febrero 5, 2023 11:20 am

Torres: Hacemos por Córdoba está muy firme con un único y claro conductor: Schiaretti

Facundo Torres fue, hasta septiembre, ministro de Gobierno de Juan Schiaretti. Era el encargado de la relación política con los intendentes y jefes comunales de la provincia. Hasta que el gobernador decidió modificar el armado de su gabinete, y lo pasó a Empleo y Formación Profesional.

Torres dice que la decisión no fue un castigo de Schiaretti, sino que el gobernador supo escuchar las necesidades de la sociedad, y por eso la cartera que ocupaba se fusionó con Seguridad.

Pero además, se sumó a la “mesa política” que ya trabaja para la candidatura de Martín Llaryora a gobernador. “Soy un jugador de toda la cancha”, dijo Torres en Voz y Voto.

–¿Por qué lo cambiaron de ministerio?

–Hay algo que tiene nuestro gobernador y es escuchar las necesidades de la sociedad. La gestión es dinámica. Entendió que era necesario modificar la cartera, sobre todo de Seguridad, por algunas necesidades que surgen del momento que estamos atravesando, la crisis en la que Argentina está inmersa. El gobernador decidió unir dos carteras, como estuvieron en años anteriores. Y en esta instancia me ofrece hacerme cargo de Empleo y Formación, que terminan siendo elementos muy importantes para combatir a la inseguridad.

–¿Estaba disconforme Schiaretti con la relación que construyó usted con los intendentes?

–No, no sentí eso nunca. Es más, hubo sobrados motivos para decir que la relación que construimos desde el ministerio de Gobierno con los intendentes, tanto de nuestro partido y como todo el arco político, fue muy buena. Sorteamos una pandemia y logramos que todos se pusieran de acuerdo. Creo que la necesidad estaba más abocada a la seguridad. Hoy “Juli” López, un ministro joven pero con una gran trayectoria, está trabajando incansablemente para hacerle frente a las demandas de seguridad. Y también en la relación política con los intendentes. Sigo siendo parte del equipo. Entendemos nuestros roles así. Yo soy un jugador de toda la cancha. Lógicamente, también soy un dirigente que trabaja en su departamento y en su ciudad. Pero voy a apoyar siempre.

–Usted integra la mesa política del Gobierno provincial. Equipo que empezó a trabajar para la candidatura de Martín Llaryora a la gobernación.

–Así es. Hubo etapas en esto. Primero fue, de a poco, empezar a delinear quién iba a ser la persona que mejor representaba la continuidad de un modelo político exitoso como el de Hacemos por Córdoba.

–¿Ya dicen explícitamente: “Martín Llaryora es el candidato”?

–Martín Llaryora es nuestro candidato. Es la persona que actualmente hace por Córdoba lo que gobiernos anteriores no pudieron, no supieron o no quisieron hacer. No estando Schiaretti, es el dirigente mejor capacitado para garantizar un modelo que transformó la provincia. Tiene sobrados ejemplos de ello: fue un intendente exitoso de San Francisco, en Córdoba, fue un gran ministro, un gran diputado nacional, un gran vicegobernador. Estamos con muchísimas expectativas porque tiene un gran potencial. Estamos esperando que llegue el calendario electoral.

–¿Cómo van a trabajar para que sume conocimiento en el interior?

–Córdoba es muy grande territorialmente. Y hay lugares en los que no hace falta hacer ningún tipo de campaña. Por ejemplo, Córdoba capital, el área metropolitana… Vas a Alta Gracia o a Carlos Paz y a Martín lo conoce prácticamente todo el electorado. Lo mismo pasa en la “Pampa gringa”, en el departamento San Justo, y en San Francisco. Electoralmente hablando, son lugares que pesan mucho y ahí está realmente muy posicionado. Y en el norte y en el sur, que son lugares donde quizá falta posicionarlo, estamos de a poco trabajando. Está haciendo visitas institucionales. Los dirigentes también mantienen relación con él. Y, por supuesto, tenemos nuestro “As de espada” que es “el Gringo” Schiaretti. Representa un modelo y la sociedad demanda un modelo, políticas de Estado.

