febrero 5, 2023 10:59 am

Volver a las cosas mismas: comentario de “De lunes a viernes, las cosas”, de Darío Sandrone

El abatimiento de la rutina hace que a menudo olvidemos cuánto dependemos las personas de las cosas que pueblan este mundo. Más aún, olvidamos que hay distintos tipos de cosas, hechas por otros seres humanos, que intervienen en nuestra interpretación del entorno y de nosotros mismos. Este planteo abre una dimensión que condensa serios interrogantes que reciben su tratamiento por Darío Sandrone en De lunes a viernes, las cosas.

Todos sabemos que una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Pero tal vez no sepamos el porqué detrás de esas distinciones, clasificaciones y, sobre todo, desconocemos su origen. La historia y uso del plástico, de las monedas y billetes, del trigo, de la bicicleta, de cosas menos tangibles como el VAR y los sueños son capturados y sometidos a indagación por Sandrone desde un enfoque cercano y original.

Aparecen también interrogantes que comparan al hombre con la hormiga, que exploran el afán de crear inteligencias como la de la ginoide Sophia, y otros que revisitan bajo una nueva luz preguntas tan vertiginosas como “¿quién soy?”.

Los resultados de estos recorridos fueron publicados entre 2019 y 2022 en La Voz y Hoy Día Córdoba, y encuentran en este libro no una mera recopilación, sino una organización que astutamente elude los solapamientos y aboga por la complementariedad. La mirada de Sandrone se acomoda a distintas escalas: aparece Córdoba cuando cruza a Leonor Marzano con Madonna, refleja una época del país a través de un violento enfrentamiento entre Boca y River, y estudia el mundo cuando analiza el impacto de la pandemia en el trabajo.

Con un estilo lúdico y liviano que no desmerece la profundidad del planteo, el autor deja entrever su formación en Filosofía y su constante inquietud por lo que lo rodea, un punto de vista que recuerda al del filósofo argentino Pablo Capanna. En más de una ocasión, Sandrone es explícito al evidenciar la raíz existencial de su interrogante (una conversación con un amigo, una perplejidad, su curiosidad por personajes como Alan Turing o Vilém Flusser), incorporando sutilmente al lector al mismo trance reflexivo. Su habilidad, lo que moviliza el ansioso pase de página, radica en no clausurar ninguno de sus abordajes, sino en hacer de cada cierre una suerte de cliffhanger del pensamiento.

En breves y adictivas dosis, De lunes a viernes, las cosas sacude el adormecimiento de lo cotidiano a través de referencias, información y humor. Se trata de una invitación a complejizar el mundo y las prácticas que nos rodean, a enriquecer nuestra comprensión para saber dónde estamos y hacia dónde podríamos estar yendo.

De lunes a viernes, las cosas. De Darío Sandrone. Editorial de la UNC. 340 páginas. $ 4.300.

La Voz

Más Noticias