junio 14, 2024 2:06 am

Después de encarcelar a los principales opositores, el dictador Ortega va por la reelección en Nicaragua

El dictador de Nicaragua, Daniel Ortega, va este domingo por un cuarto mandato en unas elecciones marcadas por el fraude: sus rivales son candidatos poco conocidos porque los aspirantes con opciones reales están en la cárcel.

La oposición pidió a los nicaragüenses que se queden en casa y no concurran a las urnas, en protesta por un proceso electoral criticado de forma generalizada y que los países democráticos extranjeros consideran una farsa.

Estas elecciones determinarán quién ocupará la presidencia de Nicaragua durante los próximos cinco años, además de 90 de los 92 escaños del congreso nacional y la representación nicaragüense en el Parlamento Centroamericano.

El Frente Sandinista de Ortega y sus aliados controlan el congreso y todas las instituciones del gobierno. Ortega sirvió un primer mandato como presidente entre 1985 y 1990, antes de regresar al poder en 2007. Hace poco declaró “copresidenta” a su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

La Policía detuvo a los siete candidatos opositores más importantes en el pasado mes de junio, acusados de “traición a la patria”. Hasta este domingo continúan detenidos, al igual que otras dos docenas de líderes opositores, todos encarcelados antes de la votación.

Los candidatos que se presentaron este domingo son políticos poco conocidos de partidos menores, cercanos al Frente Sandinista de Ortega.

Con pocas dudas sobre el resultado de las presidenciales, el interés se centra en la respuesta internacional, conforme Ortega intenta estrechar su control sobre el poder.

Estados Unidos y la Unión Europea impusieron sanciones contra el círculo interno de Ortega, pero la respuesta del gobierno fue detener a más opositores.

Un funcionario de alto rango del Departamento de Estado de Estados Unidos, que habló con la prensa bajo condición de anonimato, dijo que el gobierno estadounidense está dispuesto a considerar más sanciones dirigidas, pero intentó evitar medidas que afectaran de forma más general al pueblo nicaragüense.

“Es muy difícil cuando tienes un gobierno que tiene objetivos muy mínimos que incluyen mantenerse en el poder a cualquier precio e ignora la voluntad de sus ciudadanos o las necesidades de los ciudadanos para retener ese poder”, dijo el funcionario.

La Organización de Estados Americanos condenó el encarcelamiento de prisioneros políticos en Nicaragua y su falta de voluntad por celebrar elecciones libres y justas, pero el gobierno de Ortega sólo arremetió contra la interferencia extranjera.

El organismo regional tenía previsto celebrar su asamblea general anual en Guatemala esta semana. Argentina, Guatemala, Honduras y México están entre los siete países que se abstuvieron el mes pasado en la votación sobre una resolución de la OEA que condenaba la represión en Nicaragua.

Está previsto que las urnas en Nicaragua cierren a las 18 de este domingo, y el Consejo Electoral Supremo indicó que los primeros resultados parciales se publicarían en torno a la medianoche. El conteo provisional se espera para este el lunes.

Las autoridades desplegaron unos 30.000 policías y soldados para asegurar la votación, según el gobierno.

La Voz

Más Noticias