abril 20, 2024 10:00 am

En pleno juicio, detuvieron a dos acusados por la causa de “la Trenza”

Un final acalorado tuvo el final de la segunda audiencia de alegatos en la causa por “La Trenza” de los remates judiciales, luego de que el fiscal Enrique Gavier pidiera al tribunal que a dos de los acusados los detuviera porque les acababa de solicitar elevadas penas de prisión y quería asegurar su presencia en el resto del juicio a fin de garantizar la continuidad del debate.

Esta primera parte del alegato de Gavier fue contundente en enumeración de prueba y luego de varias horas de emitir conclusiones pidió penas de prisión para cuatro de los acusados. A Walter José Bucheme (55), sindicado como líder de la asociación ilícita, le pidió 8 años de prisión; mientras que para el martillero Roberto Alfredo Ponce (38), solicitó encierro por 6 años.

La solicitud, según el fiscal para garantizar su presencia hasta el final del debate, debido a sus antecedentes y para asegurar el final del juicio, cayó como una lluvia helada en toda la sala de audiencias, sorprendiendo incluso a los vocales de la Cámara 10ª del Crimen.

Mientras la sala se llenaba de policías, el tribunal -integrado por Juan José Rojas Moresi (presidente), Mónica Traballini y Eugenio Pérez Moreno- pasó a deliberar y regresó con la resolución de detener a ambos imputados.

Esto generó la reacción de los abogados defensores de ambos, Francisco Lavisse y Facundo Pace quienes atacaron a Gavier por su determinación. Lavisse criticó la “falta de objetividad” del fiscal y su ensañamiento con los detenidos, juzgando como venganza su decisión de detenerlos.

Mientras Ponce lloraba y trataba de pedir clemencia por tener un hijo pequeño, la sala se tornó en hervidero, pero nada impidió para que los detenidos fueran esposados y conducidos hacia la cárcel de Bouwer.

Durante su alegato, Gavier responsabilizó a Bucheme de haber participado en 96 remates judiciales y describió las modalidades de “aprietes” para captar el manejo de esas subastas.

Pero buena parte de la acusación estuvo dirigida al tramo de la causa “Ghisleri”, por la que se le adjudica haber usurpado una casa y fraguar documentación para colocar a dos hermanos como supuestos inquilinos y evitar el usufructo a quienes poseían parte del inmueble. En ese tramo está como querellante Miguel Ortiz Pellegrini, quien todavía debe alegar en próximas audiencias.

Los cargos a Bucheme, además de la asociación ilícita son usurpación, defraudación (dos hechos), uso de documento falso, partícipe de falsificación de documentación pública y tentativa de estafa procesal.

Además, en esta primera parte de sus alegatos, Gavier pidió también dos años y ocho meses para el arrepentido Norberto Fabián Ambrosioni (50) y para Juan Matías Altamirano (40) solicitó cuatro años y medio de prisión.

Ahora, falta que la Oficina de Gestión de Audiencias (OGA) fije nuevas fecha para la continuidad del juicio. Todavía queda pendiente que Gavier se pronuncie respecto de los 20 acusados restantes, 19 de los cuales se mostraron arrepentidos y al empezar el juicio confesaron su culpabilidad según lo que indica la acusación. Además, resta que expresen sus alegatos el querellante Ortiz Pellegrini y los defensores.

Antecedentes y algo más

El pedido de detención a acusados después de los pedidos de pena registra dos antecedentes claros con el mismo fiscal y otras circunstancias muy similares, como el escenario de la Cámara 10ª del Crimen.

En la megacausa del Registro de la Propiedad, en abril de 2010, los fiscales Pablo Sironi y Enrique Gavier habían pedido prisión efectiva para los esposos José Almirón y Graciela Chiatti (a tres años y medio y tres años y nueve meses). El tribunal dictó un cuarto intermedio y fijó audiencia para la última palabra y deliberación, pero ambos acusados se fugaron. El juicio debió anularse y, tras ser detenidos, debió hacerse otro con ellos y los otros acusados, con condenas para todos.

Acaso por esto, quien más sufrió este antecedente fue el empresario Jorge Petrone. El 8 de enero de 2014, tras el pedido de pena de prisión efectiva de los mismos fiscales, se produjo el pedido de detención inmediata que se concretó. Petrone se había sometido a todo el proceso sin faltar a ninguna de las obligaciones. Finalmente, el empresario desarrollista fue condenado a la pena requerida por los fiscales.

Por eso, estos pedidos de detención con estos mismos actores -siempre en la Cámara 10ª del Crimen, con el vocal Juan José Rojas Moresi- pueden sugerir similares resultados.

La Voz

Más Noticias