febrero 6, 2023 2:34 am

Córdoba: ladrón fue reducido tras un robo y terminó en el hospital

En un nuevo episodio de inseguridad, un delincuente terminó en un hospital luego de haber sido reducido por el dueño de casa, adonde había entrado a robar, quien contó con la ayuda de vecinos. El ladrón terminó con algunos golpes. En el centro de salud se confirmó que las lesiones no eran graves y fue enviado a la alcaidía.

Todo sucedió en Crisol Norte de la ciudad de Córdoba, otra barriada que viene siendo castigada por el delito.

En la zona, comentan vecinas y vecinos, se repiten los robos y se marcan casas para entrar a saquear cuando no hay familias dentro.

Eran los primeros minutos del martes, cuando Juan llegó a cuidar una vivienda de unos conocidos. Apenas arribó, se dio con el peor cuadro. “Habían reventado la puerta, estaba abierta de par en par”, indicó.

Juan decidió entrar con cuidado. En ese momento se dio con un ladrón que, desde adentro, se le abalanzó con un cuchillo.

“Logré esquivar el cuchillazo por poco. Le pegué una patada a la puerta que lo golpeó y ahí se le cayó el arma blanca”, comentó el vecino.

El atacante tenía la cara tapada con una bufanda. Fuera de sí, Juan intentó sujetarlo. Hubo golpes.

“Respondí como respondemos todos en esa situación. Le pegué”, añadió. El delincuente intentó escapar, pero Juan logró taclearlo.

Un vecino escuchó los gritos y se acercó a ayudar. Entre ambos, lograron reducir al ladrón.

Alguien llamó a la Policía que acudió a los pocos minutos.

El ladrón, de 29 años, fue rápidamente reducido. En su mochila se encontraron seis relojes pulsera, una billetera con varias tarjetas de crédito y dos cuchillos.

De la casa faltaban numerosas prendas y muebles. Al parecer, los otros ladrones habían logrado fugar momentos antes.

Con lesiones en el rostro y en la pierna derecha, el detenido fue trasladado al Hospital Florencio Díaz, donde se constató que las heridas no eran graves.

Merodeo y casas marcadas

Barrio Crisol Norte se encuentra a pocas cuadras de la terminal de ómnibus, cerca del Polo Sanitario, a pocas cuadras del Centro de Córdoba. Es un barrio tradicional de clase media, históricamente un lugar tranquilo, explicó Juan, quien nació y vivió allí durante sus 30 años.

En la zona, los vecinos afirman que la seguridad en el sector comenzó a ser vulnerada hace tiempo.

“Hay mucho merodeo. A metros tenemos un call center y muchos autos estacionan acá y permanentemente hay casos de robos a esos vehículos”, sostuvo un hombre.

“Esto no es un sector de paso, así que rápidamente reconocemos si una persona es vecino del sector o es de otro lado”, agregó.

Juan afirmó que en el barrio “están robando en todos lados” y que la semana pasada ya habían querido ingresar a su domicilio.

Otra problemática en el sector es el robo vandálico. Se sustraen cables y hasta medidores de gas. “Lo hacen para robar los metales, pero nadie controla a quienes compran esos metales robados”, reclamó el vecino.

Juan sostuvo que los merodeadores del barrio son conocidos por todos, menos por las autoridades.

“Marcan las casas con un fibrón. El que detuvimos tenía un cuaderno lleno de anotaciones en código”, dijo.

Ladrones “piraña”

En las últimas horas, por otro lado, seis chicos de entre 14 y 16 años fueron detenidos por la Policía en barrio San Vicente, en la Capital, acusados de haber integrado una patota que atacó y asaltó a un adolescente.

En el operativo, en calles Agustín Garzón y Leticia, los uniformados recuperaron las prendas robadas. Los jóvenes quedaron a disposición de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf).

En Nueva Córdoba, por otro lado, dos hombres fueron detenidos por haber robado varios metros de cable en la calle y tapas de cloacas, entre otros elementos. El procedimiento se registró en la noche del lunes en calles Obispo Oro y Chacabuco.

La Voz

Más Noticias