febrero 6, 2023 3:21 am

Carlos y Facundo pasan a la final de “Bake Off”

“Hemos llegado al momento más esperado. El momento mágico que vamos a vivir hoy. Estamos en la semifinal”, comenzó Paula Chávez en la noche este domingo 7, cuando se definieron entre cuatro semifinalistas los dos que pasaron a la final de Bake Off Argentina.

Ante esa instancia, los cuatro participantes compartieron sus nervios y su emoción. “40 días cocinando, compartiendo, aprendiendo, de amistad. Increíble”, expresó Kalia. Facundo, el cordobés, dijo: “Llegar hasta acá me emociona un montón. Meterle con toda hasta llegar a la final”. Emiliano confesó: “Nunca creí que iba a estar acá en esta semifinal”. Y Carlos manifestó que ya estar en esa etapa era “un sueño cumplido”.

El penúltimo desafío

El programa se vivió con mucha tensión y adrenalina. Los cuatro competidores tuvieron que hacer tres tortas ícono de la pastelería de distintos países. En este desafío técnico hubo una particularidad: los jurados no se fueron de la carpa y dieron indicaciones a los participantes. “En los desafíos técnicos nuestro jurado se retira y después prueba a ciegas. Pero como es una semifinal esto no va a suceder”, explicó Paula Chaves para luego pasar a explicar qué iban a tener que hacer.

“La madre de todas las pastelerías es la francesa. Van a tener que hacer un Charlotte”, comenzó la conductora, en medio de las miradas de confusión de los participantes. “¿Qué es un Charlotte?”, preguntó Carlos, sin ocultar su confusión.

“También deberán hacer un exquisito pie. En este caso un Apple pie de los Estados Unidos”, siguió Chaves.

Para finalizar, la tercera preparación que tenían que hacer era local: “No puede faltar la pastelería argentina. Por eso también van a tener que hacer un exquisito rogel”.

Esos tres postres debían completarse en dos horas y media. Betular detalló: “El clásico Charlotte está hecho con peras. En este caso por temporada va a ser de frutillas. Todo lo que se llame Charlotte tiene una muralla que lo contiene, de vainillas”.

Pamela precisó qué iban a evaluar en la tarta de manzana: “Les vamos a pedir una buena masa y un rico relleno”. Dolli habló del Rogel, que tenía que tener “una masa bien finita” y exactamente ocho discos que “no se peguen pero que no queden duros”. El relleno también tenía que ser equilibrado: “Ni mucho ni poco”. “Y coronado con un excelente merengue italiano que ya son expertos en hacer”, concluyó la chef.

“Van a trabajar con dos estaciones, las van a necesitar”, les dijo además Chaves.

La degustación

Ya con experiencia y a pesar de que parecía poco el tiempo y mucho lo solicitado, los cuatro participantes lograron terminar las tres tortas a tiempo. Kalia señaló: “A las chapas pero lo disfruté”. Carlos aportó: “El ir cocinando me relajó y me hizo disfrutar de la semifinal”.

El joven fue el primero en presentar sus tortas a los jurados. Los tres jurados elogiaron en primer lugar la estética de sus preparaciones. Luego de cortarlas y probarlas, Betular le dijo “buen trabajo” con el Charlotte. Villar calificó “perfecta” a la tarta de manzana. Dolli le preguntó si había hecho Rogel antes. “Los discos están impecables de grosor, de dorados. Hay que morderlo y que esté crocante. El merengue brillante y los picos altos”, describió la chef.

Kalia fue la siguiente. Los tres cocineros le observaron varios detalles en la presentación. Irigoyen le mostró que algunos discos del Rogel estaban más finos que otros. Sobre la tarta de manzana, Villar le dijo: “Tuviste dificultades en la masa pero vamos a probarla”. Betular observó que en su Charlotte había una separación entre las vainillas que no debía estar. A pesar de eso, alabó el sabor.

El cordobés Facundo pasó en tercer lugar. “Tu mamá va a estar orgullosa de cómo armaste este Rogel”, lo felicitó Dolli. Pamela elogió la tarta pero marcó: “Lo único que faltó fue el entrelazado”. Betular aprobó el Charlotte pero observó que el relleno se filtró entre las vainillas.

Finalmente, Emiliano fue el último en pasar y el que más observaciones graves tuvo. Su gran talón de Aquiles fue la tarta de manzana. Primero, Villar observó: “Un poquito gruesas algunas partes del enrejado, faltó entrelazado”. “A la base le faltó cocción”, dictaminaron después. Un error imperdonable a esta altura de la compentencia.

Luego, los tres se reunieron alrededor de una mesa de té, junto con Paula Chaves, para deliberar. “Hubo detalles”, marcó Dolli. Betular señaló: “Hay uno que se despega del resto y tres que están peleando por ese segundo lugar”.

A la final

Cuando regresaron los jurados y tuvieron que pasar los cuatro participantes al frente, también regresaron los nervios. Facundo confesó: “Es un nervio tras otro, me duele la panza”.

El primero seleccionado como finalista fue Carlos, cuyo desempeño fue brillante y a quien los jurados no pudieron observar absolutamente nada en sus tres preparaciones.

“Solo queda la final. A estudiar, prepararse mentalmente, y preparar el corazón. Hay que dar todo”, reflexionó el aspirante a Gran Pastelero.

Facundo fue el que logró el segundo puesto. Emocionado, el estudiante de ingeniería y apasionado por la natación, rompió en llanto.

Así, Kalia y Emiliano quedaron fuera del certamen.

La Voz

Más Noticias