enero 29, 2023 1:43 pm

Daría igual Córdoba o Madrid: Santi Celli cocina su nuevo disco en España y con un “dream team”

Tres caras sonrientes, y algo cansadas, iluminan el plano invernal del otro lado del Zoom. En un departamento del barrio de Lavapiés, en Madrid, hay clima de campamento. Aunque Messi y el Mundial de Qatar no aparecen como temas de charla, el aura de campeones unifica los perfiles de Santiago Celli, Diego Mema y Nahuel Barbero. Los tres cordobeses están viviendo el sueño del pibe en España, donde graban juntos (y junto al laureado productor Didi Gutman) el tercer disco de Celli, sucesor de sus dos joyas solistas previas, Reset (2020) y Atte. Celli (2021).

Los tres son conscientes de que, al margen de sus trayectorias individuales, en este momento protagonizan una suerte de conquista generacional. Y también está claro que el proyecto tiene el sello del ex–Salvapantallas, que inició el proceso de este nuevo álbum a mediados de año y también en Madrid, ciudad que terminó tiñendo el carácter de la tanda de canciones que hoy el cordobés comienza a cerrar junto a estos dos socios de confianza.

“Daría igual Córdoba o Madrid”, dice un fragmento de Ya ni mis amigos me contestan, primer adelanto de este próximo trabajo. Y no es azarosa la referencia, que también remite a Fito Páez y un disco en vivo grabado en la muy argentina capital española.

“Esa canción es el germen del disco”, introduce Celli sobre lo poco que se conoce de este proceso creativo superador.

Luego, profundiza sobre el impacto que tuvo en él su primera visita a España, a mediados de 2022: “Vine de viaje sin haber pisado antes Europa. Todas las primeras ideas salieron en Madrid, en otro contexto, componiendo con gente de acá en sesiones a través de la editorial. Empecé a juntarme con gente que curtía una muy distinta a la mía y a disfrutar de ese choque cultural, del lenguaje, de esas limitaciones que al final hacen a la búsqueda y, en el mejor de los casos, a encontrar caminos nuevos”.

“Sentí el entusiasmo que tenía cuando estaba en Córdoba, cuando empecé a hacer música”, reflexiona Celli, quien entiende este nuevo proyecto como un buen mix entre el más digital Reset y el decididamente orgánico Atte. Celli.

El intercambio como ética de trabajo

La impronta madrileña del disco y el hecho de que el productor Didi Gutman esté establecido allí buena parte del año hicieron que Celli tuviera que viajar a España nuevamente para avanzar en un trabajo que se espera para la primera mitad de 2023. En ese punto, y luego de meses de trabajo a la distancia con apoyo local de Barbero y Mema, el cordobés consideró clave sumar a esa instancia a quienes lo acompañan desde el comienzo de esta etapa.

“Con Diego es como si me contara a mí mismo. Desde antes de Salvapantallas venimos haciendo música. Somos amigos hace mucho tiempo, compartimos todos los procesos y este no iba a ser la excepción”, dice Celli sobre el guitarrista Diego Mema, colaborador estable de Zoe Gotusso y, en su momento, comodín dentro de la banda de acompañamiento de Salvapantallas. Músico clave en el universo de Celli desde el día cero.

En el caso de Barbero, integrante del dúo Hipnótica, Celli concede que, además de otra importante relación de amistad, el vínculo musical está atravesado por una admiración de larga data, que nos lleva de vuelta –una década atrás– a los inicios de una camada histórica para la escena local. “Nosotros éramos fans de Hipnótica porque éramos chicos y no había otro pop en Córdoba, o quizás había pero ellos eran lo que más nos gustaba junto con los Rayos Láser y toda la movida de Discos del Bosque”, recuerda el cantautor, que en ese entonces integraba el grupo Cronistas Club.

Mema, que también fue músico de Hipnótica durante una temporada y curtió escenarios locales con Future Ted, asegura que el encuentro entre los tres era una “deuda pendiente”, algo que estaba al caer. A su turno, Barbero reafirma: “Yo sentía que en algún momento, quizás no tan pronto, iba a pasar esto de hacer un disco con Santi y con Diego. Había varias cosas latentes, desde lo humano y desde lo musical y artístico. Para mí es un honor enorme estar haciendo música con ellos en Madrid”.

—¿Qué creen que aporta al proceso creativo de un disco el poder instalarse en un lugar y dedicarse específicamente a eso durante un período de tiempo?

