enero 31, 2023 7:14 am

Violencia de género: ya condenado, Ángel “Pato” Cabrera enfrenta un nuevo juicio

El golfista Ángel Leopoldo “Pato” Cabrera (53), condenado en 2021 a dos años de prisión por ejercer violencia de género en contra de una expareja, enfrentará desde el jueves próximo su segundo juicio oral y público, esta vez en la Cámara 8ª del Crimen de Córdoba, por hechos denunciados por dos mujeres.

En esta ocasión, el debate será conducido por un juez varón, el vocal Juan Manuel Ugarte. En el anterior juicio, la condena fue impuesta en la Cámara 3ª del Crimen, a cargo de Mónica Traballini, por agresiones denunciadas por quien actuó como querellante en ese proceso, su ex Cecilia Ileana Torres Mana (38). En aquel debate realizado antes de finalizar la primera mitad de 2021, como acusadora también actuó una mujer, la fiscal de Cámara Laura Battistelli.

Para llegar a ese primer juicio fue necesario un largo proceso de hacer regresar al acusado al país, luego de que se fuera a jugar golf sin permiso a los Estados Unidos. Cabrera estuvo prófugo, fuera del país, y fue detenido en Río de Janeiro (Brasil), el 14 de enero de 2021 cuando supuestamente ingresó por unos días a la ciudad carioca. Luego de ser extraditado, pudo ser juzgado.

Por esto, los dos años de prisión se cumplen el 14 de enero de 2023, pero “el Pato” no ha accedido al beneficio de la libertad condicional por la misma peligrosidad procesal que manifestó a raíz de haberse evadido de los requerimientos de la Justicia. A disposición del juez de Ejecución Cristóbal Laje Ross, se mantiene su encierro para asegurar la realización del debate del jueves.

¿Abreviado o abierto?

Fuentes allegadas a la causa señalan que el juicio que comienza esta semana en la Cámara 8ª del Crimen podría llegar a tener la posibilidad de ser abreviado, ante la posibilidad de que Cabrera confiese la autoría de los hechos de la acusación, pida perdón a ambas víctimas y asuma su responsabilidad.

Por ahora, eso es sólo una posibilidad y depende que se pongan de acuerdo las partes, no sólo la defensa sino también el fiscal Almirón, quien no es de actuar sin consultar a las víctimas y sus abogados representantes. Luego del entendimiento, este debe ser presentado ante el juez.

Todo es relativo, porque si las partes no se ponen de acuerdo, el juicio se celebra con el trámite tradicional, abriendo el debate, escuchando a los testigos y analizando los hechos.

Para beneficio del acusado, el trámite fluido puede resultar una estrategia más “inteligente”, luego de haberse evadido y resistir acusaciones sólidas difíciles de revertir en el juicio.

Antes de caer en desgracia por ser sometido a procesos judiciales ante denuncias de exparejas, Cabrera vivió momentos de gloria como deportista, al ganar dos Grans Slams del golf internacional: el Masters de Augusta en 2009 y el Abierto de los Estados Unidos (US Open) en 2007. Fue el segundo latinoamericano en ganar un major, luego de que lo hiciera el también argentino Roberto De Vicenzo.

Dos juicios en uno

Siempre con instrucciones a cargo del fiscal de Violencia Familiar y de Género Cristián Griffi, el debate fijado para este jueves a las 9 analiza hechos denunciados por dos exparejas, Torres Mana (38)y una anterior, Micaela Teresa Escudero (39). Son dos expedientes distintos, pero se unifican en este mismo juicio, a cargo del juez Ugarte y con la acusación del fiscal de Cámara Hugo Antolín Almirón.

Asistido nuevamente en la defensa por los penalistas Carlos Hairabedian y Sebastián Becerra, Cabrera debe responder por hechos de desobediencia a la autoridad, amenazas, coacciones y lesiones leves.

Ahora, se reúnen las denuncias de dos exparejas de Cabrera incluidas como supuestas víctimas de violencia de género: la policía Torres Mana (38), por “coacción” y seis hechos de “desobediencia a la autoridad”, y la productora de eventos Escudero (39), por “coacción”, “coacción, amenazas y lesiones doblemente calificadas –por el vínculo y por mediar violencia de género–” y por “lesiones doblemente calificadas” (por los mismos motivos), todo en concurso real.

Hechos graves

La instrucción de ambos expedientes a cargo del fiscal Griffi fue elevada y recibió los avales sucesivos de la jueza de Control Cristina Giordano y luego de la Cámara de Acusación.

La primera supuesta víctima en orden cronológico fue pareja de Cabrera entre 2014 y 2016, Micaela Escudero, quien habría sufrido agresiones del golfista hasta 2017, cuando decidió irse a vivir a Capital Federal para escapar de su acoso, según relató.

Micaela contó en una entrevista a La Voz que, cuando comenzaron a convivir, Cabrera le dijo que no debía trabajar más. Además, aseguró que la celaba con sus jefes. También empezó a controlarla con su vestimenta y a aislarla de sus amistades.

Micaela señaló que, cuando llegaba, él la sometía a “una requisa” y le revisaba la cartera, le abría el celular y veía qué tenía. Afirma que “tenía la paranoia” de que ella tuviera “otro” celular.

Según el relato de la denunciante, cuando ya no salía con él, en 2017, ella fue a escuchar a Ulises Bueno a la Costanera. De repente, apareció Cabrera. Micaela aseguró que, tras rechazarlo, él le mordió la boca y le produjo lesiones. Luego de esto, se decidió a hacer la denuncia.

Luego de hacer reiteradas denuncias en la Capital Federal, la mujer no obtuvo mayor respuesta judicial.

El abogado cordobés Federico Pizzicari Bordoy consiguió que en Córdoba se reflotaran las denuncias y, tras obtener la imputación, logró que la causa llegara a juicio.

Segunda causa de Cecilia

El otro expediente que espera a Cabrera analiza otros hechos con Torres Mana como víctima, que no ingresaron en el primer juicio donde el golfista fue condenado.

Torres Mana es policía y se relacionó con Cabrera poco después de que finalizara la relación con Escudero.

En este caso, se analiza lo ocurrido con llamadas telefónicas que realizó “el Pato” a Torres Mana y que configuran un caso de cohecho y seis desobediencias a la autoridad. La primera amenaza motivó la denuncia de la mujer y la orden de restricción del fiscal Griffi.

Tras esto, Cabrera, que tenía impedido acercarse o hablar con ella, la llamó seis veces durante una noche, según la acusación.

En este caso, el patrocinante de la mujer es Carlos Nayi, quien la acompañó en la instrucción de estas causas y durante el debate que terminó en condena.

Nayi sostiene que, fuera de este y el anterior juicio, la patrocina a Torres Mana en nuevas denuncias por supuesto abuso sexual y otros presuntos delitos de violencia de género.

Por otra parte, mientras se investigan esos hechos, Griffi todavía instruye una causa más, la relacionada con las denuncias por violencia de género de otra expareja, Silvia Rivadero, quien es la madre de sus hijos.

La Voz

Más Noticias