abril 15, 2024 2:59 pm

Un policía acribilló a tiros a un hombre en silla de ruedas que intentó robar en una tienda

Un oficial de policía de Tucson, en Estados Unidos, fue despedido de su cargo después de ser acusado de dispararle nueve tiros a un sospechoso de robo que iba en silla de ruedas. De acuerdo con las autoridades, la víctima murió por los disparos y tenía un cuchillo en su poder.

Tras el hecho, la Policía anunció en una conferencia de prensa que el oficial Ryan Remington fue despedido por uso excesivo de la fuerza.

Las autoridades informaron que Richard Lee Richards, de 61 años, murió en el lugar. El tiroteo fue grabado con la cámara corporal de Remington.

El jefe de policía de Tucson, Chris Magnus, afirmó que se sentía “profundamente perturbado y preocupado” por las acciones de Remington y que la Oficina del Fiscal del Condado de Pima está revisando el caso.

“Su uso de fuerza letal en este incidente es una clara violación de la política del departamento y contradice directamente múltiples aspectos de nuestro uso de fuerza y entrenamiento”, dijo Magnus.

La alcaldesa de Tucson, Regina Romero, dijo en un comunicado que las acciones de Remington fueron “inconcebibles e indefendibles”, y que la Oficina del Fiscal del Condado cuenta con todo su apoyo a medida que avanza con su investigación.

El abogado de Tucson, Mike Storie, que representa a Remington, dijo en un comunicado que su cliente “no tenía opciones no letales”.

“Tenía una Taser, pero en su mente no podía usarla porque no sentía que tuviera la extensión adecuada para desplegarla, con la silla de ruedas entre él y Richards”, dijo Storie.

Magnus dijo que Remington, un veterano de cuatro años, estaba en una “asignación de servicio especial, básicamente un detalle de seguridad” en la tienda Walmart en el centro comercial Midvale Park el lunes por la noche.

Un empleado de prevención de pérdidas en Walmart le avisó a Remington que un hombre en una silla de ruedas motorizada supuestamente había robado una caja de herramientas de la tienda.

Según la policía, Remington y el empleado de la tienda siguieron al hombre afuera y le pidieron un recibo.

Según los informes, Richards dijo “Aquí está mi recibo”, sacó un cuchillo y siguió avanzando hacia una tienda de mejoras para el hogar cercana.

Remington supuestamente le ordenó a Richards que soltara el cuchillo y no entrara a la tienda, pero el sospechoso ignoró al oficial antes de que le dispararan fatalmente y se cayera de su silla de ruedas.

La Voz

Más Noticias