abril 19, 2024 9:06 am

Un amor nazi, la máquina de matar y el valor de la memoria colectiva

El libro llega a mis manos con la recomendación amable de una amiga: “Si te parece un plomo, dejalo”. Hace tiempo que no me obligo a leer un libro si no me gusta.

Ruta de escape, de Philippe Sands, es una investigación fascinante, escrita con los recursos de la literatura más refinada. A medida que la lectura entra al terreno de la investigación documentada palmo a palmo, avanza el relato policial, la historia de amor, la crónica del nazismo, la crónica de una fuga, el registro del silencio cómplice, el retrato familiar lleno de monstruos y de ausencias.

La motivación para esa tarea gigantesca surge de la biografía del autor. En 2012 Sands viajó a Lviv, hoy Ucrania, para hablar de derecho internacional, su especialidad como abogado. De paso, conocería la casa donde había nacido su abuelo, Leon Buchholz, quien fue uno de los dos únicos sobrevivientes de una familia de 80 personas masacradas por los nazis. La génesis del libro se sitúa en la región de Galitzia, con Hans Franz como gobernador general de Polonia, y su delegado local, el nazi Otto von Wächter.

La historia de Leon conduce al hijo de Otto, Horst. Sands inicia un diálogo con él y reconstruye los vínculos de la familia del criminal nazi. La lectura se vuelve vertiginosa.

El autor desarrolla las diferentes líneas del relato con suspenso, anticipando o retrasando la información monumental que el libro ofrece.

Las charlas con Horst Wächter, hijo de Otto, abren la caja de Pandora. Una palabra lleva a los indicios y al tesoro más valioso de la investigación: el diario de Charlotte.

¿Quién es Charlotte Bleckmann? La madre de Horst. La mujer que más amó a Otto, alto mando de las SS, orgullo de la raza aria. El matrimonio tuvo seis hijos y una convivencia dosificada según las campañas de Hitler lo permitieran.

“Es una especie de amor nazi”, dijo Sands al editor. La frase no exagera.

La relación entre Charlotte y Otto fue intensa. Ella dio más de lo que recibió y por eso, para Sands, es el espejo en el que se mira su hijo Horst. Charlotte se convierte en el motor del libro, es quien tiene la palabra misteriosa, solapada, en clave; quien visita a su esposo en las montañas cuando termina la Segunda Guerra y Otto huye hacia las alturas heladas. La esposa trama redes de contención, de asistencia y de información. Es en sí misma una máquina que protege y actúa.

La crónica de Sands sobre el nazismo comienza en los albores del movimiento que luego sembró el terror en Europa. Otto fue un fiel servidor de Hitler, y Charlotte, la adoradora del líder, ciega a las atrocidades que ni siquiera registró en su diario. Con ella, “ver para creer” no funcionó. Otto viajaba todo el tiempo a los campos de exterminio, mientras ascendía de rango. Charlotte se mudaba de casa y escribía con entusiasmo sobre las mansiones que eran expropiadas. Entre referencias a la ópera, al Festival de Salzburgo y otras exquisiteces, queda claro que robaban casas señoriales y gran cantidad de obras de arte.

El libro va destapando los crímenes y los delitos apoyándose en el diario de Charlote. Ella omitió acontecimientos repudiados por el mundo no nazi y utilizó referencias cifradas. Desde el presente de Sands, Horst sigue de cerca la investigación.

¿Y si tu padre es un genocida? Ruta de escape también enfrenta al hijo y a la familia de Otto a los hechos. Si bien Horst escucha, asegura que su padre nunca pudo haber hecho todo lo que Sands descubre con documentación en mano. En tanto el resto de la familia se enfurece y avergüenza porque Horst habla “¡con ese judío!”.

El libro es apasionante por sus múltiples entradas.

Al leer sobre los mecanismos de poder y el exterminio sistemático descriptos por la investigación, vuelvo sobre los contextos históricos en los que siguen vigentes las preguntas sobre Verdad, Memoria y Justicia.

El libro de Sands enciende alertas frente al avance de los discursos aberrantes, de odio, que aumentan el número de sujetos clasificados para su exclusión. La fuerza de la palabra para descifrar estos mecanismos echa luz en 2021 sobre los nuevos huevos de la serpiente.

Más información

Reseña de “Ruta de escape”: peripecias de un criminal nazi

La Voz

Más Noticias