abril 20, 2024 10:35 pm

Maradona, Luis Miguel, Monzón: ¿Todas las vidas se deben contar de la misma manera?

La trascendencia que tiene para espectadores argentinos la figura de Diego Maradona hace que sea muy difícil pensar en la serie Maradona: Sueño bendito solo en términos estéticos.

No importa cuántos segundos esté en pantalla la placa negra que anuncia que se trata de una historia “inspirada en hechos reales” y que “algunos momentos fueron recreados para la dramatización”. Aunque ya existan documentales y libros sobre Maradona, había una necesidad de que esa biografía fuera contada como un cuentito. Lo insólito es pedirle a ese relato la rigurosidad de los primeros.

De cualquier manera, hay algo más para analizar en relación con esta serie: la necesidad de mostrar como grandes relatos épicos las vidas de nuestras grandes figuras nacionales y, por otro lado, una manera de realizarlas con un molde que hace que todas se parezcan bastante entre sí.

El cine ha trabajado la biopic en innumerables películas y las series de televisión se volvieron terreno fértil para expandir esa tendencia: ahora en lugar de sintetizar una vida en dos horas, podemos desarrollarla en 10 o más.

En América latina, tras el puntapié inicial que dio El patrón del mal para narrar en clave de novela televisiva la historia de Pablo Escobar, las plataformas de streaming se agenciaron ya el relato de figuras recientes. La mayoría, contemporáneas a nosotros. La mayoría, figuras que han despertado tanto fanatismo como condena social.

Así, vimos la vida del máximo exponente de la canción romántica latinoamericana en Luis Miguel. La serie (actualmente en su tercera temporada) y repasamos biografías de hace un par de años con sensibilidad actual en torno a temas de género, como Monzón, American Crime Story: the People versus O.J. Simpson o Veneno.

A la serie Maradona: sueño bendito, que cada viernes emite nuevos capítulos en Amazon Prime Video, se sumará en 2022 Ringo, el campeón del pueblo, biopic de otro “astro” argentino del deporte, el boxeador Oscar “Ringo” Bonavena, que estrenará Star+.

El molde

Algo une a todas esas ficciones. No solo, como en el caso argentino, la necesidad de retratar a grandes figuras deportivas, sino un molde narrativo que se repite.

Podría sintetizarse en la idea de relatar “el ascenso y caída” del héroe, en ciertas intenciones de contar esas vidas con la distancia temporal que permite el paso del tiempo y con una mirada ética más propia de nuestra era.

Pero no termina ahí. En todos los casos se repite una fórmula: el uso de muchos tiempos narrativos que avanzan en paralelo (infancia, juventud y adultez), la elección de varios actores para cada una de esas etapas y la inclusión de material de archivo.

En el caso de Maradona: sueño bendito, ese material incluso irrumpe en medio del relato ficcional, mezclando al actor que hace de Diego con el verdadero Diego, en tomas idénticas, como si los productores hubieran decidido ahorrarle al espectador el gesto de googlear mientras mira la serie (una estrategia inteligente para no perder en la competencia del visionado multipantalla). Pero esa decisión, de alguna manera, termina avalando la exigencia de algunos de que la ficción sea una “copia” de la realidad.

Que estas series compartan el mismo esquema no las hace malas. Pero queda la sensación de que necesitamos que asuman otro riesgo estético. Historia de un clan, sobre los Puccio, quizá fue la última en hacerlo.

La Voz

Más Noticias