mayo 19, 2024 8:08 am

Instituto consiguió una victoria grande y está en la final del Súper 20

Instituto gritó fuerte, con el puño en alto. Lo buscó, le costó, pero lo encontró. Y si cuesta, se festeja el doble. Ante el duro San Martín de Corrientes, la Gloria sacó pasaje a la final del Súper 20. Le ganó por 80 a 70, con un alto rendimiento colectivo para meterse en el juego por el título.

Este sábado, desde las 11 en su búnker, el Ángel Sandrín, disputará el partido por el título ante Gimnasia de Comodoro Rivadavia, que superó 71-66 a La Unión de Formosa.

No es un rival cualquiera San Martín para Instituto. En noviembre del 2017, en el mismísimo Sandrín, le arrebató el título en el Súper 20. En la final, San Martín se impuso 83-74. El golpe no fue tan grande porque el Albirrojo ya había sacado pasaje en la semifinal ante el “invencible” San Lorenzo. El capitán Gastón Whelan y el interno Cristian Amicucci estuvieron aquella noche vestidos de albirrojos. Y festejaron doble.

En mayo de 2014, San Martín golpeó fuerte. Con un 72-71 en Alta Córdoba cerró el 3-0 de la final del repechaje por el ascenso a la Liga Nacional. Una temporada después, Instituto ascendió y hasta fue campeón del viejo TNA (hoy Liga Argentina). E incluso en la temporada pasada, en la “burbuja” de Buenos Aires, San Martín superó al Albirrojo. Por esos recuerdos, tuvo valor agregado el triunfo de anoche.

Y el último antecedente antes de la “semi” favorecía a Instituto. En la primera fase del presente Súper 20, el equipo de Lucas Victoriano superó a los correntinos por 76-72.

El partido

Y se adueñó del inicio San Martín. Bien cerrado en la zona pintada, alejó a Instituto del aro, mientras que movió con inteligencia la pelota, encontró siempre bien parado a un jugador y estuvo certero en triples (7/10) para irse 17-10 en 5′30. Le costó a la Gloria hacer pie en la rotación defensiva y también en los tiros externos (3/9 en triples) y los correntinos se quedaron con el capítulo inicial por 26-19.

San Martín siguió con su ritmo. Parecía que se desesperaba el equipo de Victoriano, pero encontró la calma. Se hizo fuerte con su fuerte, la defensa. Ya no pudo jugar cómodo el elenco visitante. Y agarró confianza de la mano goleadora de Martín Cuello. Nicolás Copello dio una mano grande atrás y en la lucha de los tableros y, así, el equipo engranó, con lucha y juego. Metió un parcial de 14-4 y pasó a comandar el tanteador por 34-31 en 6 minutos.

Instituto encontró gol en varias posiciones para irse al descanso ganando 46-37. Después, no le aflojó al esfuerzo. Estiró a 12 el Albirrojo abriendo el tercer capítulo y lo cuidó, con defensa, con agresividad, jugando. 61-50 cerró el cuarto. En el capítulo final, Tayavek Gallizzi sacó su chapa de pivote internacional y fue el sostén de un alto rendimiento colectivo de la Gloria (que cerró con el 80-70). Mañana quiere escribir la historia ganadora de Alta Córdoba.

La Voz

Más Noticias