octubre 7, 2022 5:14 am

Dos detenidos en Córdoba en la causa por la comunidad terapéutica que en Buenos Aires tenía de referente a “Teto” Medina

La Justicia de Buenos Aires ordenó este jueves la realización de 26 allanamientos simultáneos, en quintas de rehabilitación y domicilios particulares, tras los cuales quedó detenido en la ciudad de Buenos Aires Marcelo “Teto” Medina, conocido conductor y animador televisivo, entre otras 17 personas.

El operativo, que también tuvo acciones en la provincia de Córdoba, se realizó en el marco de la causa que se lleva contra los responsables de la comunidad terapéutica “Razón de Vivir”, señalada como una asociación ilícita que presuntamente reducía a personas con adicciones a la servidumbre, someterlos a castigos físicos y psicológicos, y evitar que se comuniquen con sus familias.

La conexión Córdoba

La organización tenía su principal centro en la localidad de Carlos Tomás Sourigues, en el partido de Berazategui, provincia de Buenos Aires. Desde allí era manejada por Néstor Ezequiel Zelaya, director de la organización, y por Marcelo “Teto” Medina, quien se presentaba como “socio terapéutico”, especialista en adicciones, y coach motivacional.

Medina era la cara mediática de la organización y principal figura en su estrategia de márketing.

Juntos, Zelaya y Medina viajaban por el país brindando charlas y realizando talleres contra las adicciones, que funcionaban como una estrategia para promocionar su centro y reclutar pacientes.

Así lo hicieron en la ciudad de Villa María, a 150 kilómetros al sudeste de la ciudad de Córdoba, donde el 9 de septiembre de 2021, brindaron el taller “no bajemos los brazos”. La actividad era organizada por un grupo de madres que trabaja en la temática de adicciones a las drogas y el alcohol, conjuntamente con el Consejo Municipal de Adicciones de esa ciudad.

Medina y Zelaya incluso habrían analizado la posibilidad de instalar en Villa María un centro de la comunidad terapeútica, pero finalmente no encontraron el lugar y decidieron instalarlo en el Valle de Punilla, en la localidad de Parque Siquiman, a 54 kilómetros al oeste de la ciudad de Córdoba.

Dos detenciones en Córdoba

En el marco del operativo ordenado por el fiscal Daniel Ichazo, de la Unidad Fiscal 8 de Berazategui, y del Juzgado de Garantías de Florencio Varela, a cargo del juez Adrián Villagra, se realizaron los 26 allanamientos simultáneos (siete en quintas de rehabilitación y 19 en domicilios particulares), tanto en la Ciudad como en la provincia de Buenos Aires –en los municipios de Quilmes, Berazategui, La Matanza, Florencio Varela, Almirante Brown, Monte Grande y General Rodríguez– y en Córdoba (en Villa María y Bialet Massé, en el valle de Punilla).

En Villa María, se realizó un allanamiento en calle Tucumán de barrio 400 viviendas, donde quedó detenida Sonia Córdoba (58), quien tendría vinculaciones con la organización de Medina y Zelaya.

Córdoba habría sido la responsable de realizar el contacto con los responsables de “Razón de Vivir” para que asistieran al taller realizado en septiembre del año pasado. La mujer es una referente barrial en tema de adicciones en Villa María y trabaja en el Centro Municipal de Adicciones (CMA). Su tarea, según precisaron desde el municipio, consistía en identificar a jóvenes con adicciones para acompañarlos y gestionar para que el municipio garantice los tratamientos.

Hasta el momento, Córdoba se encuentra imputada en la causa por asociación ilícita, reducción a la servidumbre y trabajo forzado. En el allanamiento también se secuestraron dispositivos electrónicos y documentación vinculada con la causa.

Desde la Municipalidad de Villa María aclararon que ese gobierno no tiene vinculación con la organización “Razón de Vivir”, y que solamente articulan con Asociación Nazareth. “El trabajo además es articulado con la Provincia a través de la Red Asistencial de las Adicciones de Córdoba (RAAC)”, explicaron.

En Parque Síquiman

Por otra parte, en la localidad de Parque Síquiman, la Policía de Córdoba realizó otra allanamiento en lo que sería un predio de “Razón de Vivir”. En el procedimiento intervino el juzgado de control de Cosquin, agentes de la Unidad Regional Departamental Punilla de la Policía de Córdoba, y personal de la Dirección Provincial de investigaciones de trata de personas y operaciones complejas.

Tras el allanamiento, quedó detenido Martín Ezequiel Arias (21), quien sería oriundo de Florencio Varela (Buenos Aires), y actuaría como responsable de la sede.

En el complejo también se encontraban otras 16 personas, los que fueron identificados para determinar si se trataba de voluntarios, pacientes o presentes, y se les brindó asistencia psicológica por parte del personal del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento de las Personas Damnificadas por el Delito de Trata.

La investigación judicial

Hasta el momento, hay 20 imputados de los cuales 17 habrían sido detenidos. En el expediente de la causa se describen prácticas de maltrato, sistemas de castigos y el rol que cumplirían cada uno de los imputados.

Entre los investigados hay dos mujeres que presuntamente se hacían pasar por psicólogas a pesar de no contar con el título, y una agente de la policía bonaerense, señalada como la responsable de imponer temor y violencia psicológica, y evitar que las víctimas intenten huir o resistirse a las tareas.

Para lograrlo, la Policía simulaba ser una autoridad judicial y amenazaba a los pacientes con allanamientos falsos y detenciones a sus familiares.

Entre los maltratos que recibían los internos, el expediente judicial relata que debían mendigar leña para la calefacción y pedir dinero en las calles y las iglesias de la zona. En algunas ocasiones presuntamente también se les prohibía comer y se los obligaba a dormir en el suelo y a la intemperie expuestos a roedores.

También hay testimonios que indican que se les restringía la libertad ambulatoria y los capturaban cuando huían del lugar sin autorización, se los privaba de atención médica básica y de los medicamentos que tenían prescriptos.

Los internos trabajaban durante largas jornadas sin recibir ningún tipo de remuneración, según las denuncias. Construían oficinas o habitaciones, para uso de los referentes de la organización, e incluso se los trasladaba a otras provincias para que hicieran lo mismo de manera gratuita.

La Voz

Más Noticias