abril 20, 2024 11:26 am

Declaración de una fan: Marvel y yo, un solo corazón

Cuando estrenó Iron Man (2008) tenía 24 años y me pasaba más tiempo en el cine que viviendo por fuera de la ficción. Nunca fui consumidora de comics, pero como no había estreno que me perdiera, allá fui a ver la película que marcaría el comienzo de mi historia de amor con los superhéroes de Marvel.

Romance que, como todos, tuvo sus momentos de crisis, aunque siempre fueron superados a fuerza de nuevas historias y personajes.

El Universo Cinematográfico de Marvel (MCU por su siglas en inglés) fue creciendo con sus espectadores y al mismo tiempo se las arregló para sumar nuevos con el paso del tiempo. Porque si hay algo que caracteriza a esta franquicia es que siempre fue un paso adelante.

En cuanto a los efectos especiales, por ejemplo, cada película superó a la anterior y fue marcando la cancha dentro de la industria. Con la llegada del Iron Man de Robert Downey Jr. a la pantalla grande (y en adelante), también hubo un cambio notable en la manera en que se mostraban los superhéroes. La solemnidad y seriedad que solían acompañar a este tipo de personajes fue cediendo lugar al humor, aunque no por eso perdieron profundidad y hasta oscuridad.

Al mismo tiempo, el UCM instituyó una manera de mostrar a los superhéroes que en parte se convirtió en su sello. Humanizó a sus protagonistas, puso sus pies en la tierra (incluso de los que vuelan) y los volvió más cercanos.

Superhéroes para todos

El Universo Cinematográfico de Marvel va por su cuarta fase, con cientos de personajes que se fueron sumando y cruzando en todas sus producciones. Aunque parezca imposible dado el tamaño que adquirió la franquicia, sus creativos lograron un mundo coherente en su totalidad. Y en paralelo, cada pieza tiene sentido en sí misma, haciendo que el mundo de los superhéroes no sea algo para entendidos y fanáticos solamente.

Quizá una de las claves del éxito del UCM es su capacidad para aggiornarse más allá de lo técnico. En un primer momento (las tres primeras fases) el universo sólo incluía películas. Con el surgimiento y posterior popularidad de las plataformas de streaming, sumado al crecimiento del formato serie, Marvel comenzó a producir series originales para Disney Plus.

WandaVision fue la producción que abrió la cuarta fase (toda una apuesta y síntoma de los nuevos tiempos) y estuvo a la altura, con una estética novedosa y el desarrollo de un personaje mujer. Porque tarde pero seguro, la marca fue incorporando personajes femeninos y haciendo crecer a los que ya había. Les dio el lugar que merecían convirtiéndolos en protagonistas.

Cambio que también se pudo ver detrás de cámara con la convocatoria a directoras como Cate Shortland o Chloé Zhao. Claro que falta un montón, sobre todo en cuanto a minorías y diversidades, pero la transformación ya está en marcha.

Altibajos

Después de tantos años siguiendo el UCM tuve momentos de emoción y entusiasmo, pero también de aburrimiento y hartazgo. No todas las producciones tienen el mismo nivel y hubo algunos momentos en que la sensación fue “es más de lo mismo”. Sin embargo, siempre apareció algún título que me hizo querer renovar los votos.

Hubo tiempos en que fui fan de un personaje para luego pasar a otro. Viví épocas de monogamia (en la fase uno, cuando amaba a Tony Stark), y otras de poliamor (cuando descubrí que Capitán América se revelaba contra el sistema o cuando apareció Loki por primera vez).

Soy fan del Universo Cinematográfico de Marvel con todos sus defectos y virtudes. Lloré a moco tendido cuando en Avengers: Endgame Capitán América agarra el martillo de Thor y, antes de enfrentar a Thanos en la batalla final, grita: “Vengadores, reúnanse”. Lo escribo y aún hoy se me pone la piel de gallina.

El UCM está disponible en Disney Plus y gracias al streaming se puede ver por primera vez tanto en orden de aparición de los contenidos o de manera cronológica. Revivir en orden temporal la franquicia es una aventura imperdible para fans. ¡No se la pierdan!

Más información

Maternidad: larga vida a las “influencers del bien”, que nos hacen sentir menos solas

Soy tu fan: cuando sea grande, quiero una cocina de concepto abierto

La Voz

Más Noticias