febrero 4, 2023 12:02 am

Fidel Castro: 49 claves en la vida del líder cubano, a cinco años de su muerte

1. Fidel Alejandro Castro Ruz nació en una finca de Birán, Cuba, a las dos de la mañana del 13 de agosto de 1926. Su padre Ángel, era un inmigrante español semianalfabeto que llegó a poseer unas 11.000 hectáreas de tierra y 300 personas bajo su mando.

Fidel Castro

2. Fidel vivió una infancia acomodada en una zona rural del este cubano. Según sus palabras, era el único niño rico en la escuelita de Birán, y mientras muchos de sus compañeros de juego iban descalzos, él tenía varios pares de zapatos.

3. Desde pequeño, Fidel Castro mostró amplios dotes de liderazgo, singulares habilidades de persuasión y una gran ambición por el poder, características que se acentuaron en su madurez y que lo acompañaron durante toda su vida.

4. Durante su educación inicial, Castro asistió a escuelas religiosas y privadas. En el Colegio de Dolores se destacó como deportista: allí iban los jóvenes de la alta burguesía cubana y no se permitía el ingreso de estudiantes negros.

5. A los 18 años, Fidel Castro ingresó a estudiar Derecho en la Universidad de La Habana y se mudó a un penthouse en el exclusivo barrio El Vedado. Su padre le regaló un automóvil Ford V-8 negro y brillante. Durante los primeros años, no mostró interés para asistir a clase y tuvo que dar varios exámenes libres por no cumplir con los requisitos mínimos de asistencia.

6. Fidel Castro se casó el 11 de octubre de 1948, a los 21 años, con Mirta Díaz-Balart, hija del alcalde del municipio de Banes y asesor de la United Fruit Company. Su esposa provenía de una de las familias más ricas del sector oriental de Cuba. El flamante matrimonio se fue tres meses de luna de miel a Nueva York: Fidel quiso inscribirse en la Universidad de Harvard, pero no pudo hallar una beca y tuvo que regresar a La Habana.

El rebelde

7. En el segundo año de carrera, Fidel ingresó en una fuerza expedicionaria con el objetivo de destituir a Rafael Leónidas Trujillo, dictador de la República Dominicana. La invasión fue un fracaso: poco después de zarpar y por pedido de Trujillo, el gobierno de Cuba interceptó la expedición en el mar y los obligó a regresar. Para salvarse de ser encarcelado, Fidel se lanzó al agua con otros tres expedicionarios en la Bahía de Nipe. Años después, escribió que en ese momento comprendió que “no se podía pelear frontalmente contra un ejército en Cuba o en República Dominicana, porque ese ejército disponía de marina, aviación, lo tenía todo; era tonto ignorarlo”.

8. A partir del tercer año de universidad, Fidel Castro se transformó en un alumno destacado y en líder estudiantil: sus compañeros lo eligieron como delegado con 181 votos a favor y 33 en contra. En este período ingresó a agrupaciones estudiantiles y leyó a autores como Marx, Engels y Lenin.

9. Fidel viajó a Colombia en marzo de 1948. Allí conoció a Antonio Cafiero, abuelo del actual Canciller argentino. Cafiero era representante del Partido Justicialista y presidente de la Asociación de Estudiantes de Ciencias Económicas (AECE) de la Universidad de Buenos Aires. Junto a otros delegados, asistieron a Bogotá para promover un Congreso Anticolonialista y una asamblea estudiantil. Durante esos días tuvo lugar el llamado “Bogotazo”, una serie de revueltas que dejaron más de 3.000 víctimas. Fidel participó activamente de los disturbios y logró hacerse con un fusil. Finalmente, se refugió en la embajada de Cuba y logró escapar en un avión ganadero.

10. Fidel y Mirta tuvieron un hijo, Fidel Félix Castro Díaz Balart, el 1 de septiembre de 1949. La mujer debió abandonar sus estudios para criar al niño, lo que generó las primeras discusiones en el matrimonio. Las peleas comenzaron a ser frecuentes debido a la vida política agitada de Fidel y sus frecuentes infidelidades. Mirta halló entre las pertenencias de Fidel una carta de Natalia Revuelta Clews, una mujer casada que también pertenecía a la alta aristocracia cubana, lo que desencadenaría su divorcio tiempo después.

