enero 29, 2023 12:00 pm

Jesús María 2023, día 1: con Jairo y Abel, el mejor arranque de los últimos diez años

En el debut del Festival 2023 de Jesús María, con Jairo y Abel Pintos como números estelares, el ingreso de público la convirtió en la mejor noche inaugural de los últimos diez años.

Para la apertura televisiva, el estadio estaba colmado en un 90% de su capacidad y se especulaba con un importante ingreso para la medianoche, del público que venía por Abel. Hasta la 1, se registraron 12.858 localidades vendidas, según información oficial del Festival.

Para cuando subió Jairo, un rato después de las 22, una brisa apenas leve ayudaba a darle otro marco a la noche y el de Cruz del Eje se despachaba con un repertorio que en lo rítmico fue de menor a mayor.

Duerme Negrito, Campo afuera, Estampitas, Los enamorados, Ferroviario, Caballo blanco, La Balacera se fueron sucediendo armónicamente.

Jairo logró a lo largo de su carrera escaparse de los rótulos y las etiquetas. ¿Exactamente qué hace Jairo? Tiene una banda que podría dedicarse al jazz y un repertorio que podría encajar en otros géneros.

La conclusión es que a Jairo es Jairo, un refinado cantor popular cordobés sin clasificación posible.

Y Jesús María le dio un respetuoso recibimiento y despedida.

“Esta es una de las canciones que más quiero”, prologó Jairo para sumar a su hijo Yaco y su nieto Francisco para una hermosa versión de Podría bailar toda la noche contigo.

Antiguo dueño de las flechas marcó otro momento alto del cruzdelejeño armado solo con su voz y la percusión.

“Nos despedimos con una canción muy hermosa con la que me siento identificado y que es de don Atahualpa Yupanqui”, cerró Jairo antes de interpretar Chacarera de las piedras y ganarse otra ovación.

Y se despidió con su clásica versión del Ave María antes de ser despedido de pie.

En conferencia de prensa tras su espectáculo, Jairo hablo de la experiencia de cantar ya no solo con su hijo sino también con su nieto.

El músico reflexionó sobre como todos sus hijos todos expresaron sus vocaciones de forma temprana y el placer que le da que hoy todos hayan podido encaminarlas y dedicarse a lo que les gusta. Sobre Yaco, destacó su pasión por la música y señaló: “Se ve que Francisco tiene el mismo bichito”.

“Yo lo miro fascinado, canta hermoso. Y además tiene una facilidad para salir al escenario, como si nada. Yo me ponía muy nervioso cuando era chico”, confesó.

Arrancó la jineteada

Diego Rionda, en representación de La Rioja, fue el primer jinete en debutar desde el palenque uno en la categoría bastos con encimera lisa.

Le aguantó la topada a su reservado y se bajó contento en medio de un generoso aplauso del público.

De todos modos, se trata de un campeonato largo y que demanda otras nueve jineteadas antes de aspirar a un título.

La apertura de la 57

Con el termómetro por encima de 30 grados durante casi todo, el debut de Jesús María se hizo un poco más incómodo, pero no por eso menos festivo.

Y es que la gente no se agolpó en las boleterías sino hasta pasadas las 17 y el ingreso al anfiteatro fue calmo y constante.

El acto de apertura de la edición 57 tuvo lugar en la Plazoleta del Festival donde se descubrió la placa de los campeones defensores del título: Ferreira Romano Arce (Crina), Alejandro Cruz Ramos (Gurupa) y Lucas Bustamante (Bastos).

A las 20.15, los locutores Cristian Bazán, Natalia Balverdi, y Andrés Boletta se encargaron de coordinar el ingreso de las delegaciones, de los abanderados de las escuelas -también fueron invitadas las que no son socias del Festival- y de hacer bendecir los elementos para el campeonato de jineteada.

El obispo de Córdoba, Ángel Rossi, fue el encargado de las palabras y la bendición de rigor, ante la atenta mirada de los intendentes locales, del intendente Martín Llaryora, y del presidente de la Agencia Córdoba Turismo.

Y fue un multitudinario coro de niños y niñas de Jesús María, Colonia Caroya y Sinsacate quien se cargó en el hombro la interpretación del Himno nacional, apenas pasadas las 21. El escenario Martín Fierro quedaba formalmente inaugurado.

A pesar del calor

En marcado contraste con el primer día del 2021, el público deja en claro desde muy temprano que apunta a un lleno total. A las 17, dos horas antes del horario programado para que se abran las puertas, ya hay una fila de varios metros a pesar del inclemente calor.

Para el número de apertura ya cuesta encontrar lugar en las gradas. Las horas de espera no importan: la gente aguardó sin apuro aún cuando nada pasaba sobre el escenario o en el campo. Basta estar con la compañía elegida y disfrutar del contenido de las conservadoras que guardan las típicas bebidas y picadas.

Claro, las fans de Abel Pintos son una gran mayoría. De todas las edades, madre e hija, amigas, hermanas, vienen a ver al cantante que es el número fuerte de la noche. Tres seguidoras de Buenos Aires lucen orgullosas un cartel que hicieron ellas mismas al que llaman “el trapo abelero” y que tiene ya dos firmas del músico.

También abundan las referencias a Argentina Campeón, entre el público y los que ocupan después el escenario. La alegría es doble: futbolística y festivalera.

Y hay visitantes no solo de cada provincia del país sino de otras nacionalidades. Además de los siempre esperados y bienvenidos Brasil, Chile, Uruguay y Paraguay, los hay italianos, alemanes, venezolanos, españoles. Muchos, favorecidos por el tipo de cambio, disfrutan de los puestos afuera y adentro para comprar indumentaria, accesorios típicos y regalos. De nuevo en marcado contraste con el inicio de la edición anterior, los puestos de cualquier tipo están a rebosar.

Abel, el siempre esperado

Es hermoso poder observar en vivo la relación única que une a Pintos y sus fans, que avanzan corriendo sobre el campo para acercarse a él lo más posible. La energía que genera ese ida y vuelta en el anfiteatro se puede palpar y se disfruta. Larga con Juntos.

“Esta fiesta tan querida… Es la primera vez que estoy en la noche ninaugural y quiero agradecer a todos los que lo pensaron porque es muy importante para mí”, agradece Abel.

En el tercer tema, Tu voz, a los pocos versos se corta el sonido y la imagen de las pantallas. Es como si no hubiera pasado: su fiel público continúa cantando y cantando la canción, cada vez más fuerte, cada vez con mayor afinación. Es Abel cantando a través de todas esas gargantas.

Emocionado, les dice: “Gracias por la complicidad intacta y salir a bancar siempre en los momentos más difíciles, como el de recién, son cosas que pasan en los recitales en vivo”.

Hay algunos temones muy especiales como Alelí o Cactus. Y pasan Espejo, El amor en mi vida, No me olvides, Tiempo, El adivino, Cien años, Aventura y más. Abel ilumina Jesús María por hora y media de show.

Luego, cierra con A-Dios. Y, claro, invitado por Cristian Bazán y su público ardiente, vuelve para el bis.

¿Un plus de esta primera noche? La luna llena que se pudo ver todo el tiempo brillando sobre el anfiteatro.

La Voz

Más Noticias

La Voz

¿Por qué ahora duran tanto las películas?

Una mirada rápida al ecosistema audiovisual nos bastará para darnos cuenta de que sus contenidos son cada vez más numerosos, rápidos y, sobre todo, breves.