abril 20, 2024 11:39 pm

David Fontana, un solista siempre en banda: “No podría lograr ese resultado por mi cuenta”

Como parte de Anticasper, Esencia, Nina, Los Hermanos Morgan y otros proyectos, David Fontana carga con una vasta experiencia en el circuito musical cordobés. Si bien tiene 32 años, se lo puede ver arriba de distintos escenarios al menos desde hace 15, cuando emergió como un joven de particular talento que tocaba la guitarra y cantaba con el alma de alguien anclado en los años ‘60 o ‘70.

A lo largo de la década pasada, Fontana se consolidó también como una de las voces autorales más originales de su tiempo. Con admiración directa por Lou Reed y Neil Young, comenzó a escribir canciones que se destacaban por su particular mirada. Un punto de vista propio en el que el humor, la ironía y el ingenio se combinaban para generar sorpresa, incredulidad y, la mayoría de las veces, encanto inmediato.

Luego de la disolución de Anticasper –que volvió meses atrás con dos conciertos-, el músico no había vuelto a publicar material desde Anillaco, el tercer trabajo de su anterior banda. Pero entre finales de 2020 y comienzos de 2021, este inquieto instrumentista y narrador de su propio tiempo fue mostrando de a poco las canciones que hoy integran Gema, su primer EP como solista y uno de los lanzamientos locales de mayor proyección en el último año.

Producido por Bernardo Ferrón, ese material encuentra a Fontana actualizando su sonido y su propuesta. Con una impronta acústica y psicodélica, el EP muestra el costado más sensible del cantautor. Además, el músico confirma que sigue siendo un retratista brillante de situaciones y escenas de la vida cotidiana (Romance en la gomería) y es capaz de emocionar y hacer reír con una misa frase (“Tu suspiro es mi ventilador”, dice en Hermorragia).

¿Qué otro artista de la escena indie-rockera local podría incluir una referencia al “chori de Luisito” –el del Parque Sarmiento, claro- con la naturalidad y el desparpajo que caracterizan a Fontana cada vez que toma un micrófono?

Cierre de año

Otro de los logros de Fontana en este 2021 tiene que ver con su banda de acompañamiento, Los Cascotes de Oro, proyecto que se consolidó para defender y explorar sus canciones con lógica grupal.

Este jueves, junto a Clara Agüero y Federico, el quinteto capitaneado por Fontana tendrá su segunda presentación –debutó en el reciente ciclo Flores en el pelo, del Centro Cultural España Córdoba- y cerrará su año particular en Club Paraguay, en un concierto que promete adelantar algunas pistas sobre el futuro próximo del proyecto. Antes de eso, su creador compartió este ida y vuelta con VOS.

—Tenés más de 15 años de experiencia en la escena local. ¿Cómo fue esto de volver a empezar con un proyecto pero esta vez como solista?

—Para mí fue más bien una necesidad de no dejar de crear y proponer que un deseo de encarar un nuevo formato o lanzarme como solista. La pandemia freezó varios de mis proyectos pero las ideas y las canciones no dejaban de aparecer. Tuve la necesidad de registrar eso y que no quede en el tintero. Naturalmente apareció un EP y hubo que darle una identidad artística, así que también aparecieron los videos. Se fue dando y de repente me encontré en esa situación de lanzarme como solista. Me emocionó esa idea: que se de tan naturalmente y a la vez poder vivir y conocer esa experiencia. No es algo totalmente distinto a tocar con una banda pero tiene sus condimentos especiales, y como toda cosa nueva me llamaba la atención.

—¿Cómo viviste el proceso creativo detrás del EP? ¿Qué significan para vos esas canciones en relación a todo lo que hiciste con Anticasper, Esencia, etc.?

—El proceso fue muy curioso. Yo había compuesto Romance en la gomería, que surgió justamente en un viaje de Anticaper, mientras pensábamos un disco de “canciones de amor”. Pasó el tiempo, con la banda no la llegamos a tocar y tiempo después la grabé con Bernardo. Ahí él me dijo: “¿No te animás a tirarte un par de temas más?”. Tenía algunas otros temas y curiosamente todas estaban ligados por una temática de vínculos humanos y experiencias románticas, algo que con Anticasper nunca abordé tan directamente. Después, además de esas cuatro surgieron muchas más canciones que ahora me puedo dar el lujo de tocar con Los Cascotes de Oro.

—Aunque reafirmas tu camino solista, seguís apostando por la instancia colectiva. ¿Qué le aporta la banda a tus composiciones en esta nueva etapa?

—Surgió como una necesidad humana de interactuar con otros músicos, que para mí es una parte clave de lo que se transmite después cuando tocás y también del resultado musical que lográs. Fue hermoso y espontáneo cómo se dio. Me junté con Iñaki (Ruibal) y empezamos a armar la banda que podría tocar estos temas. Cuando nos juntamos fue no sólo crear una banda sino un grupo de amigos, lo cual se nota en el toque y en las miradas. Ellos aportan su personalidad como músicos. No podría lograr ese resultado por mi cuenta. Es muy democrático cómo se da todo. No soy de imponer, hasta los chicos me cambian las estructuras de los temas. Siempre estamos abiertos a las nuevas ideas. Si bien esto es David Fontana y los Cascotes de Oro, para mí ese “y” está bastante de más.

—Sos un músico experimentado que sigue en contacto con las nuevas generaciones y los artistas que van apareciendo en la escena. ¿Qué balance hacés del presente del circuito musical de Córdoba?

—Después de haberla vivido durante 15 años, lo que veo en la escena es una evolución desde el desarrollo profesional y desde la concepción de lo artístico como algo integral, que no sólo conlleva hacer música y tocarla. No sólo desde los artistas, sino también desde los espacios culturales y los gestores veo que hay una apuesta no sólo sonoro, sino visual e ideológica. Todo eso hace que tenga una proyección mucho más alta. Hay más bandas de exportación, que suenan directamente en otros países, y eso antes era más difícil. El talento y la originalidad son dos sellos que siempre existieron en Córdoba, pero hay una nueva conciencia. Muchos artistas jóvenes enriquecen las nuevas propuestas con su espontaneidad y quiebran los viejos vicios también.

Para ir

David Fontana y Los Cascotes de Oro se presenta este jueves 2 de diciembre desde las 19 en Club Paraguay (Marcelo T. de Alvear 651), junto a Federico y Clara Agüero. Entradas en venta desde $ 600 en Alpogo.com.

La Voz

Más Noticias