enero 27, 2023 11:56 am

La isoca bolillera en soja, una amenaza que se potencia ante el contexto de sequía

En un contexto de fuerte sequía y ante la presencia de isoca bolillera en soja, una de las dudas más frecuentes de los productores es definir el momento de aplicación.

“Al momento de tomar la decisión, hay que tener en cuenta la etapa fenológica y estado general del cultivo”, señaló Diego Álvarez, docente de la cátedra de zoología en la Facultad de Agronomía de la UBA.

En el marco del programa REM de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), el profesional destacó que existe un vínculo estrecho entre el cultivo y la plaga.  “Cuando la tasa de crecimiento del cultivo cae, es cuando comienzan a observarse los mayores daños”, explicó.

MIRA: En otro año Niña, las bacterias “inoculan” en la soja una solución contra el estrés hídrico

La sequía también añade problemas para el control de esta plaga. La falta de agua genera un estrés en el cultivo y una caída en su tasa de crecimiento. A partir de este punto, explicó que niveles bajos de presencia de isoca pueden ser suficientes para generar daños importantes

CLAVES PARA EL MANEJO

Para afrontar este problema, es aconsejable emplear todas las herramientas disponibles, como el monitoreo, uso de biotecnologías y el control químico.

“En el caso que se superen los umbrales establecidos y sea necesario recurrir a algún insecticida, gran parte del éxito sobre el control es lograr una buena calidad de la aplicación además de la correcta elección del activo”, remarcó Alvárez.

Uno de los principales parámetros a tener en cuenta al momento de aplicar es proteger la gota de la evaporación. Además, se debe recorrer el lote, para medir defoliación, conocer la escala fenológica del cultivo y el ciclo biológico de la plaga. 

CARACTERÍSTICAS DE LA ISOCA

Es considerada una plaga clave, por su repetida presencia año tras año en el cultivo de soja. Presenta la particularidad de ser polífaga, es decir que se alimenta de diferentes partes de la planta pudiendo actuar en distintas etapas del ciclo del cultivo, desde vegetativo a reproductivo. 

El tipo de daño dependerá del estado de desarrollo del cultivo y del estado larval de la plaga. En años con condiciones favorables, la isoca es capaz de presentar hasta cinco o seis generaciones, pudiendo pasar las primeras como huésped en arveja, vicia, alfalfa u otras especies para luego entrar en la soja.

 

 

The post La isoca bolillera en soja, una amenaza que se potencia ante el contexto de sequía first appeared on Infocampo.

Más Noticias