11. A fines de 1950, Fidel Castro se recibió de Licenciado en Derecho Diplomático y Doctor en Derecho Civil. El flamante abogado abrió un estudio jurídico, pero no mostró interés en los casos civiles y se dedicó de lleno a la militancia política. Sus compañeros de universidad recuerdan una conversación en la que todos hablaban de sus proyectos. Mientras la mayoría querían ejercer como abogados y enriquecerse, Fidel aseguró que su objetivo era “lograr gloria y fama”.

12. En 1951, Fidel Castro se afilió al Partido Ortodoxo. Al año siguiente, el cabo dactilográfico Fulgencio Batista derrocó al gobierno de Carlos Prío Socarrás. Batista, un militar mestizo, instauró una feroz dictadura que suprimió las libertades y derechos de los cubanos.

El fracaso inicial

13. El 26 de julio de 1953, Fidel Castro saltó a la fama en todo Cuba. Junto a otros 130 jóvenes mal armados, el abogado cubano intentó tomar por la fuerza los cuarteles de Moncada y Bayamó con el objetivo de derrocar al régimen de Batista. El ataque, mal planificado y mal ejecutado, fue un completo fracaso: 52 jóvenes rebeldes fueron masacrados y 32 acabaron como prisioneros, entre ellos Fidel. La operación, calificada como “suicida”, no sirvió para derrocar a la dictadura, pero constituyó el acta de fundación del Movimiento 26 de Julio, que sería clave para la llegada de Castro al poder seis años después. Fidel logró escapar del asalto, pero horas después fue detenido.

14. Fidel Castro fue sentenciado a 15 años de prisión por el asalto al cuartel de Moncada. Sin embargo, por presión de la sociedad civil y de la iglesia cubana, fue liberado un año y diez meses después. Durante su estancia en la cárcel gozó de buenos tratos y ciertas libertades que le permitieron consolidar su movimiento y organizar un nuevo intento por tomar el poder.

15. Al salir de la cárcel, Fidel y su hermano Raúl se exiliaron en México y comenzaron a reunir fondos y recursos para preparar un nuevo ataque contra la dictadura de Batista. Es en México donde Fidel conoce al argentino Ernesto “Che” Guevara, quien creyó inmediatamente en el proyecto de Castro y se sumó al grupo de revolucionarios.

16. La segunda hija de Fidel Castro, Alina Fernández Revuelta, nació el 19 de marzo de 1956, fruto de la relación del líder cubano con Natalia Revuelta Clews. Fidel conoció a la niña cuando tenía tres años. Actualmente vive en Estados Unidos y trabaja en radios anticastristas: por distanciarse de las políticas de su padre, tuvo que marcharse de Cuba, disfrazada en un avión, en 1993.

17. En noviembre de 1956, 82 rebeldes al mando de Fidel Castro zarparon desde México con destino a Cuba en el “Granma”, un yate de recreo con capacidad para 20 personas. El barco era propiedad de un norteamericano que lo bautizó de esa manera en homenaje a su abuela. La travesía fue un desastre: el peso del barco y las condiciones atmosféricas dificultaron la navegación. Los soldados desembarcaron dos días después de lo previsto en un lugar poco propicio y debieron caminar 30 kilómetros entre el barro, los pantanos, los mosquitos y el intenso calor.

18. Las fuerzas de Batista, enteradas de la expedición de Fidel Castro, siguieron a los revolucionarios de cerca y los hallaron poco después del desembarco. De los 82 guerrilleros iniciales, quedaron sólo 12, entre los que se encontraban Fidel y Raúl Castro, además de Ernesto Guevara, herido en el cuello durante un ataque de asma, pero vivo. Los rebeldes que sobrevivieron se internaron en la Sierra Maestra, una cadena de montañas selváticas en el oriente de Cuba. Desde allí desataron una “guerra de guerrillas” contra el gobierno de Batista.

La guerrilla

19. En total, Fidel Castro y sus tropas estuvieron dos años en la selva. Su táctica militar consistía en atacar por sorpresa a guarniciones desprotegidas, saquearlas y perderse entre la vegetación. Poco a poco, los rebeldes fueron sumando recursos y combatientes a sus filas. Los cubanos, hartos de la dictadura de Batista, apoyaron a los rebeldes durante el tiempo que duró la aventura de Sierra Maestra. El Ejército cubano contaba con miles de hombres, pero el Alto Mando se mostró incapaz de neutralizar a los guerrilleros: la apatía y el descontento provocaron la deserción masiva de soldados, muchos de los cuales se sumaron a las filas de Castro.

