julio 14, 2024 8:41 pm

La historia de los museos de “La Mona” Jiménez: divino tesoro al alcance de todos

Carlos “La Mona” Jiménez quiere los homenajes en vida. Lo deja claro en cada entrevista que ofrece y se lo repite con frecuencia a cada miembro de su equipo.

Ese imperativo resuena permanentemente en la cabeza de “El Carli”, su hijo y productor, quien activó la idea de traducir el legado del máximo ídolo cuartetero al formato de la narrativa museográfica.

Para ello armó un equipo y pensó en dos instancias: un Museo Bar en el exrestaurante JBG (que se insinuó meses atrás en un show en streaming) y un Museo Itinerante, que se dispondrá por primera vez en el Festival Bum Bum, por realizarse en el Hipódromo entre el sábado y el domingo.

Sobra material para nutrir ambos espacios, ya que una vez que todos se pusieron manos a la obra para materializar la idea, fueron a un depósito de Villa Corina y se encontraron con un inabarcable tesoro de trajes, zapatos, accesorios, fotos y videos de valor incalculable.

“Trabajamos un año dentro del depósito y hemos catalogado cerca de ocho mil trajes, cuatro mil pares de zapatos y de botas, además de un montón de accesorios de todo tipo”, le dice a VOS Sofía Nicolossi, curadora.

“Es un depósito de Luis González, empleado de ‘La Mona’, y está en Villa Corina. Allí encontramos 100 valijas con los trajes bien doblados y ordenaditos. Diría que el 95 por ciento estaba en perfecto estado. ¡Una locura!”, apunta a su turno Flavio Parmentier, más conocido como el “Gringo del Marqués” y uno de los coleccionistas más obsesivos de la obra de Jiménez.

Tanto Nicolossi como Parmentier, quien en esta producción trabaja como colaborador y fuente de consulta, se quedaron estupefactos al enfrentar ese desordenado pedazo de historia de la cultura popular cordobesa. Pero una vez reestablecidos de la emoción, le cedieron espacio a la lógica.

Es que se dieron cuenta de que “La Mona” no repite atuendos en su vertiginosa agenda y que mantiene esa actitud desde los años tempranos de una trayectoria que lleva 54 años.

“Nada estaba ordenado por fecha, pero estaba todo”, señala Flavio sin poder dejar de repetir “¡Una locura!”.

“Lo principal de este reconocimiento es que es una ofrenda en vida”, ratifica Sofía, una convencida de que Jiménez necesita “un abordaje de un montón de disciplinas” y de que quiere evitar un montaje que dé margen para el “consumo irónico”.

“Mi idea es tomar la alucinante vida de este artista y darle un tratamiento museológico tradicional. Quiero activar un mecanismo de puesta en valor desde una narrativa visual contemporánea”, se entusiasma la gestora cultural, para quien desde Jiménez se pueden analizar varios devenires.

Entre ellos, el de la moda: “En sus trajes ves texturas y enfoques de diseño que te remiten a determinadas décadas. Ha ido acompañando a la moda con toda su parafernalia, que a su vez hizo a su propia construcción simbólica. Me gusta hablar del ‘Universo de La Mona, una expresión que me remite a su disco En la puerta del universo (1996)”.

El Museo de La Mona, esencia más que cronología

“Es un universo que en el museo no contamos a modo de historia cronológica –advierte–. Traté de extraer aspectos de su esencia que nunca se cuentan, hay mucha tradición oral con relación a él que no se ha contado ni escrito. En ese sentido, hicimos un proceso de recuperación de datos, en el que fans de todas las épocas fueron de importancia fundamental”.

Nicolossi encuentra puntos de contacto entre David Bowie, a quien asegura haber estudiado en profundidad, y “La Mona”, por cuanto articulan con su sola aparición expresiones de diferentes procedencias artísticas.

Y luego especifica: “Si bien relevamos sus experiencias con el Cuarteto Berna y el Cuarteto de Oro, nos enfocamos especialmente en su carrera solista, cuando él se termina convirtiendo en el fenómeno La Mona Jiménez”.

Sofía quiere ser funcional a la idea de que todo Córdoba se merece un museo de una figura tan fulgurante, surgida de uno de sus barrios. Así, cree, se terminarían muchos malentendidos. “Todo cordobés consume La Mona, aunque no lo quiera admitir. Pero no cualquiera lo conoce a fondo”, observa.

