enero 30, 2023 2:57 pm

Borrelli y su plan para las juveniles de Belgrano: “El futbolista se debe acostumbrar a ganar”

Belgrano empezó a rearmarse en divisiones Juveniles y lo hace desde el nombramiento de Enrique Borrelli como coordinador general del área. Tras la salida de Daniel Primo luego de que Luis Artime llegara a la presidencia en febrero de este año, se hizo cargo de la función Federico Bessone, mano derecha de Primo, pero “Fede” estuvo hasta hace algunos días en su función, cuando decidió dar un paso al costado y se marchó a trabajar en Instituto.

Ahora, la llegada de Borrelli se da para terminar la temporada 2021 y comenzar la 2022 con pautas más claras. El responsable de las formativas viene de Newell’s, donde tenía contrato hasta 2024, pero se alejó del club luego de un cambio de autoridades y con Ignacio Astore como presidente de la Lepra, su espacio no fue tal y dio un paso al costado.

“Me fui de un grande para venir a un grande. Momentáneamente el club está en la B Nacional y creo que debe salir rápido de esta categoría. Conseguir que el plantel profesional lo logre y a partir de allí seguir construyendo en inferiores, porque están bien. Es decir que hay que construir sobre lo que ya está construido para poder crecer”, sostiene.

Borrelli sabe muy bien todo lo que tiene Belgrano en infraestructura, pues en más de una oportunidad estuvo en el predio Armando Pérez con los equipos que dirigía: “Soy un coordinador que viajo muchas veces al interior o a donde les toque jugar a mis equipos, porque me gusta ver el rendimiento de los futbolistas, pero no solamente de local”.

Sobre las pautas que plantea para el trabajo en juveniles, el coordinador fue contundente al sostener: “En el corto plazo es ganar el lunes las semifinales en las cinco categorías que jugamos y prepararnos para ganar las finales con los equipos de Buenos Aires. Y después, es armar siempre equipos competitivos y generar el mejor jugador posible para nutrir a la primera división”.

Para el coordinar no es importante que sistema usen las divisiones juveniles, sino que “tengamos una gran mentalidad ganadora. Un futbolista de Belgrano no puede ser débil físicamente, no puede serlo técnicamente , no puede tener falta de agresividad en el juego en los duelos aéreos y por abajo, y obviamente el concepto táctico debe estar. El sistema no es importante, porque la táctica es lo más sencillo de aprender”.

“Lo táctico se corrige, lo que es muy difícil de cambiar es cuando el jugador no tiene carácter o cuando no tiene la inteligencia para desarrollarse en diferentes funciones”, prosigue el ex Newell’s.

“Me gusta estar encima de cada entrenamiento, como también de cada entrenador y considero que en la diversidad está el crecimiento. Dentro del campo de juego el amo y señor es el DT, pero fuera de la cancha el que dirige el club en el área infantil soy yo”, sostiene.

Después Borrelli dijo que “veo todo, AFA y Liga. Le doy un gran valor al equipo de Liga. Usted verá un equipo de Belgrano muy competitivo en la liga local, porque le doy una gran importancia. Así lo hice en Newell’s, donde surgió un jugador como (Facundo) Mansilla que no tuvo paso por AFA. Por eso se potencionará lo de la liga y vamos a continuar con el buen trabajo que se hace desde años. Soy un agradecido a los antecesores: Daniel Primo y Federico Bessone, hemos sido competidores y tienen mi respeto”.

Cuando se habla de inferiores se dice que lo más importante es que lleguen a Primera y ante esto Borrelli dice: “El objetivo central no es que lleguen, sino que lleguen y se consoliden para conformar patrimonio para el club”.

“El futbolista de Belgrano se debe acostumbrar a ganar, porque yo formo ganando. A mí no me da lo mismo que un equipo gane o pierda. Es mentira que los entrenadores formadores piensan que es lo mismo y al futbolista no le da lo mismo. Los jugadores deben acostumbrarse a ganar. Lo importante es jugar bien y ganar”, prosigue.

Un jugador dotado en lo técnico y con un gran despliegue físico que le falta hambre de ganar está incompleto y sobre esto dijo: “Tenemos un gran ejemplo, el mejor jugador del mundo, como es Lionel Messi, es capaz de viajar para disputar un partido estando lesionado. Él se sostiene por su carácter competitivo, porque no quiere dejar de ganar. Porque si se tomara un mes para recuperarse de su lesión, quién le diría algo, pero no lo hace. Viaja, juega y deja todo por ganar, porque más allá de sus condiciones técnicas y físicas, tiene una gran condición mental. Entonces, lo que buscamos los formadores es que tenga una gran condición mental, que tenga tolerancia cero al error, que vaya por todo, que no se conforme con jugar bien, sino que jugar bien lo ayude a conseguir un resultado positivo, que un gol tempranero no lo relaje, que un maltrato del rival, el árbitro o hasta de su gente no le hagan daño”.

La Voz

Más Noticias