enero 31, 2023 7:04 am

Reseña de “Hacia Pinacamche”: cuentos para la emancipación

En Pinacamche –una región del pueblo camiare (comechingón) que mira al oeste, al ocaso, al lugar de los muertos– el sol se retira cada día para asomar al siguiente. Muere para renacer, como todo ciclo de la vida. En lengua camiare, Pinacamche significa “las sierras del poniente”.

En ese espacio cosmológico se enlazan los tiempos y contextos de las poesías y los cuentos que el historiador, investigador y docente Pablo Reyna, perteneciente al pueblo comechingón, hilvana en Hacia Pinacamche.

Es la primera vez que Reyna incursiona en la ficción (es autor, entre otros libros, de Crónica de un renacer anunciado. Expropiación de tierras, procesos de invisibilización y reorganización comechingón en Córdoba) y lo hace con personajes reales de otros tiempos que transitan historias nuevas fusionadas en el pasado para imaginar otro futuro.

Cada relato o poema rompe la lógica de las historias escritas por los vencedores porque nace desde la memoria misma de las familias originarias. En clave literaria, los textos provocan una inmersión profunda jalonada por la inquietud y la reflexión.

La imaginación histórica que da vida a las narraciones, dice el autor, se construye con los recuerdos, los deseos y con el trabajo documentado.

El primer cuento, “El nieto de Unganawan”, ya vislumbra ese camino hacia la muerte, el ocaso y el volver a nacer de Pinacamche que configura en metáforas un presente de reemergencia étnica. Cada relato escarba en las raíces, se desmarca de una mirada colonial y libera a los antepasados de estereotipos y visiones sesgadas.

Hacia Pinacamche pretende la emancipación y la descolonización de los originarios desde la ficción pero a través de las existencias reales, sufridas y soñadoras, de quienes habitaron y habitan en las sierras cordobesas donde se forjó la identidad del pueblo comechingón.

Cada texto se sumerge en tramas que nos ubican en los montes, en los ríos y en las tierras milenarias que sostienen nuestros pasos en el siglo 21.

En los relatos, los olvidados y silenciados resisten y renacen por partes iguales en una acción nueva pero en su antiguo territorio. De esta manera se los emancipa, se los aleja del sometimiento y, tal vez, se hace justicia.

El lector se ve envuelto en voces y en aventuras antiguas que permiten entender el mundo y las formas de existir hace más de 500 años, en tiempos de la conquista. Lo interesante es que aquello induce a preguntarse sobre el pasado propio y el presente común y a discurrir en la comprensión de quiénes estamos siendo y qué podemos aún ser.

Es una invitación a pensar en el paradigma del buen vivir de los originarios, pero también de los contemporáneos, y el trayecto hacia la muerte de todos, hacia el ocaso porque, como dice Reyna, “la identidad de un pueblo está en su memoria, y la memoria está en su territorio”.

Hacia Pinacamche. De Pablo S. Reyna. Editorial Tierra del Sur.

La Voz

Más Noticias