20. El periodista de The New York Times, Herbert Matthews, logró entrevistar a Castro en Sierra Maestra. Allí, Fidel aseguró que sus ideas no eran marxistas ni comunistas, y prometió democracia si llegaba al poder. “Estamos luchando por una Cuba democrática y por la conclusión de la dictadura”, aseguró. El reportaje fue publicado en Estados Unidos, lo que generó la indignación de Batista y una masiva ola de adhesiones a la lucha de Castro en la selva.

21. Durante el tiempo que duró la guerrilla, Fidel Castro y los rebeldes redactaron un “Manifiesto de la Sierra Maestra”, donde se comprometieron a “celebrar elecciones generales para todos los cargos del Estado, las provincias y los municipios en el término de un año, bajo las normas de la Constitución de 1940 y el Código Electoral de 1943, y entregarle el poder inmediatamente al candidato que resulte electo”. El aparato de comunicación rebelde difundió el texto en toda la isla.

22. Tras dos años de combate, una columna al mando del Che Guevara logró la captura de Santa Clara, último bastión del gobierno antes de La Habana, a fines de diciembre de 1958. La victoria de Guevara constituyó el golpe definitivo de los rebeldes: doce horas después, Batista abandonó Cuba a bordo de un avión junto a sus allegados y 300 millones de pesos que robó de las arcas públicas.

23. El 8 de Enero de 1959, Castro y los revolucionarios entraron triunfantes en La Habana. Millones de personas salieron a las calles a festejar la caída del régimen. Frente a la multitud, Fidel pronunció uno de sus discursos más famosos. La Iglesia Católica, que apoyó a Castro para su llegada al poder, entrenó a dos palomas blancas para que se posaran sobre los hombros del Comandante, lo que fue interpretado por la religiosa muchedumbre cubana como una inequívoca señal de la presencia del Espíritu Santo. Comenzaba una nueva etapa en la historia de Occidente.

La Revolución

24. Una de las primeras medidas que tomaron los rebeldes al llegar al poder fue la creación de tribunales revolucionarios para juzgar a los militares y civiles que colaboraron con el régimen de Batista. Sólo durante el primer año de la Revolución, 972 personas fueron condenadas a muerte y fusiladas, de las cuales 436 eran miembros de la Policía o el Ejército.

25. Ni Cuba ni la ONU cuentan con cifras oficiales, pero la organización Archivo Cuba contabiliza más de 10.000 muertos o desaparecidos desde el inicio del castrismo, la mayoría ejecutados en juicios sumarísimos o asesinados por vía extrajudicial. También hubo quienes murieron por huelga de hambre en las cárceles o deshidratación mientras intentaban abandonar la isla en balsa. El número corresponde a casos documentados: la realidad indica que serían muchos más. Ernesto Guevara fue uno de los principales impulsores de los “juicios revolucionarios”. Durante su discurso en la Asamblea General de la Onu en 1964, dijo: “Hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte”.

26. Los analistas de esa época aún no preveían que la Revolución Cubana tomaría un rumbo comunista. Los rebeldes prometieron en el Manifiesto de Sierra Maestra restaurar la Constitución de 1940, recuperar los bienes estatales robados durante la corrupción batistiana, sancionar una ley de reforma agraria, impulsar una campaña de alfabetización, procesar a los criminales y llamar a elecciones. Al principio, el Gobierno de Castro gozó con pleno apoyo de los Estados Unidos.

27. A medida que pasaron los meses, la Revolución comenzó a tomar un rumbo más radical. El Gobierno nacionalizó la banca y expropió las propiedades agrícolas, los ingenios azucareros y las compañías eléctricas, telefónicas y ferroviarias. Esto generó que miles de cubanos pertenecientes a la clase alta, media alta y media se marcharan al exilio. Por otra parte, provocó la inmediata reacción de Estados Unidos, cuyas empresas vieron afectados sus intereses. El país norteamericano decidió suspender la importación de azúcar cubana y la exportación de petróleo a la isla.