–En una nota que le hicieron en otro medio, dijo: “Martín Llaryora es el indicado, pero ojo que no es ‘el Gringo’, que sacó el 58%’”. ¿Por qué dijo eso?

–No me acuerdo de la nota, debe ser tiempo atrás…

–¿Se refiere a que Schiaretti no le va a transferir los votos?

–No, no. Martín representa la renovación dentro de la continuidad del modelo político de Hacemos por Córdoba. Es una verdad de Perogrullo decir que Martín no es lo mismo que Juan, ni que José (Manuel de la Sota) en su momento. Schiaretti, cuando consiguió el 57% en el 2019, ya había sido dos veces gobernador. Con la instalación y las gestiones exitosísimas que había tenido. Por eso, el electorado lo premió con guarismos nunca visto. Seguro que al momento de afirmar esa frase hacía mención a eso: que Martín, más allá de toda la capacidad, de sus ganas, de su visión política aggiornada a los nuevos tiempos, de su juventud, no viene después de ser gobernador.

–Quizá hacía referencia a lo que pasó en Marcos Juárez, donde Schiaretti jugó fuerte, no logró transferir su caudal político hacia la candidata local y eso encendió una alarma en Hacemos por Córdoba.

–No ganamos en Marcos Juárez nunca. Ni en los momentos más fuertes de nuestro gobierno.

–Pero el gobernador nunca le había puesto el cuerpo de esta manera.

–“El Gringo” entendió que era un momento oportuno para tratar de jugar al 100 por ciento en una localidad que nos había sido esquiva siempre. Teníamos una muy buena fórmula. Pero, lógicamente, en un momento de crisis, de tormenta nacional, la gente valora muchísimo a los capitanes del barco. Y en una ciudad o un pueblo, los capitanes son los que están más cerca. Y la gente valoró a Pedro Dellarossa, que tenía 75 puntos de imagen positiva. Nosotros estamos convencidos que no hay que subestimar el dirigente local, más allá de la visión al modelo político que gobierna la provincia. Siempre el jefe comunal o el intendente tiene gran aceptación.

Torres y la “nueva” y “vieja guardia”

–¿Cuán ordenado está el peronismo para encolumnarse detrás de un candidato que, además, implica una renovación, es decir el pase a segundo plano de la “vieja guardia”?

–Es lógico que la gente diga “vieja guardia” y “nueva guardia”. Pero en la práctica, estamos homogéneos. En las mesas políticas, por lo menos en la que me toca participar, que es la de Schiaretti y que promueve a Martín, hay dirigentes de distintos grupos etarios, de distintos departamentos, con distinta historia. Hacemos por Córdoba está muy firme con un único y claro conductor, que es Schiaretti.

–Usted, ¿en qué “guardia” está?

–No siento eso.. Siempre trabajé, y es algo muy personal, en equipos que se nutren de distintas aptitudes. El equipo de Hacemos por Córdoba tiene juventud, renovación, ganas expresadas en ministros jóvenes, y también tiene mucha experiencia.

–¿Qué pasa con el Frente de Todos? Martín Gill tendió puentes.

–Lo veo absolutamente improbable. El Frente de Todos pregona principios, metodologías, valores, visiones que nosotros no compartimos. No veo ninguna posibilidad de que Hacemos por Córdoba termine jugando con el Frente de Todos. En absoluto.

-¿Hay fecha para las elecciones?

–Más adelante. El gobernador tiene la facultad, dentro de lo que establece la ley, de decidir el día de la elección. Y lo hará en su momento. Y también en pos de la fecha se irán delineando quiénes serán las personas que acompañarán a cada uno de los candidatos.

La Voz

Más Noticias