mayo 21, 2024 12:59 am

Crece la movilidad en autos y motos en Córdoba: por qué es un dato preocupante

La crisis en el transporte urbano e interurbano de Córdoba tiene su correlato en la selección sobre el modo de movilidad que realizan los usuarios. En una reciente encuesta realizada por la consultora Delfos sobre los hábitos de movilidad en la provincia y en la Capital, se revela un notable aumento en el uso de automóviles y motocicletas.

Los resultados, obtenidos tras relevar 1.878 casos, muestran que más del 50% de los cordobeses eligen estos medios de transporte para desplazarse. Este crecimiento se ve respaldado por el declive del taxi y el remis como opciones de movilidad, relegados principalmente a personas mayores de 65 años. Es importante destacar que el automóvil es preferido por aquellos de nivel socioeconómico medio y alto en la Capital.

Por otro lado, alrededor del 40% de los encuestados opta por el ómnibus o la caminata como su principal modo de transporte. Esta elección está fuertemente influenciada por la zona de residencia, siendo el ómnibus más utilizado en la capital y la caminata en el interior.

En términos evolutivos, se observa una relación inversamente proporcional entre el uso del ómnibus y la caminata. Tras la pandemia, el traslado a pie ha experimentado un aumento equivalente a la caída en la utilización del transporte público.

Las conclusiones de la encuesta sugieren que el aumento en el precio del boleto del transporte público podría incentivar un regreso al traslado a pie en proporciones similares a la disminución del uso del ómnibus. Este cambio refleja la importancia tanto de la normalización de la situación sanitaria como de las variables económicas en las decisiones de movilidad.

Finalmente, la encuesta también revela un segmento estable de la población cordobesa que elige la bicicleta como su medio de transporte preferido, especialmente en el interior. Esto indica una elección consciente o un hábito arraigado más que una respuesta a los vaivenes del contexto económico.

El detalle de la encuesta

El detalle de la encuesta arroja que el 31% de los encuestados eligió el automóvil como el medio de movilidad que usa con más frecuencia, seguido de la moto con el 21%. Eso implica que el 51% de las personas consultadas usa con frecuencia modos privados de transporte.

El ómnibus aparece con el 20%, y la caminata con el 17%. La bicicleta está en quinto lugar con el 8%, y cierran las preferencias los taxis o remises con apenas el 3%.

En el desglose del dato por nivel socioeconómico, se observa que el 60% de los encuestados de clase alta usa el auto. El porcentaje baja al 41% en clase media y 22% en clase baja.

En cambio, la moto es la más usada por la clase baja (24%), mientras que los sectores medios la usan el 17% y los altos el 13%.

La caminata (22%) y la bicicleta (10%) también tienen al nivel bajo como los mayores usuarios. En el otro extremo, del nivel alto sólo el 4% usa la caminata y el 3% la bicicleta.

En tanto, el uso del ómnibus está bastante repartido: 21% nivel medio, y 19% niveles altos y bajos.

En el desglose geográfico, la encuesta de Delfos arroja que en el interior es donde más se usan los modos individuales: se llevan el 51% del uso (37% auto y 27% motos), mientras que apenas el 10% usa transporte público. En el interior también se camina más (21%) y se anda más en bicicleta (3%).

En cambio, en la ciudad de Córdoba, el 37% de los encuestados eligió el auto, el 10% las motos mientras ue el 36% se inclinó por el ómnibus. Caminar como modo de movilidad fue la opción del 11%, mientras que la bicicleta sólo la elige el 3%.

En la distinción por edad, la encuesta muestra que las personas de más de 20 años son las que más optan por el auto. Mientras que las que van desde los 18 a los 29 se inclinan por la moto o por el transporte público.

En tanto, quienes más usan taxis o remises son los adultos de más de 65 años (13%), contra apenas el 1% de los menores de 29 años.

Delfos también incluye la evolución del uso: el automóvil pasó del 25% en 2022, al 30% en 2023 y al 31% de este año, pese al aumento del litro de nafta, que pasó de $132 a $966.

Lo mismo con la moto, que subió del 16% en 2022 al 21% en 2024.

Y el ómnibus, que había partido de un piso del 10% en 2022 (salida de la pandemia), saltó al 24% el año pasado y cayó a 20% este año, con un boleto que pasó de $69,5 a $ 700.

Por qué es preocupante

El declive del transporte público debería ser una señal de alarma para las autoridades, ya que los modos individuales privados son mucho menos sustentables en términos de contaminación ambiental y uso de las rutas, calles y avenidas.

Sobre lo ambiental, la cuenta es sencilla: un ómnibus con un solo motor en combustión puede trasladar en promedio a 60 personas; si esas 60 personas se vuelcan a modos individuales, serían 60 motores haciendo combustión y emitiendo gases dañinos a la atmósfera.

En cuanto a infraestructura, más vehículos en las rutas, calles y avenidas provocan un mayor volumen de tránsito, mayores demoras y atascos y el incremento de la inseguridad vial.

Sin asambleas este lunes

El gremio Aoita informó que no tiene previstas asambleas que afecten al prestación del servicio de transporte interurbano en la mañana de este lunes.

La Voz

Más Noticias

La Voz

De pactos, acuerdos y consensos

Acordar supone siempre una necesidad compartida, un requerimiento para solucionar un entrevero, ordenar un dislate o poner en marcha una nueva etapa. Necesita un ambiente

La Voz

El “pacto de mayo” que no será en mayo

El Gobierno nacional suspendió la firma del “pacto de mayo”, que debía realizarse en Córdoba el próximo sábado, en medio de los festejos por el