febrero 3, 2023 11:32 pm

El misterio del cordobés que llevaba una cifra millonaria oculta y que no es ni empleado de Epec ni del Estado

El sábado pasado gendarmes del Escuadrón 64 “Mendoza” hallaron una fortuna escondida en un auto en un control vial a la altura del kilómetro 15 de la Ruta Nacional N° 142.

El conductor del auto es un cordobés, que viajaba de regreso a la provincia. En una bolsa de nylon blanca, debajo del asiento del conductor, los gendarmes hallaron 55.540 dólares estadounidenses, 4.600 euros, 300 reales y 7.600 pesos argentinos. Luego se dieron con la presencia de 24.344.000 pesos, ocultos detrás de los asientos traseros.

Lo demoraron porque no tenía aval que justifique la tenencia legal.

Un trascendido de fuentes de la investigación difundió las presuntas iniciales del conductor: DFB. Y un dato: que sería empleado público de una empresa dependiente del Ministerio de Servicios Públicos de Córdoba. La principal empresa que está en el organigrama de ese ministerio es la de Energía de Córdoba (Epec). Eso llevó a ubicar a un empleado que trabaja en Tancacha y que vive, modestamente, junto a la central.

Claramente, había allí un error. La Voz pudo chequear los datos del conductor, que no está detenido, y si bien comparte apellido con el tancachense, se llama de otro modo. Sus iniciales son RSB y no es empleado público, sino comerciante.

Según el registro de Afip, está inscripto para la venta de indumentaria, calzado, bazar y comidas. Uno de sus locales sería una tienda de ropa sport en un centro comercial de Río Cuarto.

En el Banco Central figura sin deudas, con cuentas abiertas en cinco entidades crediticias: Tarjeta Naranja, Banco de Galicia, BBVA, Cencosud y Columbia. Está en todas en situación 1, que significa que no ha sido incluido en la Central de deudores.

De qué se lo acusa

La causa está en el Juzgado Federal N°1 de Mendoza, a cargo del cuestionado Walter Bento, quien dispuso el secuestro del dinero.

La presunta infracción por la cual es investigado RSB es el lavado de activos, descripto en el artículo 303 del Código Penal de este modo: “Será reprimido con prisión de tres (3) a diez (10) años y multa de dos (2) a diez (10) veces del monto de la operación, el que convirtiere, transfiriere, administrare, vendiere, gravare, disimulare o de cualquier otro modo pusiere en circulación en el mercado, bienes provenientes de un ilícito penal, con la consecuencia posible de que el origen de los bienes originarios o los subrogantes adquieran la apariencia de un origen lícito, y siempre que su valor supere la suma de pesos trescientos mil ($ 300.000), sea en un solo acto o por la reiteración de hechos diversos vinculados entre sí”. También hay posibles figuras penales vinculadas a la evasión tributaria, contenidas en la Ley 27.430 de reforma tributaria y revalúo.

Fuentes ligadas a la causa confiaron que el acusado no está detenido y que podría recuperar el dinero si demuestra su origen lícito.

La Voz

Más Noticias