“Creemos que por haber bailado un tema suyo o por haber ido a su baile, ya sabemos todo sobre él, pero no es así. Bueno, un museo echa luz sobre lo desconocido”, sentencia.

Cuando se le pide el adelanto de “algo desconocido”, la curadora aporta: “En uno de los trajes encontramos la carta de un alumno de primaria que se había sacado un 10. ‘El Carli’ la puso en sus historias de Instagram y el pibe apareció. Hacía 22 años que se le había entregado…”.

“También encontramos muchas ramas de ruda –revela–, que arranca de un árbol que tiene en su casa antes de ir a cantar. 54 años de carrera y, sin embargo, tiene ese rapto de humanidad de entregarle un poquito a la suerte todo lo que pueda pasar esa noche”.

Por último, la curadora destaca que el museo itinerante reivindicará a Juana Delseri, exesposa de Jiménez, como diseñadora en sus años tempranos y como “el motor” que le ayudó a conseguir la gloria desde el puesto de representante.

Cómo fechar una foto de “La Mona”

Flavio Parmentier llegó naturalmente a trabajar en la creación de los museos de La Mona. “Me contactó ‘Tato’ Medina, uno de los chicos del staff que trabaja con ‘El Carli’, porque yo los había ayudado con lo de Spotify (se refiere a la cesión de los discos coleccionados por él para disponer el audio de cada título en la plataforma de streaming)”, rearma.

“Como ellos sabían que tengo muchos datos archivados, me propusieron que trabajara en la clasificación del material según el año. Eso fue lo que más aporté, con la ayuda constante de Tamara, mi novia”, amplía.

El “Gringo del Marqués” dice que con Marcos Ponte, de Radio Suquía, digitalizó todo el material encontrado: “Me traje a casa todas las fotos para digitalizarlas y luego acomodarlas por fecha. Marcos hizo lo mismo, pero con los videos. Todo inédito. Fotos y videos que nunca salieron a la luz, que nunca estuvieron en internet. ¡Una locura!”.

Todo el relato de Parmetier suena a “sueño cumplido” absoluto. “Es así –confirma–. Cuando empecé a coleccionar todo lo relacionado a Jiménez, siempre tuve el deseo de conseguir lo inconseguible. Y encontrar todo este material inédito es eso y mucho más”.

“Hasta papelería de la empresa encontramos, que me sirvió para precisar fechas. Equipos de música… Está bueno que se haya podido digitalizar, porque las cintas y el papel podrían haberse deteriorado con filtraciones y el paso del tiempo”, sostiene el coleccionista, al tiempo que se jacta de haber podido fechar de manera exacta la mayoría de las fotos.

Ahora bien, ¿cómo lo logró? “Hace 22 años que sigo a Jiménez, pero no soy sólo seguidor, sino un coleccionista que investiga, además de acumular. Me gusta mucho investigar lo que hay por detrás de La Mona, cómo logró lo que logró. Me gusta tener registro de absolutamente todo”, desarrolla.

“Entonces, con el paso de los años logré un archivo (que lo tengo en la nube, en un pendrive y en un disco duro) donde anoté absolutamente todo. Pero todo. Hasta los nombres de algunos seguidores viejos y sus testimonios… Y tengo todo clasificado por año”, complementa.

–Entiendo. Aun así me parece increíble poder fechar fotos de manera exacta desde referencias de un archivo personal…

–Me fijo en varias cosas. Por ejemplo, si veo un traje, me voy al archivo y corroboro si es lo que mi memoria me indica. O si hay algo que me remita a algún disco, si encuentro algún mueble o elemento en el espacio que me lleve a la época de un baile, un lanzamiento o de una premiación por disco de oro. Hay que estar en los detalles.

Equipo completo

El equipo del Museo Itinerante de La Mona está compuesto por la curadora Sofía Nicolossi; los miembros del Plástico estudio Nathalie López y Lautaro Robin; el colaborador permanente del cuartetero César “Tato” Medina; y por sus fanáticos – coleccionistas Flavio Parmentier (”El Gringo del Marqués) y Marcos Conte (”Terremoto”). Guille Leal, en tanto, todo el diseño gráfico y arquigrafía del espacio.

Más información

“La Mona” Jiménez, reflexivo en su cumpleaños 71: “Nadie tiene la vida segura”

La Voz

Más Noticias