Cuba respondió celebrando un pacto de reciprocidad con la Unión Soviética, por el cual éstos se comprometían a comprar el azúcar cubana a precios mayores que los del mercado, suministrar petróleo crudo y a colaborar con insumos tecnológicos y técnicos para el desarrollo de la economía isleña. Se calcula que la Unión Soviética aportó unos cinco mil millones de dólares anuales a Cuba para la subsistencia del régimen.

28. Las empresas Texaco, Esso y Shell se negaron a refinar el crudo soviético, por lo que Castro decidió expropiarlas sin indemnización. Tras la decisión, Estados Unidos rompió relaciones diplomáticas con Cuba y ordenó un embargo económico que se mantiene hasta la actualidad. El embargo incluye dos prohibiciones: los ciudadanos estadounidenses no pueden gastar dólares en Cuba y las empresas norteamericanas no tienen permitido comerciar con la isla.

29. El 15 de abril de 1961, 1.400 exiliados cubanos armados y entrenados por Estados Unidos intentaron tomar Cuba por asalto en Playa Girón, ubicada sobre la Bahía de Cochinos. El argentino Rodolfo Walsh, que trabajaba en una agencia de noticias, recibió un mensaje cifrado que resultó tener información sobre el ataque y avisó al Gobierno cubano. Las fuerzas de Castro, que contaban con más de 32.000 soldados apoyados por tanques, lograron repeler la agresión en 72 horas. El presidente Kennedy decidió no autorizar la invasión directa.

La invasión a Bahía de Cochinos constituyó uno de los mayores fracasos en política exterior en la historia de los Estados Unidos. Además, logró cohesionar a los cubanos frente a un enemigo externo, lo que incrementó la popularidad de Castro y la adhesión al régimen. A partir de este momento, Castro se declaró abiertamente marxista y anunció que la Revolución tomaría un rumbo socialista, tal y como desearon desde un principio sus principales lugartenientes, Raúl Castro y Ernesto Guevara.

La crisis

30. Las medidas económicas que tomaron los rebeldes en Cuba produjeron una crisis económica que comenzó con la llegada de la Revolución y se prolongó hasta nuestros días. Una de las pruebas más contundentes al respecto son las cartillas de racionamiento, instauradas en 1962 y aún vigentes por la escasez generalizada. Cada familia recibe de forma mensual una cantidad determinada de arroz, azúcar, pollo, chícharos, huevos, café, espagueti, frijoles, sal y fósforos subsidiados por el Estado. Estos víveres alcanzan para doce días: el resto debe conseguirse “por izquierda”.

Los cubanos deben hacer largas filas para recibir los productos, insuficientes para cubrir las necesidades mensuales básicas de alimentación. Durante la pandemia de coronavirus, la cantidad de alimentos de la cartilla se redujo aún más, lo que provocó una ola de críticas de los residentes más pobres de la isla.

31. En octubre de 1962, Castro protagonizó uno de los momentos más tensos en la historia de la humanidad: nunca antes las posibilidades de una guerra termonuclear fueron tan reales como durante la llamada “Crisis de los Misiles”. Con el objetivo de no ser derrocado por Estados Unidos, el líder cubano hizo gala del nuevo pacto con los soviéticos y solicitó la instalación de misiles nucleares de medio alcance en territorio cubano, que permitirían atacar a ciudades como Nueva York o Washington en cuestión de minutos.

Los soviéticos accedieron al pedido, felices del nuevo enclave socialista erigido en medio de Occidente. Pero los aviones U-2 norteamericanos detectaron el emplazamiento de los misiles nucleares. El 22 de octubre, el presidente Kennedy salió en cadena nacional y anunció un bloqueo aéreo y naval contra Cuba. Además, lanzó un ultimátum a rusos y cubanos para la eliminación de las armas de destrucción masiva.

32. Fidel Castro, ya sin atisbos de sensatez, pidió al líder soviético Nikita Jrushchov que ataque a Estados Unidos con armas nucleares si éstos decidían invadir Cuba, lo que tal vez hubiera significado la desaparición de la isla y de la humanidad. Días después, Nikita Jrushchov y John Kennedy acordaron retirar los misiles de Cuba, sin consultar a Castro, A cambio, Estados Unidos accedió a desmantelar los misiles nucleares emplazados en Italia y Turquía, y prometió no realizar otra incursión sobre Cuba.

33. Durante los 13 días que duró la crisis, Ernesto Guevara fue uno de los partidarios de la guerra nuclear, lo que consideraba indispensable para eliminar al capitalismo del planeta, aún a costa de miles de millones de vidas.

