abril 20, 2024 11:51 pm

Daniele: vuelve a la Municipalidad y buscará un “último” período en el Suoem

El Tribunal Superior de Justicia ordenó “reinstalar” a Rubén Daniele como empleado de la Municipalidad de Córdoba, en un largo proceso que siempre le dio la razón al veterano dirigente: el decreto con el que Ramón Mestre anunció la jubilación de Daniele en 2017 fue nulo.

Todo lo publicado sobre Rubén Daniele

En lo político, la restitución del estado municipal le permitirá a Daniele buscar una vez más (él dice que la última) ser secretario general del Suoem. En lo judicial, el fallo saca del limbo al dirigente, quien durante casi cuatro años no fue ni empleado ni jubilado.

Notificado del fallo del TSJ, Daniele hizo una primera aclaración: pese a no haber sido empleado ni jubilado, el gremio le pagó su salario por licencia gremial, por lo que no habrá un reclamo hacia la Municipalidad.

“Toda la vida el gremio pagó las licencias gremiales, así que acá no hay salarios caídos ni nada”, dijo Daniele en diálogo con La Voz.

El fallo del TSJ

La Sala Laboral del Tribunal Superior de Justicia convalidó dos fallos, de primera instancia y de la Cámara, que anularon el “estado jubilatorio” impuesto a Daniele por parte del exintendente Ramón Mestre, cuando el líder sindical gozaba de tutela sindical.

Félix López Amaya, el abogado del Suoem en este largo litigio, sostiene que “Daniele se ganó el derecho a ser un trabajador activo del municipio; este fallo lo pone en ese camino”.

Vale recordar que Daniele fue “jubilado” dos veces por Mestre: en 2017 y en 2019, cuando el primer decreto de jubilación caminaba hacia el paredón legal con el que chocó.

“Quisieron hacer política conmigo con un disparate jurídico, con una aventura legal: no reconocer la tutela sindical”, dijo Daniele, refiriéndose a la gestión que encabezó Ramón Mestre.

“El TSJ termina con el limbo en el que estaba Daniele, un híbrido. Nunca fue jubilado, porque nunca se hizo el trámite ante la Caja de Jubilaciones, pero tampoco era activo”, sostiene López Amaya.

Daniele y su abogado esperan ver qué hará la administración Llaryora: si apela, si espera un fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo en un juicio conexo o si dicta el acto administrativo y lo reincorpora, como pretende el líder sindical.

Hasta el cierre de esta edición, la Municipalidad no había informado qué pasos legales o administrativos daría.

Se limitó a decir oficialmente: “Se está estudiando la posibilidad de interponer un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia que no tendría efectos suspensivos, por lo cual sabemos que el recurso es de difícil procedencia”.

El inicio del pleito

El decreto con el que Mestre “jubiló” a Daniele fue considerado nulo en dos oportunidades antes que lo hiciera el TSJ. Primero, por la jueza Sofía Keselman Procupez, cuya decisión quedó confirmada por la Sala 7 de la Cámara del Trabajo, que cuestionó con dureza la estrategia judicial de la Municipalidad para enviar a Daniele a cuarteles de invierno.

El 27 de julio de 2017, Ramón Mestre estampó la firma en un decreto en el que se declaró al secretario general del Suoem en “estado jubilatorio”, pese a estar amparado por la tutela sindical, una garantía constitucional; fijando la baja como empleado el 2 de enero siguiente, un día antes de que finalizara su (hasta ahora) último mandato frente al gremio.

La Municipalidad sostuvo, equivocadamente, que Daniele debía ser jubilado “independientemente de la protección sindical que goza”, un razonamiento considerado falaz.

En ese sentido, desde la actual administración dijeron: “Pagamos las consecuencias de la irresponsabilidad de la gestión anterior de anunciar un estado jubilatorio que nunca existió, quedamos atados a una estrategia judicial que no armamos, con juicios que vienen desde 2017. Por eso, quienes deben dar explicaciones son quienes anunciaron con bombos y platillos que habían jubilado a Daniele, algo que nunca ocurrió”.

Daniele, por un nuevo período

“Estoy bien, estoy con pilas. Mi idea es presentarme a un último período como secretario general. No sólo por mí, sino para poner las cosas en su lugar: no puede la patronal inmiscuirse en la vida de los gremios”, dice Daniele, confirmando que aspira a encabezar una vez más el Suoem. En los hechos, el caudillo jamás dejó de ser central en la vida gremial: encabezó asambleas y fue sentado ante Martín Llaryora cuando las negociaciones salariales se empantanaron. Él dice que hay “cosas importantes” para las que luchar, pero no muestra las cartas, aunque estas están sobre la mesa: sumas en negro y quita de horas son las conocidas públicamente.

El calendario también empieza a jugar su propio partido: el Suoem debe llamar a elecciones “sí o sí” antes del 10 de enero, con un cierre de listas en los primeros días de marzo, y comicios en la primera quincena de abril, para que la nueva conducción asuma después del 20 de mayo.

“Quiero tener una última gestión en el gremio”

“Terminada por el Tribunal Superior de Justicia esta ‘aventura judicial’ de Mestre, creo que podré cumplir con mi viejo objetivo: conducir el gremio por un período más, el último”, dice Rubén Daniele tras recibir la notificación judicial con el fallo que le da por tercera vez la razón: su jubilación nunca existió, es nula.

“No, en serio, será el último. Después me voy a quedar en el gremio ayudando, como jubilado, pero sólo quiero tres años más (un período) para que quede claro que no puede la patronal meterse en la vida institucional de un gremio; ni en el Suoem ni en ningún otro”, insiste Daniele.

Hasta enero de 2019, el dirigente estuvo al frente del Suoem durante 32 años. Si se cumple su objetivo político, serán 35, en el aún lejano 2025.

Si, como esperan en el gremio, Martín Llaryora cumple el fallo judicial y reincorpora al trabajo activo al histórico dirigente, inmediatamente el sindicato de los municipales presentará el pedido de licencia gremial para que Daniele se aboque al proceso electoral del año próximo, en el que espera ser elegido nuevamente secretario general.

Por ahora, Daniele no quiere detallar cuáles son los planteos que le hará a Llaryora si queda al frente del gremio. “De eso habla la secretaria general, ella es la que tiene la palabra en los planteos gremiales”, dice Daniele desviando los focos hacia Beatriz Biolatto, quien asumió la conducción del Suoem el 3 de enero de 2019, el mismo día en que Mestre firmó el decreto 01/19, con el que quiso “jubilar” a Daniele por segunda vez.

La Voz

Más Noticias