enero 31, 2023 7:51 am

Con fondos por U$S 250 mil, Aipha-G quiere llevar la realidad aumentada a la industria

Las organizaciones empezaron a descubrir lo que pueden hacer utilizando realidad aumentada, una tecnología que pone virtualmente una imagen en un lugar real, que sólo puede verse a través de un dispositivo, como un celular.

Esto se popularizó años atrás con el juego Pokemon GO, que colocaba pokemones en lugares de distintas ciudades del mundo y que los jugadores debían “cazar” con una aplicación. Pasado el furor, se empezó a aplicar esta tecnología a las organizaciones, y una de las que viene batallando a nivel local es Aipha-G, fundada en Córdoba por Sergio Cusmai en octubre de 2019.

La firma virtualizó para la Unesco la Cuevas de las Manos de la Reserva Cerro Colorado y un atlas del cuerpo humano para la Universidad Católica de Córdoba (UCC).

Actualmente participa del proyecto Ciudad Digital de la Municipalidad con visualizaciones en 360º de museos y centros históricos locales, en una primera etapa. La idea es que entre el primer y segundo cuatrimestre de 2022, poner información para visitantes en estos mismos espacios con realidad aumentada. A su vez, participa del programa Menos Brecha Más Comunidad en los parques educativos, formando a jóvenes en testing de software.

Además, desarrolló el módulo de telemedicina para la Reina Fabiola con realidad aumentada; desarrolló para Quilmes una “biblioteca” virtual de autogestión para resolver problemas técnicos en ciertos equipos y recientemente puso a Las Pastillas del Abuelo en la vivienda de una oyente de la FM Gamba, en un especie de meet and greet en streaming, con los músicos hablando y cantando desde Buenos Aires.

“La realidad aumentada es una herramienta que permite ahorros del 25 al 50 por ciento en tiempo, gastos de entrenamiento, en riesgos (reduce el desplazamiento de personas) y puede ayudar a mejorar los niveles de satisfacción de los clientes”, explica Cusmai.

Aipha-G lanzó este año Portón, un producto que apunta a la industria basado en realidad aumentada en 3D y en inteligencia artificial.

Entre sus principales clientes están Reina Fabiola, Agrometal, la internacional Salesforce, las agencias de marketing y trabaja con Eklos, la aceleradora de Cervecería y Maltería Quilmes para experiencias de innovación abierta.

Tiene un equipo de una docena de desarrolladores, que llegarán a 20 el año próximo. Para financiar este crecimiento, sobre todo en lo comercial, la firma abrió una ronda de inversión para capital semilla de 250 mil dólares que cerrará el 1º de diciembre, del cual participarán dos inversores argentinos y uno extranjeros.

Según estudios de mercado hechos por la startup cordobesa, del total de industrias potenciales sólo pueden llegar a demandar este producto entre 20 y 30 por ciento de las empresas, ya que el sector fabril es más lento de adaptarse a las nuevas tecnologías.

Pero estos desarrollos tienen como destino los mercados externos; de hecho, Aipha-G también tiene una sede en Estados Unidos. “Argentina es el lugar de desarrollo y prueba, pero el mercado son países como México o Chile”, asegura.

La oportunidad del metaverso

El minuto de realidad aumentada de Aipha-G cuesta dos centavos de dólar. Pero Cusmai no apunta a vender minutos, sino nuevas soluciones que generan datos e indicadores que hoy las organizaciones no tienen.

“La realidad aumentada es una situación inmersiva que mejora la experiencia del cliente. Pero también genera datos sobre qué hablan, qué valoración le dan al contacto. Hoy el dato es todo”, reflexiona.

A su vez, la realidad aumentada es el punto de partida para el desarrollo de nuevas funcionalidades y negocios en el metaverso, el nuevo desarrollo tecnológico al que apuestan la exFacebook, hoy denominada Meta, y Microsoft, que acaba de lanzar su producto Mesh para el ámbito laboral.

El metaverso, acrónimo de meta (más allá) y verso (universo) es una red de espacios virtuales donde las personas reales pueden interactuar entre sí a través de representaciones de sí mismas o mediante un avatar. Esto que hoy se aplica a los juegos, en poco menos de una década se podría llegar a otras actividades, incluso el trabajo, el estudio o las compras, pero requiere sistemas operativos abiertos y una organización que unifique las identidades de los usuarios.

“En las iniciativas que tomaron Facebook (Meta) y Microsoft, la realidad aumentada es el puntapié inicial para que los usuarios empiecen a involucrarse en el metaverso, una herramienta para que las empresas ingresen, porque hoy las no están”, resalta.

La Voz

Más Noticias