mayo 18, 2024 10:37 am

El mensaje del padre del quiosquero asesinado: “Las autoridades quieren tener gente pobre”

Este miércoles por la mañana, cerca de 40 personas, entre familiares, amigos y vecinos de Roberto Sabo (48) despidieron los restos del kiosquero asesinado en Ramos Mejía en el cementerio de Morón. Pocas horas después, Nicolás, el hijo mayor de la víctima, junto a su abuelo Pedro, dejaron un duro mensaje a las autoridades políticas. “Quieren tener gente pobre”, condenó Pedro.

Nicolás, por su parte, habló sobre los asesinos de su padre: “Esta clase de gente no lo hizo porque le faltaba comida. Hoy vi la autopsia y lo que hicieron no tiene perdón”. “No los quiero muertos, quiero que la pasen muy mal en cárcel. Lo de mi viejo va a lograr que se marque un hito”, agregó.

“Son asesinos. Siempre hubo robos, nos robaron como 4, 5 veces. Pero la diferencia es que antes los ladrones tenían códigos”, añadió el joven sobre los delincuentes detenidos, un hombre de 29 años y una chica de 15, en diálogo con LN+.

El velorio

Antes de la nota, los amigos de Nicolás y Tomás (el hijo menor de Roberto) se habían acercado a la cochería Pache de Morón para apoyarlos; el cementerio quedaba a 100 metros.

Visiblemente conmovido, Pedro, que estaba allí desde antes de las 8, agradeció a los presentes. Patricia, la viuda de la víctima, llegó poco después de su suegro, donde fueron abrazados por amigos y familiares en la vereda.

Las 8.52 marcó el momento más duro: el ataúd fue despedido en medio de una ovación, envuelto en una bandera de River Plate, club del que era fanático. “Te queremos Roberto, ¡vamos a hacer justicia por vos!”, se escuchaba de fondo.

Durante la entrevista televisiva, Pedro repitió lo que había dicho durante la marcha que se hizo este lunes en Ramos Mejía, luego de que el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, se acercara hasta su casa: “Nos prometió seguridad. Ahora esta semana van a pasar los patrulleros, pero en diciembre se van todos de vacaciones. Además, la comisaria era una vergüenza, no había internet, no andaba el patrullero. ¿Vos me proteges así?”, preguntó.

Nicolás, por su parte, recordó el duro mensaje que este martes le mandó a Alberto Fernández: “No creo que pueda mirarme a los ojos”. Frente a sus dichos, explicó: “Fue en un momento de calentura, me acordé. Me vino esa frase que dijo, y pensé eso, que no me puede mirar ni a mí ni a un montón de gente”.

Por otra parte, también hablo sobre las declaraciones de María Eugenia Vidal y Patricia Bullrich, quienes afirmaron que se habían intentado comunicar con él. Si bien aclaró que no quería politizar la muerte su padre, sostuvo que “ni un asesor, nada. Nadie. Lo que les pido a todos es que pongan el foco donde tiene que estar, en mi papá”.

Por otra parte, sobre avenida de Mayo al 800, donde está el kiosco en Ramos mejía, los vecinos, amigos y conocidos de Roberto armaron un santuario. La persiana baja del comercio, además, está llena de carteles que reclaman “Justicia”, junto a fotos del quiosquero, flores y muestras de afecto de los allegados.

El asesinato de Sabo enfureció a la sociedad, agobiada por la inseguridad. Según informó Infobae, en 2020 (según datos de la Procuración), La Matanza registró 140 homicidios dolosos cometidos y más de 20 mil robos, así como 10 mil hurtos. Roberto, asesinado mientras atendía el comercio familiar, estaba a tres cuadras de la Comisaría 2° de Ramos Mejía, sobre Avenida de Mayo.

Más información:

Aníbal Fernández, sobre el crimen: “Es un momento muy duro y doloroso”

El hijo del quiosquero asesinado pidió que el detenido “se pudra en la cárcel”

La Voz

Más Noticias