junio 17, 2024 3:26 am

Quién es Andrew “Twiggy” Forrest, el empresario australiano que prometió invertir 8.400 millones de dólares en Argentina

El Gobierno nacional anunció este lunes que la empresa energética australiana Fortescue Future Industries (FFI) invertirá 8.400 millones de dólares y creará más de 15.000 puestos de trabajo directos -y más de 40.000 indirectos- en Argentina. El objetivo será producir hidrógeno verde, tal como se lo adelantaron los directivos al presidente Alberto Fernández, en medio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) que se desarrolla en Glasgow, Escocia.

La inversión estará destinada a una zona cercana a la ciudad de Sierra grande, en la provincia de Río Negro. Desde el Gobierno aseguraron que se trata de “la inversión del siglo”, incluso “la mayor en 20 años”, según palabras del canciller Santiago Cafiero.

John Andrew Henry Forrest, conocido como “Twiggy” desde tiempos del colegio secundario, es un empresario y filántropo australiano de 59 años. Se desempeña como exdirector ejecutivo y presidente no ejecutivo actual de la compañía Fortescue Metals Group (FMG). Posee intereses en la industria minera y en la ganadería.

Nació en Perth, al oeste de la isla, y proviene de una familia aristocrática. Incluso es descendiente de Lord Forrest de Bunbury, primer primer ministro de Australia Occidental entre 1890 y 1901, que realizó una larga trayectoria en la política del país océanico.

Fue boxeador amateur, corredor de bolsa y criador de alpacas. En 1994 fundó una empresa minera llamada Anaconda Nickel (en la actualidad, Minara Resources). En 2003 fundó Fortescue Metals Group, una compañía encargada de extraer y enviar hierro a China. De un tiempo a esta parte, “Twiggy” cambió el enfoque de su empresa hacia la llamada “energía verde” con el objetivo de producir acero y exportar alimentos hacia China.

Según Forbes, “Twiggy” está en el puesto 87° entre los 100 ejecutivos más ricos del mundo y el séptimo más rico de Australia: se estima que su fortuna asciende a los 13.500 millones de dólares.

La empresa

Fortescue Metals Group ya invirtió más de 30.000 millones de dólares en todo el mundo, con enfoque en la descarbonización de los procesos productivos. A partir del año 2016 se estableció en Sudamérica: ya tiene operaciones en Ecuador, Colombia, Chile, Perú y Argentina a través de la empresa Argentina Minera (Aminsa). En el año 2018 obtuvo concesiones en Calderón, Calderoncito y Rincón de Araya, provincia de San Juan.

Forrest habló durante la presentación de las inversiones: “Estamos listos para invertir en la Argentina, somos una empresa de energía de punta que contrata gente y capacitamos gente, y eso queremos hacer en su país. Estamos acá para que la Argentina sea líder mundial en energía renovable y para que sea exportadora”.

De acuerdo con el australiano, su compañía “es un ejemplo por su comportamiento y sus valores sociales y ambientales. La presencia femenina es masiva y es un valor muy importante el respeto por las comunidades en las que desarrollamos nuestra actividad”.

La prospección que inició la empresa se basa en analizar cantidad y calidad de vientos, fuente energética principal para la producción, y se inició a partir de un acuerdo firmado junto al Ministerio de Desarrollo Productivo y la Nación y el Gobierno de la Provincia de Río Negro.

Una vez determinado que el recurso eólico y otros son satisfactorios, se dará inicio a las consultas públicas y trámites para la construcción del proyecto, el cual tendrá tres etapas. La etapa piloto, para confirmar las capacidades previstas, con una inversión estimada en 1.200 millones de dólares, que producirá unas 35 mil toneladas de hidrógeno verde, energía equivalente para satisfacer a 250 mil hogares, la cual se iniciará en 2022 y finalizará en 2024.

La primera etapa productiva, con una inversión estimada en 7.200 millones de dólares, producirá unas 215 mil toneladas de hidrógeno verde, capacidad energética equivalente para cubrir el consumo eléctrico de 1 millón 600 mil hogares, y se extenderá hasta el año 2028.

Según el Ministerio de Desarrollo Productivo, el hidrógeno verde “es una de las energías más prometedoras, con un gran potencial para reducir el impacto ambiental del transporte pesado (por ejemplo, camiones y buques) y de larga distancia. También es fundamental para mitigar los gases de efecto invernadero que emiten las industrias que consumen mucha energía, tales como el acero, el cemento, el papel o la de fertilizantes. Se lo llama hidrógeno verde porque toda la energía que se utiliza para producirlo proviene de fuentes renovables (en este caso, la eólica)”.

La Voz

Más Noticias