enero 30, 2023 3:49 pm

Cerro Champaquí: entre la negligencia y costosos rescates

Los reiterados episodios de pérdidas y de rescates en el cerro Champaquí muestran a las claras el alto grado de desconocimiento de la zona por recorrer que evidencian muchas personas. Una travesía que puede terminar de la peor manera si los ocasionales visitantes no toman algunas prevenciones básicas. Y, también, si los controles indispensables de los guardias puestos a esa función son ineficaces.

Los antecedentes más cercanos reflejan ciertas conductas arriesgadas (cuando no, irresponsables) de quienes toman la decisión de trepar ese pico montañoso de las Sierras Grandes, que, con 2.700 metros de altura, es el más alto de Córdoba.

En materia de controles, habrá que precisar que se tornan dificultosos, ya que, a diferencia del cerro Uritorco, el Champaquí tiene una decena de accesos que llegan a desorientar a los guías habilitados y a los guardias. De esa forma, se elude el trámite relacionado con las aptitudes físicas requeridas para embarcarse en una aventura que no es para todos.

Es inadmisible que un contingente de 54 estudiantes y docentes rosarinos haya escalado semanas atrás el pico más alto de Córdoba sin adoptar las aludidas precauciones individuales. Las derivaciones aciagas de esa desventura quedaron expuestas cuando el grupo de inexpertos montañistas debió ser rescatado por varios vuelos de helicóptero de la Provincia.

No es sencillo justificar desde el sentido práctico y común que una mujer marplatense de 60 años haya sido evacuada en otro helicóptero con síntomas de un accidente cerebro-vascular (ACV), según trascendió. O que otros intrépidos excursionistas sufrieran cuadros gastrointestinales y vómitos.

Queda fuera de discusión: recorrer largas distancias en zonas escarpadas de la alta montaña (el denominado “trekking” en los deportes de aventura) no es para cualquiera. Menos para personas que no saben en ese momento sobre su estado de salud.

Pero hay otros efectos colaterales que reactualizan una vieja controversia: el costo monetario que debe pagar el Estado en los operativos de rescate.

Hace 10 años, Córdoba aprobó una ley que establecía la obligación de registrarse para ascender a los picos de mayor riesgo (el Champaquí, el Uritorco y Los Gigantes). La normativa determina que los firmantes de esa declaración admiten tomar por su cuenta los gastos de un eventual salvataje en razón de un extravío por propia negligencia.

Es de subrayar que el instrumento legal nunca se aplicó. Y, más aún, que desde la propia administración provincial reconocen que es letra muerta. ¿Cómo facturarle a un turista perdido en las alturas los 1.500 dólares por hora (unos 450 mil pesos) que cuesta poner en marcha un helicóptero, según cálculos oficiales?

Es factible que la solución pase por otro lado. Como medida crucial, ajustar los controles en los sitios de acceso al cerro, de modo de tener una información veraz sobre el estado psicofísico de los visitantes. Pero, queda claro, poco se logrará en esta materia si los turistas no asumen su propia responsabilidad.

La Voz

Más Noticias