abril 15, 2024 4:50 pm

Cuáles fueron las mejores series y películas de 2021

El año no se terminó, es verdad. Pero en la recta final, es extraño que aparezcan novedades. Por eso, adelantándonos al cierre de este 2021, algunas y algunos de los periodistas de VOS seleccionamos las películas y series que más disfrutamos en estos 12 meses.

En cada categoría elegimos solo cincos productos, con lo cual han quedado muchas buenas propuestas afuera. Si hubiera sido un top 10, otros nombres se sumarían en estas listas.

En el caso de las series, seleccionamos solo nuevas temporadas, dejando de lado algunas grandes ficciones que regresaron este año, como la celebrada tercera parte de Succession.

En el caso del cine, intentamos seleccionar películas que hayan llegado, al menos por unos pocos días de estreno, a las salas de cine. Con lo cual quedó un gran espectro de filmes que pasaron derecho a plataformas de streaming sin contemplar. Como todo recorte, puede ser injusto. Pero la proliferación de contenidos obligó a definir criterios.

Series

Las cosas por limpiar

Inesperadamente, esta serie, destinada a ser una pequeña historia de vida, tuvo un impacto enorme en la audiencia y se ganó los lugares de lo más visto de Netflix en su momento de estreno, muy cerquita del mega fenómeno El juego del calamar. Las cosas por limpiar cuenta el derrotero de Alex, una joven madre que intenta sobrevivir a la pobreza, la violencia de género y la falta de oportunidades. Parte del increíble magnetismo de su relato recae en su protagonista, la genial Margaret Qualley. En Netflix.

Mare of Easttown

Otra serie de una mujer cansada, en este caso, por otros motivos. Kate Winslet dejó una clase de actuación en Mare of Easttown, esta miniserie policial, en la que interpreta a Mare Sheehan, la jefa de policía de un pequeño pueblito, que debe resolver el crimen de una joven interrogando a vecinos, amigos y hasta familia. todo, mientras lidia con su caótica vida personal como mujer, madre y abuela. ¿Hacía falta otro policial sobre chicas muertas? No, pero Winslet hizo de este uno superior. En HBO Max.

El juego del calamar

Probablemente la mayor “tapada” del año por venir de Corea del Sur, fue sin dudas una de las producciones más comentadas de 2022. El morbo de su propuesta a nivel conceptual –un grupo de personas que atraviesan diferentes pruebas para sobrevivir y llevarse una cifra multimillonaria- fue apenas el disparador inicial. El juego del calamar se convirtió en un fenómeno global gracias a una historia atrapante, compleja desde lo emocional y lo filosófico, y contada con maestría técnica y audiovisual. En Netflix.

Maradona: sueño bendito

Era la serie más esperada del año para los argentinos. Y despertó todo tipo de reacciones, como la vida de la persona real en la que se inspiró. La biopic seriada de Diego Armando Maradona demostró ser una ficción de dimensiones épicas: por el dinero que requirió, las locaciones, los actores, la producción y el despliegue. Y si bien puede considerarse que tuvo altibajos en su resultado, lo cierto es que Maradona: sueño bendito es una de las biografías seriadas mejores logradas en Argentina, contando una de las vidas más difíciles de contar. En Amazon Prime Video.

El reino

Es tentador medir el valor de El reino por los temas que actualizó en la discusión nacional, en relación con los cruces entre religión, poder y política. Pero lo cierto es que El reino puede ser valorada también exclusivamente en su faceta ficcional. Con un dream team de actores argentinos, la sociedad entre Marcelo Piñeyro y Claudia Piñeiro demostró ser sólida, atractiva, tener ritmo serial, y ser a la vez mainstream y de calidad. Dejaron todo dado para una nueva temporada. En Netflix.

Cine

La crónica francesa

Manifiesto político con forma de recreo, el décimo filme del exquisito director estadounidense se pasea por una Francia ficticia con tres narraciones de arte y convulsión social que son un deleite visual. Es también el filme en que Wes Anderson hace explícita su deuda estilísticamente literaria con The New Yorker, la afamada revista neoyorquina de donde son tomados los episodios que transcurren como páginas impecables. El elenco (viejos y nuevos colaboradores estrella) no hace sino sellar un staff de expatriados inolvidables.

Justicia implacable

Nadie preveía el giro que da el director Guy Ritchie de la recordada Snatch: Cerdos y diamantes en este remake letal de Le convoyeur (2004). Toda la velocidad, desparpajo y golpes de efecto que caracterizaron al trabajo del realizador inglés se va por la tangente en la recreación desde varias perspectivas de un atraco que termina de forma dramática. El sucinto H. (Jason Statham) encabeza Justicia implacable como un supuesto guardia de seguridad cuyos cabos sueltos aportan una capa de misterio extra.

Candyman

No era sencillo retomar el mito de Candyman (1992), filme de culto de Bernard Rose, sin perecer en el intento. Bien asistida por Jordan Peele (reconocidamente versado en la mixtura de horror y racismo), Nia Da Costa entrega un filme contundente. La gentrificación de lujo y el arte contemporáneo funcionan como marcos de diseño ideal para desenterrar una violencia social que no discrimina épocas, y que encuentra en la figura ganchuda del inclemente Daniel Robitaille a un mártir insospechadamente actual.

El prófugo

La película elegida este año para representar a la Argentina en los Oscar es una sorpresa por donde se la mire, ya sea por la adaptación de El mal menor de C.E. Feiling, la actuación perfecta de Érica Rivas, la preponderancia del sonido en un filme donde no existe monstruo evidente y el soslayado abordaje de género. En la línea del nuevo cine extraño británico, El prófugo, de , Natalia Meta, consigue incomodar con muy poco y de paso sacar alguna que otra carcajada.

J’accuse-El affair Dreyfus

Zorro astuto de prontuario pesado, Polansky vuelca la simulación de una era sin verdad en el tan verídico como anacrónico caso Dreyfus. La investigación de la injusta acusación contra el capitán Alfred Dreyfus (Louis Garrel) que adopta como causa propia el coronel Georges Picquart (Jean Dujardin) deviene una fábula de terror conspirativo que abarca la estructura de una nación entera. Hallazgos, gestos y amenazas mínimas ponen la piel de gallina en una trama asfixiante a pesar de sus abiertos escenarios.

La Voz

Más Noticias