abril 14, 2024 8:24 am

A cinco años del último partido de Juan Carlos Olave en Belgrano

Hace cinco años atrás, en un maltrecho campo de juego, amarillo y polvoriento, del estadio Mario Kempes, Belgrano perdió ante Rosario Central 2 a 0 y ese partido quedó en la historia, no por su resultado, sino porque marcó la despedida de Juan Carlos Olave de la valla Pirata.

Habían pasado 382 partidos con la camiseta Celeste pegada en la piel. Hubo de todo en su carrera, porque debutó en 2001 en la Bombonera cuando se le ganó al por entonces campeón del mundo Boca Juniors 3 a 1.

Se bancó el descenso, se fue a Gimnasia y estuvo en España en el Murcía, pero un día volvió al lugar en el que era feliz y desde 2007 hasta el 2016, jugó siempre para su Belgrano querido.

Porque es cierto que atajó casi un centenar de veces en Gimnasia y Esgrima La Plata y que además de España, también estuivo en el Bolívar de Bolivia y con un paso fugaz por River Plate, aunque en el club de Núñez nunca jugó.

Nunca consiguió un título de Primera división, pero tuvo el honor de formar parte del plantel de Belgrano que logró el ascenso a Primera división en 2011 en la cancha de River, aquel 26 de junio de 2011 que será recordado por siempre.

Cuando terminó el juego el arquero dijo a los periodistas en el Kempes: “Estoy agradecido por todo el apoyo que esta gente me ha dado siempre. Estoy eternamente agradecido, soy un privilegiado de haber vestido esta camiseta”.

“Es difícil irse de un lugar donde fuiste feliz, entender que uno no va a estar más, pero en algún momento hay que tomar decisiones. Este final va a ser un recuerdo hermoso, que me lo voy a guardar para toda la vida”, agregó aquella tarde.

Han pasado cinco años desde que colgó los guantes Juan Carlos Olave, ese arquero que fue puteado por todos los rivales que el Pirata tuvo (con las excepciones de Gimnasia y Boca después del 2011). Pero que se las bancó siempre y que nunca ocultó su amor por el equipo de Alberdi.

La Voz

Más Noticias