junio 17, 2024 3:28 am

Con inversión en hidrógeno verde se abre un “nuevo horizonte” para Sierra Grande, según intendente

El intendente de Sierra Grande, provincia de Rio Negro, Renzo Tamburrini, calificó como una “noticia importante” la inversión de US$ 8.400 millones de la empresa australiana Fortescue para producir hidrógeno verde en esa localidad, y anticipó que la misma implicará una “refundación” y un “nuevo horizonte” para el pueblo rionegrino.

“Nosotros ahora en Sierra Grande estamos hablando de la refundación”, expresó Tamburrini en diálogo con Télam Radio.

“Somos una localidad pequeña que está atravesando una crisis económica muy profunda y que está tratando de emerger”, dijo el Intendente y, tras lo cual, añadió: “esto resume un poco el sueño de todos los serranos de hace 30 años de tener alguna vez algún anuncio de este tipo que cambie la realidad profundamente”.

Sierra Grande, fundada en 1906 y ubicada al sur de la provincia de Río Negro, fue principalmente una colonia pastoril hasta el descubrimiento de una mina de hierro en 1944, la “más grande” de ese tipo en Sudamérica, según Tamburrini.

La mina fue explotada por Fabricaciones Militares hasta que, en 1969, la firma pasa a manos privadas a través de Hierro Patagónico S.A (Hipasam).

Tras el cierre del yacimiento, decretado por el Gobierno de Carlos Menem en la década de los noventa, la localidad perdió, según el Intendente, casi 10.000 habitantes.

La empresa china Grade Trading reactivó las actividades de la mina en 2005. No obstante, en comienzos de 2017, la firma suspendió su producción despidiendo a sus 526 trabajadores.

“Nosotros somos una localidad muy postergada en los últimos 30 años y muy golpeada por el neoliberalismo”, se lamentó Tamburrini, quién también criticó al Gobierno provincial por “perjudicarlos de sobremanera” y “complicar la gestión” con el objetivo de “tener una victoria en la localidad”.

Se proyecta que la inversión de la firma australiana generará entre 15.000 puestos de trabajo directos y cerca de 40.000 a 45.000 indirectos.

La iniciativa implicará la construcción de cientos de molinos eólicos, de una planta electrolizadora para la producción de hidrógeno de 650 MW (ampliable en fases posteriores a 8 GW) y un puerto de aguas profundas para su exportación, además de infraestructura de apoyo.

El proyecto permitirá convertir a Río Negro en un polo mundial exportador de hidrógeno verde en 2030, con una capacidad de producción de 2,2 millones de toneladas anuales.

Tamburrini estima que la radicación de Fortescue tendrá un “impacto quizás más profundo” que el de la mina de hierro.

“Vamos a tener que construir un nuevo Sierra Grande”, manifestó el jefe comunal en otro tramo de su diálogo con Télam Radio, y señaló además que el crecimiento del pueblo tendrá que ser “serio y responsable”.

“La verdad es que estamos muy felices por el anuncio”, celebró el Intendente, y agregó que “el pueblo ha depositado mucha fe y esperanza en este proyecto”.

La Voz

Más Noticias