El legado

34. Fidel Castro posee el triste récord de ser el gobernante no monárquico que más tiempo se mantuvo en el poder en toda la historia: nada menos que 49 años y 49 días. Durante su mandato vio pasar a diez presidentes de Estados Unidos: Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush padre, Clinton y Bush hijo. El castrismo es lo más parecido a una dinastía en Hispanoamérica y lleva 62 años, 10 meses, y 24 días gobernando a la Isla.

35. El artículo 5 de la constitución cubana establece que “el Partido Comunista de Cuba, único, martiano, fidelista, marxista y leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, sustentado en su carácter democrático y la permanente vinculación con el pueblo, es la fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado”. Para Amnistía Internacional, en Cuba no existe la libertad de expresión, la libertad de opinión, ni las libertades políticas. Ángel de Fana, escritor cubano detenido y obligado a exiliarse, dijo al diario ABC que no existe “una cifra exacta” del número de presos políticos en Cuba, pero “calculamos que, desde 1959 hasta mediados de 1970, hubo unos 30.000. A mediados de los noventa había reconocidos unos 400. Hoy hay más de 600, de los que alrededor de 500 fueron detenidos tras las marchas del 11 de julio pasado”.

35. Según fuentes cubanas, el Gobierno de la isla le debe unos 2.700 millones de dólares a la Argentina: 1.279 millones por un préstamo de 1973 y 1.412 millones en concepto de intereses. La deuda comenzó con una línea de crédito que Perón abrió para Fidel Castro con el objeto de financiar maquinaria agrícola y automóviles del tipo Ford Falcon, Fiat 125, Renault 12 y Peugeot 404. Durante casi 50 años, el gobierno argentino intentó cancelar esa deuda, con resultados infructuosos. Luego de comenzada la pandemia, la administración de Díaz-Canel ofreció cancelar esa deuda con vacunas Soberana 02 y Abdala.

36. Para sobrevivir durante más de cinco décadas, el régimen de Castro utilizó los recursos disponibles en el momento: primero fueron las empresas nacionales y extranjeras; luego la ayuda soviética, después el turismo, el petróleo venezolano y finalmente, los recursos humanos de Cuba: miles de médicos cubanos trabajan en todo el mundo para solventar las necesidades del régimen.

37. Cuando la Unión Soviética cayó en 1991, se esfumó la principal fuente de ingresos del régimen cubano y se profundizó la crisis económica de la isla. Fidel Castro decidió, entonces, permitir el ingreso de cierta cantidad de turistas a Cuba, y negociar con empresas privadas para la construcción de hoteles de lujo. El cubano promedio es incapaz de acceder a estos centros turísticos all inclusive y debe conformarse con intentar rescatar algunos dólares, insumos de limpieza o ropa de los desprevenidos extranjeros.

38. Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía en el año 2001 y tutor del ministro argentino Martín Guzman, fue muy cercano a Fidel Castro. Según el periodista español Ignacio Ramonet, éste se lo presentó diciendo: “Es economista y norteamericano, pero es lo más radical que he visto jamás. A su lado, yo soy un moderado”.

39. Desde la llegada de Castro al poder, se calcula que el 20% de la población cubana, unas 2,5 millones de personas, abandonaron el país y se marcharon al exilio, la mayoría de ellos para siempre.

40. Desde 1959, Fidel Castro y sus secuaces organizaron, financiaron y entrenaron a decenas de miles de militantes, que crearon un ejército que luchó contra el capitalismo y los regímenes democráticos de todo Occidente con técnicas de guerrilla y sabotaje. Ilustrativo es el caso de África, donde hasta 600.000 cubanos participaron de conflictos armados durante décadas en países como Argelia, Angola, Congo, Eritrea, Etiopía, Somalia o Mozambique. Se calcula que unos 13.000 cubanos yacen enterrados en tumbas africanas.

Cuba, hoy

41. En la Cuba de nuestros días se viven momentos de extrema tensión. Los cubanos deben lidiar con la persistente crisis económica, la burocracia estatal, los apagones constantes, la falta de transporte, la escasez de medicamentos e insumos, las libretas de racionamiento, la corrupción y la falta de libertades civiles y políticas.

