junio 14, 2024 1:54 am

Un golazo de película salvó una noche difícil: un 1-1 que suma ante Unión

La cosa está brava para Instituto. Está perdiendo en su debut de local en la Liga Profesional. Hay dudas y pinta ser una de esas noches donde todo sale torcido. Pero, de repente, el jugador con el “11″ en la espalda decide hacer algo que nadie se imagina. Menos en ese momento, con su equipo 0-1 abajo.

Pero la genialidad tiene inconsciencia. Y Santiago Rodríguez decide patear de mitad de cancha. En una acción que parece en cámara lenta, la pelota viaja en el aire mientras los hinchas se paran. Y es explosión. Locura total.

Instituto empató ante Unión de Santa Fe por la segunda fecha de la Liga Profesional 2024 y la noche regaló ese gol hermoso e inolvidable. Y para los de Diego Dabove, un punto en una velada adversa. Que arrancó mal, que tuvo una expulsión que lo hizo jugar 45 minutos con 10 y un rival que quiso ir por todo.

Por eso, el punto suma en este inicio de campeonato. Pero el Albirrojo necesita volver a ganar de local. Pronto. El próximo paso será Huracán, de visitante, en esta serie de cinco partidos antes del parate. El DT la consideró “vital”. Y así se está jugando cada partido, como una final.

Un comienzo complicado

Instituto salió a jugar ante Unión con el ferviente deseo de cambiar la imagen en su debut como local en este nuevo campeonato, que será el segundo semestre del año. El Albirrojo ya había logrado cortar la mala racha del certamen pasado en Junín y ahora quería regalarle un triunfo a sus hinchas, en el Monumental. El hincha respondió en gran número, poblando el estadio sin importar la temperatura reinante.

La gran novedad en el 11 de Dabove estaba en la ausencia del “Palomo” Alarcón, capitán y referente, afuera por lesión. Su lugar fue ocupado por Víctor Cabrera. Además, “Santi” Rodríguez tomó la cinta de capitán, en lo que representaba todo un mimo de parte del entrenador tras su gran estreno ante Sarmiento con doblete.

Pero más allá de los preámbulos, Unión demostró que venía a jugar y no a esperar. El equipo del “Kily” González tiene hambre ofensiva y se hizo un cotejo abierto, con espacios para los dos. Y cuando Instituto amagaba por adueñarse del escenario y empezaba a mostrar un buen pasaje, el Tatengue acertó con la jerarquía de sus atacantes.

Fue el cordobés Orsini quien encabezó un contragolpe tras una recuperación en mitad de cancha. El ex Boca definió ante Roffo, que alcanzó a tapar la pelota pero lo mismo ingresó lentamente. Ese 1 a 0 en contra le abría un encuentro mucho más complejo a los de Dabove, que ahora tenían que remar desde atrás.

Pero ahí apareció su nuevo capitán, el “Morta” Rodríguez que metió un gol que será recordado y contado por años: la agarró cerca de la mitad de cancha tras un despeje y se animó a patear al ver al arquero adelantado.

Fue un delirio el Monumental en un festejo que fue descarga. El equipo empataba en un momento justo. Cuando más lo necesitaba. Pero estaba claro que la Gloria no la tenía fácil: antes del cierre del primer tiempo se iría expulsado Jonás Acevedo por una infracción en mitad de cancha. Así, lo que venía iba a seguir siendo cuesta arriba para los de Dabove si querían ganarlo.

Apretar los dientes

El jugador de menos obligó a jugar el segundo tiempo con el corazón caliente y la mente fría. Instituto sabía que no había más errores por cometer. Dabove sacó a los dos delanteros para el ingreso de Cuello y Russo, para sumar piernas y aire.

Instituto se puso el overol para sumar un punto que claramente no es lo ideal, pero nadie quiere volver a pensar en aquella racha de derrotas. Unidad por unidad, la Gloria tiene que construir su permanencia. Aún en las noches bravas.

El resumen del empate de Instituto-Unión

La Voz

Más Noticias