen más una disertación.

Ayer, en Marcos Juárez, llamó la atención –y los schiarettistas se encargaron de remarcarlo– que en el acto de campaña estuviera presente el intendente Pedro Dellarossa, un dirigente macrista. Esta presencia alimenta la versión de que Juntos por el Cambio colabora para que el schiarettismo consiga tres bancas en Diputados para sacarle ese escaño al Frente de Todos. Esto fue desmentido por el juecismo y por la UCR.

La Voz

Más Noticias