junio 20, 2024 6:39 am

Eugenia Celli, de “La Voz Argentina” a su propia aventura pop: “Soy una bola emociones”

Para fines artísticos, Eugenia Celli hoy es Eugenia. Así, Eugenia, a secas.

La cantante cordobesa ha optado por esa reconversión tras un paso destacado por La Voz Argentina a mediados del año pasado, cuando el reality musical de Telefe hacía las veces de un bálsamo televisivo en el tramo final de aislamiento.

Se inscribió en el certamen con su nombre propio, cumplió con esa formalidad burocrática para poder mostrar su carisma, su rango vocal y su ductilidad expresiva en el team Lali.

Pero ahora que ha decidido comenzar una carrera solista en plan r&b galáctico, lo más aconsejable es crear una proyección alucinada de sí misma. Como su coach, pero desde cero.

-Al reconvertirte en Eugenia, al perder tu apellido, ¿podés verte a vos misma como si fueras otra? ¿Eugenia será una construcción pop a la que te podrás referir en tercera persona?

-Es una muy buena pregunta. Eugenia es una exaltación de todo lo que soy.

Performática, física y artísticamente. Cuando estoy toda montada en ese personaje, siento que me puedo comer el mundo y que soy indestructible. Cada vez que puedo estar en un escenario cantando, siento una felicidad indescriptible: me siento en el lugar correcto. Mi faceta artística no me esconde, ni me oculta, ni me cambia. Más bien al contrario, me saca para afuera. Es, como yo, transparente, pero más badass.

Tal como se indicó arriba, la variante que tomó Eugenia para este proceso es la del r&b galáctico, que la obliga a desplazarse como una gacela y a contar en consolas a un productor que sepa interpretarla. En su caso fue Nahuel Barbero, con quien plasmó el simple revanchista No hicimos match.

“¿Gacela r&b galáctica? Increíble. Nueva bio. (risas)”, despacha Eugenia ante el modo de referencia instituido por el cronista.

“El plan siempre fue cumplir un sueño: hacer música, que es lo que tanta felicidad nos trae a muchos –precisa luego-. En mi caso, es lo que siempre quise hacer”.

“El plan es compartirles mi arte. Que les llegue y que cada uno tenga una experiencia diferente y lo sienta propio. Nada me hace más feliz que transmitir. Me autopercibo transparente y sensible. Mi música no es más que una extensión de lo que sentí y siento. Es completamente honesto. Creo que lo más valioso que puede tener un artista es la autenticidad”, remata.

-¿Por qué te decidiste por “ese” perfil?

-Fui por el lado del r&b porque me acompañó desde que tengo memoria, porque es mi género preferido y porque mis grandes referentes hacen esa música. Es muy versátil, además. Puede hablar de amor y de desamor, pero de la nada puede ser recontra sexual; o tirarte una pálida sobre una historia de vida que te atraviese el pecho. Yo soy una bola de emociones, siento y pienso mucho. Y la música es mi herramienta para expresar todo eso. Creo, de todas maneras, que si bien hoy hago este género mañana puede ser otro, y pasado, otro diferente. Aunque acá estoy cómoda, me gusta explorar.

-El single sugiere que un match repentino, que te propone ir de cero a 100, no es beneficioso para las partes. ¿Es sólo una coartada temática para un tema pop o creés que eso pasa en realidad?

-Es 100 por ciento verídico, me ha pasado mil veces. Me cansé de enamorarme y que me ghosteen, o de darme cuenta de que no era por ahí. Yo antes era más romántica, ahora ya no les perdono una. Y mis amigas mucho menos. La línea que dice “todas mis amigas me decían sobre tu veneno, pero mientras tanto vos te hacés pasar por niño bueno”, se desprendió de una vez en la que, literalmente, mis amigas me metieron en un auto y me hicieron una intervención para que deje al chabón con el que estaba.

-El haber pasado por un reality pop antes de comenzar una carrera solista: ¿es gran una ventaja o un salvavidas de plomo?

-Creo que es un buen puntapié, para empezar. De repente mucha gente te escucha, sabiendo poco de vos, y eso está bueno, le da oportunidades a gente que capaz de otra manera nunca las hubiera tenido. Y porque la experiencia a nivel aprendizaje dentro de un medio tan grande como la televisión está buena, te curte para lo próximo que pueda venir, porque es todo muy intenso.

-A veces, los participantes de realities musicales se vuelven cínicos con respecto a la lógica de estos programas. ¿Creés que puede pasar en tu caso?

-La exposición así de masiva es un arma de doble filo. Hay que saber bancarla y hay que tenerle respeto. La gente consume mucho este tipo de realities y dice cosas que muchas veces no son ciertas y que pueden hacer mucho daño. La bocha, para mí, es reírse y entender que el mensaje viene de gustavo567batman, que sabe tanto de música o de nuestras vidas como yo de computadoras: nada.

Eugenia y Santi Celli, firme hermandad

Más allá de su participación en La Voz Argentina, Eugenia tenía su hermandad con Santi Celli (Salvapantallas, solista con proyección inimaginada) como ventana para pispear los ires y venires del show bizz. “Soy su fan número uno”, dice sobre el exsocio de Zoe Gotusso.

“Hay una conexión casi telepática en nuestra hermandad, que hace que nos entendamos perfecto sin decir nada. Cantamos juntos desde que somos unos bebitos, y admiro cada cosa que ha hecho. Obvio que su opinión tiene mucho peso”, complementa.

“Le pregunto todo, porque es mucho más bicho que yo, no se le escapa una. Y es una de las mejores personas que conozco. Es lo que ves. Nos tocó nacer en una familia de artistas, y él fue el primero que se animó a dar el paso para hacer lo que ama”, redondea.

Y finalmente concluye: “Me llena de orgullo el lugar que se ganó hoy, porque es producto de mucho esfuerzo. Tengo el honor de formar parte de su banda, y espero que en el futuro podamos sacar canciones juntos”.

Más información

Celli, confiado y tranquilo: “Quiero que mi música pueda atravesar a cualquier persona”

La Voz

Más Noticias