julio 18, 2024 1:10 am

El tractor a biometano sale de gira por campos con economía circular

Desde que puso sus ruedas en Argentina, el tractor a biometano de New Holland no ha parado: se presentó en Agroactiva, luego fue a la Expo Rural de Palermo, también al Congreso Aapresid y en los últimos días fue el modelo oficial del Congreso Internacional de Maíz.

La apuesta de NH es a comenzar a comercializarlo durante 2024, y mientras tanto van a seguir haciendo pruebas sobre su funcionamiento.

El establecimiento Las Chilcas –un modelo de economía circular desde el norte de Córdoba con producción de maíz, novillos, cerdos, un biodigestor y una mini planta de bioetanol- es el primero que lo testeará, pero desde la empresa buscan llegar a más productores de este tipo.

“Es una alternativa que entra justo para los esquemas de economía circular, que tienen biodigestores que producen biogás y solo las falta el último proceso de filtrado para convertirlo en biometano. Hay varios ejemplos más de productores de este tipo, que los vamos a ir a visitar para que prueben el tractor”, subrayó Tomás Liceda, director Comercial de New Holland Argentina, en diálogo con Infocampo.

EL TRACTOR A BIOMETANO Y EL EJEMPLO DE BRASIL

Durante el Congreso de Maíz, NH trajo a Argentina a Juliano Perelli, un experto brasileño, que relató que en ese país ya han detectado 150 establecimientos agrícolas que producen biogás, y se estima que van a crecer a una tasa del 20% anual, por lo cual un modelo de estas características es ideal para potenciar los objetivos de sustentabilidad ambiental, productiva y económica.

Cabe recordar que este tractor, denominado T6 Methane Power, consigue una reducción de hasta el 80% de CO2 respecto a un tractor diésel, manteniendo las mismas prestaciones que uno convencional similar.

Así, mediante el uso de biometano, la huella de carbono de la propiedad rural puede llegar a cero, porque es un producto que está impulsado por la propia naturaleza, ya que tiene la capacidad de utilizar gas generado a partir de la biodigestión tanto de residuos orgánicos como de desechos animales, lo que permite convertir un pasivo ambiental en un activo al generar su propio combustible y eliminar la necesidad de usar diésel.

“Ahora queremos escuchar la opinión de los productores que nos tienen que realmente decir si el pulgar es para arriba”, mencionó Liceda.

Más Noticias