febrero 3, 2023 11:17 pm

Crimen de Fernando Báez Sosa: uno por uno, quiénes son los rugbiers imputados y cuál fue su rol según la fiscalía

Desde el 2 de enero de 2023 se desarrolla en los tribunales de Dolores el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven de 18 años asesinado a golpes en enero de 2020 a la salida del boliche Le Brique de la ciudad de Villa Gesell.

Canal especial. Todo lo publicado sobre el crimen de Báez Sosa

Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli, Ayrton Viollaz, y Luciano, Ciro y Lucas Pertossi son los ocho rugbiers imputados.

A continuación, un perfil de cada uno y cuál fue su rol según la fiscalía que investiga el asesinato.

Máximo Thomsen

Tiene 23 años. Sus allegados lo apodan “Machu”. Se formó como rugbier en el Arsenal Zárate Rugby y jugaba en el Club Atlético San Isidro, de Buenos Aires, desde 2017.

Fue suspendido de esa institución tras conocerse su detención por el crimen de Fernando Báez Sosa.

Fue sacado por la fuerza del boliche “Le Brique”, de Villa Gesell y está señalado por la Justicia como quién le dio la patada mortal en la cabeza de Fernando.

Ciro Pertossi

Tiene 22 años. Es uno de los rugbiers a quien la Justicia le atribuye mayor responsabilidad en el asesinato, ya que fue reconocido por al menos tres testigos “como el sujeto que le pegó a Fernando cuando ya estaba en el piso, en su cabeza, cara y pecho”.

Fue quién después del ataque escribió en el grupo de WhatsApp que compartía con el resto del grupo: “Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie”. Es hermano de Luciano Pertossi y primo de Lucas, otros dos acusados. Su hermana Emilia es una de las letradas que los defiende junto a su padrino Hugo Tomei.

Lucas Pertossi

Tiene 23 años. La fiscalía determinó que filmó con su iPhone la secuencia del ataque, desde que fueron expulsados del boliche hasta que él mismo dejó de grabar la golpiza para agredir a un amigo de Fernando. Minutos después del ataque, envió un audio al resto de los rugbiers: “Estoy acá cerca donde está el pibe y están todos ahí a los gritos, está la policía, llamó a la ambulancia. Caducó”.

Luciano Pertossi

Tiene 21 años. Fue reconocido por testigos como uno de los agresores. En las filmaciones se ve cuando participa de la golpiza a Fernando. Fue el primero en romper el silencio en una audiencia durante el juicio.

Matías Benicelli

Tiene 23 años. Fue quien abrió la puerta a la policía cuando se ordenó la aprehensión del grupo en la casa que alquilaban en Villa Gesell. Un testigo lo ubicó como “agresor directo” de Fernando. Otro lo situó “agrediendo a un amigo de Fernando”; y un restante lo identificó como quien gritaba a Fernando “a ver su volvés a pegar, negro de mierda”.

Enzo Comelli

Tiene 22 años. Al ser detenido presentaba un “hematoma sobre el labio inferior”. Según la fiscalía, “premeditadamente” agredió a Fernando “junto con los restantes imputados, previo repartirse roles para agredir físicamente a la víctima y posteriormente matarla”.

Blas Cinalli

Tiene 21 años. Según la imputación, “existen sendos elementos probatorios” para atribuirle “una participación criminal esencial en la comisión del hecho” y como “agresor directo de Fernando”.

Ayrton Viollaz

Tiene 23 años. Es el único del grupo que no tenía teléfono celular y la fiscalía entendió que “todas las probanzas valoradas” lo “ubican junto a Fernando pudiendo quizás tratarse de un agresor directo”.

Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi, sobreseídos

El 4 de febrero de 2021 el primero en quedar sobreseído fue Juan Pedro Guarino. Luego, en abril de ese mismo año, la Cámara de Apelación y Garantías de Dolores sobreseyó a Alejo Milanesi.

Si bien ambos estaban de vacaciones con los ocho rugbiers imputados, y estuvieron detenidos un tiempo, la Justicia determinó que no fueron parte del grupo asesino ya que ningún testigo los reconoció ni se pudo comprobar su participación directa en el crimen de Fernando Báez Sosa.

La Voz

Más Noticias