abril 14, 2024 7:15 am

Fórmula 1: el campeón necesario para un año inolvidable

Un final de película para una temporada que fue una serie con todos capítulos imperdibles. La Fórmula 1 vivió una campaña que se ubica entre las mejores de todos los tiempos, con una definición del campeón del certamen de pilotos que se estiró hasta la última vuelta de la última carrera disputada ayer en Abu Dhabi para saber quién sería el monarca. Finalmente, la corona quedó para Max Verstappen, la estrella a la que Red Bull apostó cuando empezaba a brillar y que hoy ilumina desde el cenit de la gloria.

Para que haya un gran campeón tiene que haber un antagonista de esas características. Y vaya que el neerlandés, de 24 años, lo tuvo. El siete veces campeón de la F1, Lewis Hamilton, acarició su octavo cetro. Hizo todo para merecerlo. Metió una reacción impresionante en las últimas carreras (ganó las tres previas a la de Abu Dhabi) y ayer venía ganando con comodidad, tras una gran partida (largó segundo y superó a Verstappen en la largada), exhibiendo todas sus dotes de gran campeón. Pero el destino, esta vez, le dio la espalda. A falta de cinco vueltas para el final, el canadiense Nicholas Latifi perdió el control de su Williams y terminó impactando contra el guardarrail. Eso obligó al ingreso del auto de seguridad, lo que permitió que Verstappen ingresara a cambiar gomas (puso las más veloces) y se acercó a la cola del Mercedes de Hamilton, tras estar 12 segundos detrás.

En la última vuelta, Verstappen hizo valer el cambio de neumáticos y fue más veloz que el británico para ganar de manera agónica la carrera y celebrar su primera consagración como campeón del mundo de Fórmula 1, el piloto número 34 en conseguir este cetro en la historia de la F1.

A Mercedes le quedó la corona en el Campeonato Mundial de Constructores, ya que totalizó 613,5 puntos, contra los 585,5 que reunió Red Bull a lo largo de la campaña.

El resto

Ojo que no todo fue Verstappen vs. Hamilton o Mercedes vs. Red Bull en esta temporada. “La Máxima” tuvo riqueza de lucha en los distintos lugares de la parrilla. Ferrari recuperó terreno, tras su olvidable 2020 (había termino sexto en el torneo de equipos, su segunda peor clasificación histórica). En este 2021, el auto y sus pilotos (Charles Leclerc y Carlos Sainz) fueron muy regulares, lo que les permitió quedarse con el tercer puesto en el Mundial de Constructores. Cuarto finalizó McLaren, que si bien tuvo un gran inicio de año con Lando Norris y el triunfo logrado por Daniel Ricciardo en Monza, en la parte final de la campaña perdió terreno en su lucha contra los italianos.

Gran año para Alpine, la reconfiguración de la estructura de Renault. Fernando Alonso volvió con todo a la categoría (a sus 41 años está en tremenda plenitud y culminó 10° en el torneo), mientras que Esteban Ocon ganó en Hungría y tuvo momentos de mucho protagonismo, aunque con irregularidad. También volvió a cumplir una destacada labor el francés Pierre Gasly, con AlphaTauri. La escuadra subsidiaria de Red Bull volvió a estar en la conversación en varias carreras, aunque el japonés Yuki Tsunoda prometió más de lo que cumplió.

Los que no tuvieron el año esperado fueron los autos de Aston Martin. La escuadra inglesa volvió a la F1 tras 60 años y tiene mucho trabajo por delante. El inoxidable talento del alemán Sebastian Vettel (fue el piloto que más sobrepasos hizo en la temporada) fue de lo mejor del equipo. Pero quedó en deuda.

Bien por Williams, que volvió a sumar puntos (en 2020, por primera vez en su historia, no había logrado unidades). Terminó con 23 y marca que el trabajo que Dorilton Capital, la empresa de capitales estadounidenses que compró al equipo en 2020, comienza a rendir sus frutos. El pasado 28 de noviembre, Frank Williams (el creador de esta mítica escudería en 1977) falleció a sus 79 años. Dejó un gran legado (su equipo logró siete campeonatos de pilotos y nueve de constructores) y, de a poco, la escudería se va reconstruyendo.

Alfa Romeo quedó un paso atrás de lo esperado, en la temporada que significó el retiro de Kimi Raikkonen, mientras que Haas hizo lo que se esperaba: ser último.

El otro triunfo

La Fórmula 1 disfruta de un renacer. Pero esto no sólo tiene que ver con lo deportivo, más allá de que sea la pata más importante. La categoría hizo fuertes apuestas por fuera de los circuitos para captar a nuevos fanáticos. Lo hizo con una fuerte reestructuración en su trabajo en redes sociales y también con la generación de contenidos vía streaming. La serie documental Drive for Survive (Netflix) es un exitazo (ni hablar lo que será las emisiones 2022) y el podcast F1 on The Edge (Spotify) también tiene muchísimas escuchas.

Estas apuestas generaron nuevos públicos. De hecho, el promedio de edad bajó de 36 a 32 años. Claro que la categoría también tiene en cuenta lo que las nuevas generaciones de público exigen, por ejemplo, en cuanto a cuidado del medio ambiente. Es por eso que la categoría va generando cambios reglamentarios para tener autos cada vez más amigables con el planeta.

Lo que viene

2022 será el inicio de una nueva era para la Fórmula 1. Se aplicará un cambio reglamentario (el primero que impulsó Liberty Media, la dueña de los derechos de la categoría desde 2017) que mostrará vehículos totalmente diferentes a los que vimos hasta ahora. Los neumáticos serán de 18 pulgadas y este “empezar desde cero” es todo un desafío y toda una oportunidad para cada uno de los equipos. Además, habrá tope de gastos, que tiene como meta generar mayor paridad entre las estructuras y tentar a nuevos fabricantes a sumarse en el corto plazo. Nuevo campeón. Nueva era. La F1, más viva que nunca.

La Voz

Más Noticias