mayo 19, 2024 8:47 am

Manzur reunió a Máximo Kirchner con sindicatos moyanistas

Reunión con gobernadores y representantes provinciales, militancia de campaña para el Frente de Todos en Tucumán; citas con Héctor Daer, con el empresario Eduardo Eurnekián, con intendentes del conurbano y también con funcionarios kirchneristas de derechos humanos; foto con la poderosa Confederación del Transporte que incluyó a Máximo Kirchner, jefe de los diputados oficialistas y líder de La Cámpora. Juan Manzur, el jefe de Gabinete que llegó al cargo impulsado por Cristina Fernández pese a las diferencias políticas que alguna vez los separaron, confirmó durante la ausencia de Alberto Fernández de gira por Roma y Glasgow, la centralidad que ocupa en el Gobierno del heterogéneo Frente de Todos.

Cuatro días después de las PASO, con el oficialismo algo grogui por el resultado de las urnas, Cristina Fernández publicó un escrito donde contó que 48 horas antes, en Olivos, le había hecho una propuesta al Presidente. “Allí le manifesté que era necesario relanzar su Gobierno y le propuse nombres como el del Gobernador Juan Manzur para la Jefatura de Gobierno (…)”, escribió, y recordó las diferencias que habían tenido en el pasado. El mandatario tucumano, un aliado de Alberto Fernández, terminó siendo designado como sucesor de Santiago Cafiero el 17 de septiembre.

“Me asignaron una responsabilidad importante: trabajar a la par del Presidente Fernández para seguir multiplicando este espacio político unto a Cristina”, ratificó Manzur el sábado pasado, en uno de los actos de campaña que encabezó en Tucumán, sin el saco y la corbata habituales entre semana.

Horas antes había estado reunido en su despacho del primer piso en la Casa Rosada con el gobernador Jorge Capitanich; también había recibido a los cordobeses Carlos Caserio y Martín Gill. Con ellos acordó una actividad que tendrá lugar este miércoles, cuando Manzur reciba a 120 intendentes cordobeses. Obras públicas y seguimiento del control de precios fueron los temas de agenda, dos pilares de la campaña electoral del oficialismo.

Manzur parece haber dotado a la gestión del gabinete un ritmo distinto al que se observaba antes de las PASO. Pero en la Casa Rosada apuntan que los movimientos del médico tucumano no se circunscriben a los asuntos burocráticos propios de un gobierno. No es un tecnócrata.

Su maleabilidad política quedó expuesta al recibir el lunes al dirigente kirchnerista y Secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti. Seguidamente se reunió con el empresario Eduardo Eurnekian (objeto de críticas de sectores kirchneristas); después, por separado, con distintos intendentes peronistas del conurbano (que tampoco están alineados en el kirchnerismo).

Este martes la articulación política que ejerce Manzur se reflejó en una imagen que años atrás solo podría haberse concretado con un montaje de photoshop. El jefe de Gabinete recibió en su oficina a la CATT, la confederación de gremios del transporte alineada con la CGT, que conduce el ferroviario Sergio Sasia y responde a Hugo Moyano, quien sigue sin gozar de la simpatía de Cristina Fernández. Sumó a la reunión a Máximo Kirchner.

Manzur logró que compartieran la mesa el referente de La Cámpora y el titular de Dragado y Balizamiento, Oscar Schmidt, enfrentados durante el segundo mandato presidencial de Cristina Fernández.

El kirchnerismo y la CGT protagonizaron una pulseada callejera, cuando movilizaron por separado el 17 y el 18 de octubre pasado, por el Día de la Lealtad Peronista.

Manzur espera este miércoles el regreso del Presidente Alberto Fernández con el aceite y el agua unidos.

La Voz

Más Noticias