febrero 5, 2023 11:26 am

Empezaron las obras en la cancha de Belgrano: qué se va hacer y cuándo estarán terminadas

Belgrano ya es un equipo de la Liga Profesional. El formato del torneo del 2023 aún no está definido, pero como le aseguró el presidente del club, Luis Artime a Mundo D: “la casa es Alberdi y allí se jugará la mayoría de los encuentros”, por ello es que este viernes ya se pusieron en marcha las obras en el Gigante.

Los trabajos sobre la zona de palcos viejos que están debajo de la platea Juan Carlos “Milonguita” Heredia, se pusieron en marcha y ya se observa a los obreros retirando los alambres que separaban los laterales de los palcos con el campo de juego. Desde este sábado se irán sacando los cristales de los mismos y todas las butacas (200) que hay en ellos.

En los primeros días de la próxima semana, factiblemente a partir del lunes, las máquinas estarán trabajando en la demolición de la zona y se estima que para los primeros días del mes de febrero del año próximo, el estadio con sus remodelaciones ya pueda ser utilizado por el equipo en la Primera División.

El presupuesto total de todas las obras en el Julio Villagra rondará los 200 millones de pesos.

La “Súper Celeste” y el Gigante

El lugar en donde están los palcos viejos hoy, será demolido por completo y todo el sector estará ocupado por la nueva tribuna que se denominaría “Súper Celeste”, aunque el nombre no está oficializado. Allí, en esa porción del estadio que es donde hoy están ubicados los bancos de suplentes, se construiría este espacio especial que contaría con butacas numeradas y personalizadas. No habrá alambrado ni fosa que lo separe del campo de juego y los lugares se venderían a los socios de manera anual. Son unas 1600 butacas que ya se adquirieron (al empresario Euclides Bugliotti y son las que había en el Orfeo), serán pintadas de celeste.

Pero los trabajos que se harán sobre la actual platea Heredia, permitirá que este número de nuevas ubicaciones crezca hasta que en total sean unos tres mil lugares más, con lo cual la capacidad del Gigante pasará a ser de 33 mil espectadores. Ya no estará en el centro de la platea el sector Celeste, pues el mismo deja de existir y todo el sector será ocupado por quienes adquieran ubicación en la tribuna Heredia.

Nuevos ingresos y egresos hacia el sector de platea están previstos, lo cual agilizará las evacuaciones del Julio Villagra y permitirá que la gente pueda acceder a su lugar en el mismo de manera más ordenada y cómoda.

El campo de juego se desplazará unos dos metros sobre el sector de la actual Preferencial (Presidente Escuti) lo que al mismo tiempo hará que se modifique el lugar de los bancos de suplentes y el ingreso al campo de juego.

La salida de los futbolistas ya no será por un túnel, sino que se dará de manera directa a nivel del terreno de juego, como es el estilo europeo. El viejo acceso será tapado y el “nuevo” se correrá para quedar a la altura en donde hoy están las vitrinas que hay detrás de los palcos viejos.

El alambre será un viejo recuerdo y la tribuna estará elevada del nivel del campo un metro y tendrá “una entrada” sobre el terreno, por lo que aquellos que estén en la primera fila de la misma, se ubicarán prácticamente a la par de los bancos.

El lugar para los sustitutos de los equipos será modernizado, no estarán bajo el nivel del piso, pero sí tendrán el doble de la capacidad que hoy poseen. También se mejoró y cambió todo el riego del terreno.

Finalmente, habrá nuevos baños por distintos sectores del estadio y se construirá nuevos ingresos a la zona de la Popular, con un portón en la esquina de Hualfin y Tablada, permitiendo una mayor y mejor flujo de gente para el sector.

Palcos de prensa

En la parte superior de la platea Heredia, se refuncionalizarán las cabinas de prensa, los pupitres para los comunicadores y se construirán una serie de palcos que serán destinados a las autoridades locales y visitantes.

Tomando el centro del campo de juego como eje, la obra tendrá una extensión de unos 32 metros por lado (64 en total) y se dividirá de la siguiente manera: en la parte superior habrá 18 cabinas para la prensa y cuatro palcos. Los dos primeros serán palcos de 15 lugares destinados a la delegación visitante, seguirá una serie de cabinas y vendrá un palco central de 18 lugares para los dirigentes del club, proseguirán las cabinas y en el final habrá un cuarto placo de 15 lugares para invitados especiales. Se construirán baños y nuevos accesos.

Debajo de ellos se hará una serie de pupitres con conexiones para internet y que serán para prensa escrita o digital.

Las delegaciones seguirán ingresando por el portón de La Rioja y Arturo Orgaz, pero para acceder a la zona de vestuarios se construirá un pasillo por debajo de la actual platea Heredia, lo que obligará a que las cisternas que hoy están en ese lugar sean reubicadas en otro sector del estadio.

En Villa Esquiú

En el predio Armando Pérez, lo que se completarán son las obras sobre la “cancha nueve”, donde habitualmente juegan las juveniles en los torneos de AFA, para que se puedan disputar allí los encuentros de la Liga Cordobesa de Fútbol.

Se ha colocado detrás de uno de los arcos una tribuna con capacidad para 200 espectadores y se ha montado una batería de baños para el público visitante. También se le confeccionó un ingreso independiente y se hizo un “corredor” para evitar que la gente pueda acceder libremente a la zona de vestuarios. También tendrá un lugar de estacionamiento interno.

Hay una serie de portones habilitados y se movilizó más de 1000 metros de alambre a los que se los colocó con una cimentación bajo tierra.

La idea es que en este campo se disputen todos los encuentros del torneo de la Liga y que si en alguna ocasión, por el ordenamiento de los fixtures, se produce una superposición de los partidos del masculino y el femenino, las chicas puedan cumplir con su compromiso en esta misma cancha.

Las obras están en marcha y las remodelaciones prometen modernizar el estadio que crecerá en un 10% en su capacidad. Puede que el socio sueñe con un Gigante con muchísimos más lugares, pero este es el primer tramo de una “master plan” que se pone en marcha.

La Voz

Más Noticias