—Celli: Gran parte de una canción terminada tiene que ver con el nivel de concentración y de compromiso que vos puedas lograr con esa obra, con ese track. Ni hablar un disco. Para poder familiarizarse con eso, ayuda mucho el hecho de estar compartiendo un espacio, en contacto y haciéndolo durante varios días seguidos. Hay cosas que sólo se obtienen rompiendo las rutinas y los lugares comunes. Estas composiciones no hubiera podido hacerlas en Buenos Aires. Todo tiene que ver con lo que te estimula. Acá es invierno, es una experiencia diametralmente opuesta a lo que sería nuestra rutina en Argentina. Hay que aprovechar eso para darle más carácter a la música.

—Barbero: Estamos construyendo un mundo estético y artístico y la idea es meterse en ese universo. Si eso lo hacés un día, después te juntás con alguien más, al otro día volvés, y así, es muy diferente a agarrarlo todos los días. Sobre todo porque creo que el disco está buscando una sonoridad conceptual.

—Mema: Irte a otra ciudad, otro país, encima relejos, lo hace una experiencia más completa en sí misma. Este disco, cuando lo escuchemos, nos vamos a acordar de Madrid y de este mood. Hay algo que se genera cuando te vas a hacer algo en plan campamento.

—Trabajar en proyectos individuales pero con impronta colectiva es una característica de la generación a la que pertenecen.

—Celli: Yo siento que estoy trabajando con artistas. Tanto Didi como Diego o Nahue son productores pero son artistas además, yo los considero mis pares. Hace rato tengo resuelta la neurosis esa de que tengo que incidir en todas las decisiones. Ojo, a veces es esa y la banco a muerte, pero no es sólo esa. Y la verdad me divierte y me gusta trabajar en equipo. Con los chicos tendríamos una banda a los 60 tranquilamente. Es eso: disfrutar de juntarse a hacer música y confiar en el criterio de los demás.

—Barbero: Creo que funciona todo tan bien porque Santi tiene muy clara la visión de su proyecto, todo gira en torno a eso. Estamos todos persiguiendo esa visión, que en este caso está superclara. Jugamos todo para esa.

—Mema: Gran parte de la decisión pasa por poder compartir días con gente con la que tenés ganas de estar. También se volvió muy individualista la música, es mucho más habitual que sea una persona con una compu en la casa. Para nosotros, antes que nada, es una excusa para juntarnos.

—Son parte de una camada histórica del pop argentino. Nacieron artísticamente en Córdoba y hoy juegan “en Primera”. ¿Cómo les pega toda esa información?

—Celli: Repega. Me pasaba la otra noche, que miraba por la ventana las callecitas de Lavapiés y pensaba eso: “Che, somos tres pibes de Córdoba”. O sea, estamos viviendo de hacer música, de movida, y que todos los que comparten los mismos orígenes de nosotros saben lo difícil que es desde el interior del país. Y estamos en Madrid grabando un disco. Es casi delirante y a la vez es un triunfo, la verdad. Yo lo vivo como eso. Al fin empezó a dar frutos tanto trabajo de tanto tiempo.

—Mema: A nosotros por momentos nos es difícil tomar conciencia de esa en la que estamos. Cuando uno está metido en algo no tiene tanta objetividad, y eso pasa a cualquier escala. Sí creo que los tres somos superagradecidos y tratamos todo el tiempo de tomar conciencia. Es algo que los tres creemos que nos merecemos, porque trabajamos un montón. Y también somos afortunados por un montón de otras cosas.

—Barbero: La palabra triunfo es rebonita. Un triunfo sano, ¿no? Lo logramos y acá estamos. No es un pensamiento recurrente. El pensamiento que está todo el tiempo es “necesitamos hacer un buen disco”. Estamos los cuatro obsesionados con eso, todo lo otro es un pelín secundario. Igual obviamente tomás un poco de distancia y se te pone la piel de gallina, por todo. Los pibes son un pelín más chicos, pero yo siento que ellos me miraban como una refe y hoy definitivamente es muy distinto. Ver el laburo que hacen, lo que son como artistas, me pone megaorgulloso. Es un fruto de lo que venimos haciendo hace mucho tiempo. Este no es un lugar que nos regaló nadie.

Más información

China Suárez y Celli: cómo se cocinó el regreso de la actriz a la música

La Voz

Más Noticias