mayo 19, 2024 11:56 am

Domínguez dijo en Córdoba que no hay cepo a la carne y Busso lo criticó con dureza

El ministro de Agricultura y Ganadería de Córdoba, Sergio Busso, criticó con dureza a su par nacional, Julián Domínguez, luego de que éste negara en Río Cuarto la existencia de un “cepo” a las exportaciones de carne vacuna.

Domínguez formó parte de la comitiva encabezada por el jefe de Gabinete, Juan Manzur, que visitó la fábrica de bioetanol, Bio 4.

En ese marco, ante la consulta del periodista Germán Tinari sobre si pensaban levantar las restricciones, el funcionario dijo que “no existe” un cepo y respondió con mucho malestar.

“Evidentemente, o no conocés el tema o hablás sin fundamento. Se exportaron 50 mil toneladas. Estás hablando desconociendo el tema, no es serio. Por tu prestigio periodístico, te sugiero que consultes información, antes de formular esa afirmación”, espetó Domínguez.

No obstante, la realidad objetiva es que las restricciones no se han levantado de manera total: lo único que se flexibilizó fue la venta de algunas categorías de vaca con destino a China, pero siguen existiendo límites para exportar algunos cortes y en volúmenes que no pueden superar en un 50 por ciento los del año pasado.

Respuesta oficial

En este contexto, llegando a la medianoche, quién salió a responderle con dureza a Domínguez fue Busso, con una serie de tuits en los que atacó a su par nacional por negar la existencia del cepo.

“Hay funcionaros que vienen a la provincia de Córdoba para decir que no hay cepo a la exportación de carne. Habrá que intentar dilucidar qué entienden por cepo, porque mientras haya restricciones, cepo hay”, mencionó Busso.

Y prosiguió: “Las flexibilizaciones parciales son un placebo, no debe haber ningún tipo de freno a la venta externa. Una medida desacertada que comenzó en mayo y que a partir de allí sufrió todo tipo de variaciones es un cepo; lo pueden negar o ponerle el nombre que quieran”.

También consideró que “no hay que olvidar que el Gobierno Nacional prorrogó hasta fin de año estos frenos para el comercio internacional, con siete cortes vedados y una habilitación parcial para el mercado chino”.

“Insisto: los dirigentes nacionales deberían repensar lo que entienden por cepo, limitaciones o incentivos para el sector productivo. La ganadería necesita certezas a largo y mediano plazo, no manotazos de ahogado”, finalizó Busso.

La Voz

Más Noticias