abril 19, 2024 9:25 am

Israel sigue bombardeando Gaza, también las zonas que marcó como seguras para los civiles

RAFAH, Franja de Gaza (AP) — Aviones de combate israelíes bombardearon la Franja de Gaza de forma incesante en la madrugada del sábado, incluyendo algunas de las cada vez más escasas zonas del sur del sitiado enclave donde se ha instado a los palestinos a refugiarse.

Los últimos ataques se producen un día después de que Estados Unidos vetase una resolución de Naciones Unidas que exigía un alto el fuego humanitario inmediato en Gaza, que contó con el respaldo de la inmensa mayoría de los miembros del Consejo de Seguridad y de muchas otras naciones. Trece de los 15 miembros del organismo votaron a favor de la propuesta y Reino Unido se abstuvo.

“Los ataques por aire, tierra y más son intensos, continuos y generalizados», afirmó el secretario general de la ONU, António Guterres, antes de la votación. A los residentes de Gaza “se les está diciendo que se muevan como pinballs humanos, rebotando entre franjas cada vez más pequeños en el sur, sin ninguno de los elementos básicos para la supervivencia”.

Guterres dijo al Consejo que Gaza está en “un punto de ruptura”, con el sistema de ayuda humanitaria al borde del colapso total, y apuntó que teme que “las consecuencias puedan ser devastadoras para la seguridad de toda la región”.

Las fronteras de Gaza con Israel y Egipto están blindadas, lo que deja a los palestinos sin más opción que tratar de buscar refugio dentro del propio territorio. El número total de muertos en el enclave desde el inicio de la guerra supera las 17.400 personas, que en su mayoría son mujeres y niños, según el Ministerio de Salud gazatí, que está controlado por Hamás y no diferencia entre víctimas civiles y combatientes.

Israel responsabiliza a Hamás de las víctimas civiles y acusa a los insurgentes de utilizarlos como escudos humanos. Además, afirma que ha realizado esfuerzos considerables, con sus órdenes de evacuación, para alejar a la población civil de la guerra.

Los residentes en Gaza reportaron el sábado ataques aéreos y bombardeos tanto en el norte como en el sur, incluyendo la ciudad de Rafah, que está cerca de la frontera con Egipto y a dónde el ejército israelí condujo la evacuación de los civiles palestinos.

El principal hospital de la ciudad de Deir al-Balah, en el centro de la Franja, recibió 71 cadáveres tras los bombardeos registrados en la zona en las últimas 24 horas, indicó el Ministerio de Salud el sábado por la mañana, además de 160 heridos. En Jan Yunis, en el sur, al Hospital Nasser llegaron 62 fallecidos y 99 heridos en el mismo periodo, agregó.

Israel ha tratado de afianzar el control del ejército en el norte, donde los intensos combates han reflejado la férrea resistencia de los gobernantes de Hamás. Se cree que, a pesar de las órdenes de evacuación, decenas de miles de residentes siguen en la zona seis semanas después de la entrada de las tropas y los tanques israelíes durante la guerra provocada por el letal ataque de Hamás contra la población civil del sur de Israel el 7 de octubre.

Unas 1.200 personas, en su mayoría civiles, fallecieron en la incursión de los insurgentes palestinos, y más de 240 fueron tomadas como rehenes. Decenas de ellos — además de cientos de presos palestinos — quedaron libres durante una tregua temporal, pero se cree que en Gaza quedan más de 130 cautivos.

Más de 2.200 palestinos han perdido la vida desde el final del alto el fuego temporal el 1 de diciembre, según el Ministerio de Salud gazatí.

Ante la reanudación de los combates, Estados Unidos instó a Israel a hacer más para proteger a la población civil y para permitir la entrada de ayuda. Los pedidos coincidieron con la ampliación de la campaña aérea y terrestre al sur de la Franja, especialmente sobre la ciudad de Jan Yunis, lo que provocó la huida de decenas de miles de personas.

“Ha sido una noche de tiroteos y bombardeos intensos, como todas las noches”, dijo Taha Abdel-Rahman, residente en Jan Yunis, por teléfono el sábado.

El Departamento de Defensa Civil de Gaza reportó la muerte de al menos una persona el viernes en la noche en Rafah en un ataque aéreo sobre una vivienda familiar que dejó varios heridos. Además, publicó imágenes en las que se veía como rescatistas y vecinos utilizaban linternas y las luces de sus celulares para buscar posibles sobrevivientes entre los escombros del edificio.

También se reportaron ataques aéreos nocturnos en el campo de refugiados de Nuseirat, además de en la Ciudad de Gaza y en otras partes del norte.

“Es una rutina”, señaló Mohamed Abded, quien vive en Zaytoun, un vecindario de la Ciudad de Gaza, acerca de los bombardeos. “Solo tienes una opción: irte o te matarán. Eso es lo que ocurre en todo el norte”.

Israel ha designado una pequeña franja de costa árida en el sur, Muwasi, como zona segura. Pero los palestinos que han ido allí describen un panorama sombrío de hacinamiento con pocos lugares en los que refugiarse y sin apenas instalaciones higiénicas.

“No hemos visto nada bueno aquí. Estamos pasando un frío muy duro. No hay baños. Dormimos en la arena”, dijo Soad Qarmoot, una palestina que se vio obligada a dejar su casa en la ciudad norteña de Beit Lahiya. “Soy enferma de cáncer (…) No tengo un colchón para dormir, duermo sobre la arena. Hace mucho frío».

Imad al-Talateeny, un desplazado de la Ciudad de Gaza, dijo que la zona carece de servicios básicos para atender al creciente número de familias desplazadas.

“Me falta de todo para sentirme un ser humano”, apuntó señalando que antes de la guerra tenía una vida tranquila y cómoda. “Aquí no estoy seguro. Aquí vivo en un desierto. No hay gas ni agua. El agua que bebemos es agua contaminada”.

___

Magdy informó desde El Cairo, Egipto, y Becatoros desde Atenas, Grecia.

La Voz

Más Noticias