42. Muchos utilizan la excusa del embargo para justificar la catástrofe económica que los cubanos viven desde hace décadas. La realidad es que el embargo es perjudicial, pero no prohíbe a Cuba comerciar con el resto de los países del mundo. De hecho, el castrismo posee sólidas relaciones comerciales con países como China, Venezuela, España, Rusia, Canadá, México y Argentina. Incluso Estados Unidos es uno de los cinco socios principales de la isla: en el año 2019, Cuba recibió productos norteamericanos por un valor total de 279 millones de dólares.

Por otra parte, los cubanos que viven en Estados Unidos envían miles de millones de dólares a sus familiares por año, y hay más al menos una decena de motivos por los cuales los norteamericanos pueden solicitar un permiso para viajar a Cuba y disfrutar de unas buenas vacaciones en los hoteles cinco estrellas que tiene la isla.

43. Desde la llegada del castrismo, decenas de miles de cubanos desaparecieron o murieron ejecutados, por huelga de hambre, por negligencia médica en las cárceles o ahogados en el mar Caribe intentando escapar. A pesar de que Fidel gozó un buen trato durante los meses que estuvo en prisión, cientos de opositores pasaron décadas en la cárcel y muchos perdieron la razón o se quitaron la vida. Millones de personas jamás volvieron a ver a sus familias.

44. En el año 2006, Fidel Castro dio un discurso de una hora y media en la Universidad de Córdoba durante la Cumbre de los Presidentes. Miles de jóvenes asistieron a escuchar las palabras del dictador bajo una gélida noche de julio.

45. En el año 1959, Castro recibió una Cuba con algunos problemas de pobreza y desempleo. Las cifras económicas del país eran similares a las de países hispanos como Costa Rica o Uruguay. 62 años después, los números que el gobierno de la isla presenta a organismos internacionales carecen del menor rigor científico y contradicen la realidad que millones de cubanos manifiestan dentro y fuera del país.

46. En el año 1898, sólo el 28% de los cubanos sabía leer y escribir. Para 1959, esa cifra aumentó el 80%. A pesar de la propaganda de la dictadura sobre la educación en Cuba, la realidad es que la mayoría de los cubanos se alfabetizaron antes de la llegada de Castro al poder. La realidad es diferente: por la falta de inversión de empresas privadas, los profesionales cubanos deben conformarse con sueldos bajos o trabajos para los que están sobrecalificados. En Cuba, un ingeniero naval gana alrededor 4.000 pesos por mes (unos 150 dólares) y debe arreglárselas para substir.

47. La Cuba del siglo XXI tiene una pobreza mayor al 50%: el cubano promedio vive con 25 dólares mensuales. En la gran mayoría de las viviendas en Cuba viven familias enteras, hacinadas entre cuatro paredes que necesitan refacciones urgentes. Según el diario Granma, sólo el 13% de los cubanos recibe agua las 24 horas. El Instituto de Recursos Hidráulicos de Cuba reconoce que apenas el 16% de la población tiene un fácil acceso a este recurso.

48. Cuba tiene hospitales de alta categoría para los miembros del Partido Comunista y quienes puedan pagarlos. El cubano promedio sufre la escasez de médicos y especialistas, enviados a trabajar al extranjero para sostener al régimen. La infraestructura es pésima y en los hospitales lo usual es la falta de insumos, medicamentos básicos y ambulancias. La pandemia de Covid-19 desnudó aun más las falencias en la Salud de Cuba: el Gobierno recrudeció el racionamiento y agravó la crisis económica dentro de la crisis sanitaria.

49. Hace cinco años, el dictador Fidel Castro partió hacia el otro mundo. Su velorio fue multitudinario. La Cuba de hoy, aunque empobrecida y humillada, está asqueada del régimen. Y a pesar del miedo que inspira el Estado represor, los cubanos tienen motivos para mantener la esperanza: el pasado 11 de julio, miles salieron a las calles a pedir por libertad. El Covid-19 debilitó aún más al régimen de Díaz-Canel: el acceso de los jóvenes a la tecnología generó que millones crean que una realidad mejor es posible.

Raúl Castro tiene 90 años: la misma edad que tenía Fidel cuando murió. La historia dirá si la muerte de Raúl dará la estocada final para la dictadura. Mientras tanto, millones de cubanos esperan el fin de la infamia, una infamia que duró más de seis décadas, pero que está inevitablemente cerca de su final definitivo: la libertad.

La Voz

Más Noticias