abril 20, 2024 11:40 am

Movilidad: el transporte público aún no se recupera de la pandemia

Lo que está sucediendo en el transporte público de Córdoba es algo que todos los actores que intervienen en el sistema ya preveían: la recuperación de pasajeros luego del parate absoluto que significaron las medidas para prevenir el contagio de Covid-19 en 2020 iba a ser muchísimo más lenta que la brusca caída.

Según los datos oficiales provistos por la Secretaría de Transporte provincial, en noviembre de este año se transportó el 63 por ciento de los pasajeros que habían viajado en el mismo mes de 2019. Y la información provista por la Secretaría de Movilidad de la Municipalidad de Córdoba muestra un porcentaje casi calcado: el 64 por ciento con comparación con dos años atrás.

En el caso del interurbano, en noviembre se cortaron 3.231.644 de pasajes. El mismo mes “prepandemia”, en 2019, había trasladado a 5.156.093 personas. Hay que recordar que el año pasado el sistema estuvo paralizado hasta mediados de diciembre de 2020.

En el urbano de la ciudad de Córdoba, el mes pasado terminó con 9.090.464 personas transportadas, contra 14.097.022 del mismo mes de 2019. El año pasado, el corte de boleto fue de 4.007.997, apenas un 28 por ciento que antes de la pandemia.

Como dato positivo, es que el crecimiento interanual es del 126 por ciento, lo cual muestra una recuperación que despierta cierto optimismo en el municipio.

Por eso, la semana que pasó se anunció la compra de 50 ómnibus más para Tamse, con el objetivo de preparar a la empresa municipal para la demanda que se espera para marzo, si es que ninguna variante de Covid-19 provoca la implementación de medidas restrictivas.

Hoy, la oferta de buses oscila entre el 75 y 80 por ciento de la prepandemia.

Además, se apuesta fuerte a la implementación del observatorio de movilidad, que permite evaluar en tiempo real las prestaciones del sistema.

Volviendo al interurbano, las perspectivas apuntan a un plazo menor: la temporada estival. En la Secretaría de Transporte, a cargo de Franco Mogetta, trabajan con un monitoreo constante de la demanda y a diario se acomodan los servicios.

Para el verano, se espera un crecimiento importante en los viajes a los destinos turísticos de la provincia de Córdoba. Y para marzo también esperan una recuperación.

Qué está sucediendo

Es importante que el transporte público estuvo paralizado por varios meses en 2020. El interurbano volvió recién en diciembre, y se había interrumpido en abril. El urbano se había puesto en marcha en julio, bajo un esquema de emergencia que supuso la reducción de líneas para minimizar el déficit que generaba la caída brusca de la cantidad de pasajeros.

Los ómnibus, por sus características, eran considerados por los especialistas como un sitio de alta probabilidad de contagio.

Sólo para tener en cuenta: en enero de este año, el interurbano transportaba apenas el 21 por ciento de los pasajeros que habitualmente utilizaban el sistema.

Y todos los actores ya sabían que la recuperación iba a ser mucho más lenta que la caída. Es que, como siempre se explica, el transporte tiene demanda derivada: la gente viaja por alguna razón como trabajo, ocio o salud.

Si no tiene por qué viajar, no viaja.

Qué puede pasar

Para el ingeniero Héctor Taborda, del Instituto de Investigación y Formación en Administración Pública (Iifap) de la Universidad Nacional de Córdoba, será difícil la recuperación del número de pasajeros que había en el transporte previo a la pandemia.

“Hubo cambios que modificaron la demanda, por ejemplo en las actividades como el trabajo con la adopción del teletrabajo y las centralidades barriales potenciadas”, señaló el investigador y exfuncionario municipal.

Otro elemento que sumó en el análisis es que, en el caso del urbano, hubo una migración de modos que, si bien no está cuantificada, es evidente. Se trata de personas que ahora utilizan la bicicleta, la caminata y un nuevo medio que es cada vez más común en las calles de córdoba: el monopatín eléctrico.

La Voz

Más Noticias