abril 14, 2024 7:46 am

Jugó en la MLS y ahora está en el radar de Instituto

A medida que el hincha de Instituto empieza a conocer los nombres que “suenan” como posibles refuerzos, crece la ilusión y la esperanza de que el 2022 traiga algo diferente, algo mucho mejor.

La última campaña de la Primera Nacional de la Gloria fue mediocre y desde la dirigencia que encabeza Juan Manuel Cavagliatto se busca recuperar el protagonismo en el próximo certamen, que arranca el primer fin de semana de febrero.

De este nuevo torneo se conoce que será “todos contra todos” con 37 equipos, dos ascensos y dos descensos.

El mánager Federico Bessone desde hace más de un mes lidera un fuerte trabajo de búsqueda y rastrillaje de jugadores que está dando sus frutos.

Este lunes, el nuevo DT Lucas Bovaglio arrancará su ciclo en La Agustina y se espera que haya al menos una cara nueva de los cuatro refuerzos que ya están acordados “de palabra”.

Ellos son el lateral ambidiestro Sebastián Corda, el volante central Roberto Bochi, el mediocampista mixto Claudio Pombo y el volante por derecha Gabriel Graciani.

Se estima que ellos se irán sumando con el correr de los días. Pero no serán los únicos.

Con roce internacional

El Albirrojo está buscando un perfil de jugadores que tengan experiencia, roce y que puedan asumir la presión que significa jugar en Instituto.

Por eso, se está intentando fichar a futbolistas con una edad media (entre 27 y 32 años) y, con los que se pueda, firmar contratos de dos años, para ir formando una base.

Cabe recordar que el propio DT Bovaglio también acordó por dos temporadas.

¿Cuáles son los próximos refuerzos?

Se busca en todos los sectores de la cancha nuevos jugadores. Y hay varias negociaciones que se realizan en simultáneo.

Pero una que puede resolverse en los próximos días pone sobre la mesa a un jugador cordobés.

Se trata de Agustín Jara, lateral-volante por izquierda de 29 años, oriundo de la localidad de Corral de Bustos.

Jara jugó la última temporada en Santamarina de Tandil y se encuentra con el pase en su poder.

Según su representante, está “avanzado” el arribo a la Gloria, aunque también podría surgir alguna propuesta del exterior. Entre lunes y miércoles debería definirse el propio jugador.

Su historia es más que particular: hizo inferiores en Colón de Santa Fe y luego volvió a Corral de Bustos.

Allí, jugando en Sporting Corral de Bustos, lo descubrió un asistente técnico del FC Dallas de la Mayor League Soccer.

Tenía ya 23 años cuando le ofrecieron ir a probarse a Estados Unidos. Dejó su trabajo en una fábrica textil y se la jugó.

Fue fichado y firmó contrato con el Dallas FC, donde llegó a jugar cinco partidos en 2016.

Luego, tuvo un muy buen paso de tres años por The Strongest de Bolivia, donde llegó a jugar Copa Libertadores.

Para la temporada 2020/21 recaló en Santamarina de Tandil, donde jugó 32 partidos en el último certamen, como zaguero, lateral o volante por izquierda.

Al futbolista le seduce la chance de ponerse la camiseta de Instituto para la temporada 2022 de la Primera Nacional y todo podría definirse en los próximos días.

De darse, el Albirrojo de Bovaglio sumaría otro jugador con experiencia y roce para la campaña que se viene.

La Voz

Más Noticias